×

Cómo evitar la pérdida de masa ósea en la menopausia

Cómo evitar la pérdida de masa ósea en la menopausia

La menopausia es la etapa que atraviesan las mujeres cuando termina su ciclo menstrual o periodo, es decir, cuando dejan de menstruar. Un tema del que poco se habla todavía por su controversia, pero que podría considerarse para la gran mayoría de las mujeres como una batalla hormonal contra su propio cuerpo, tal y como aseguran desde “The Hormone Foundation”.

Índice

Relación entre menopausia y masa ósea

El problema de temas tan controvertidos como es el de la menopausia radica principalmente en la enorme desinformación que hay al respecto como en el caso de sus síntomas ya que en muchas ocasiones algunos de ellos que podrían incluso suavizarse con una mala información se complican más de la cuenta. ¿Habéis oído hablar de la relación entre la menopausia y la pérdida de masa ósea?

Seguramente sí. De hecho, durante el transcurso de la vida de las mujeres el cuerpo femenino mantiene un equilibrio entre la pérdida de hueso y la creación del nuevo. Es importante saber que la masa ósea aumenta desde el nacimiento hasta alcanzar su punto máximo alrededor de los treinta años aproximadamente. Sin embargo, entre los 30 y los 35 años el cuerpo empieza a perder hueso de forma más rápida. Eso sí, hay que tener en cuenta que hay determinados grupos expuestos a un mayor riesgo de perder masa ósea, aunque está claro que es fundamental cuidarse los huesos desde una edad temprana se encuentren o no dentro de un grupo de riesgo. En el caso de las mujeres el riesgo de sufrir pérdida ósea es mayor si hay antecedentes de osteoporosis, si es de raza blanca o asiática, es delgada o tiene una constitución pequeña, está tomando medicamentos esteroides, lleva una dieta baja en calcio y vitamina D, hace poco o nada de ejercicio, fuma o bebe demasiado alcohol.

Cuando una mujer se hace análisis para comprobar su estado de salud en general estando cerca a la menopausia hay que tener en cuenta algunos parámetros como el de la vitamina D. Existe deficiencia de vitamina D cuando el resultado de los análisis da inferior a 10 (<10), es insuficiente cuando el parámetro oscila entre los 10-30 ng/mL, y suficiente cuando el parámetro oscila entre los 30.02 y los 100 ng/mL.

¿Cómo sabe alguien si está perdiendo hueso?

A pesar de que la vitamina D es la que ayuda al cuerpo a absorber el calcio que es lo que necesitan los huesos para estar sanos y fuertes, para medir realmente lo fuertes que estos están es necesario acudir al médico para que le hagan una prueba de densidad ósea, conocida con el nombre de ecografía o scan con DXA, una prueba que da medidas exactas de la densidad o grosor del hueso tanto en la columna como en la cadera, y también a veces en el antebrazo.

No obstante, se debe tener en cuenta siempre algunas recomendaciones para hacerse la prueba de densidad ósea como son:

- toda mujer de 65 años o más (aún cuando no tenga los factores de riesgo).

- todas las mujeres posmenopáusicas de menos de 65 años que tienen uno o más factores de riesgo (fuera de ser raza blanca o asiática y estar en la postmenopausia).

- todas las mujeres posmenopáusicas que hayan sufrido fracturas.

Pero ¿hay solución?

Lo cierto es que la pérdida de masa ósea es una parte natural de la menopausia, pero cualquier mujer puede contribuir perfectamente a mantener sus huesos fuertes si lleva un estilo de vida lo suficientemente saludable. Tanto la dieta como el estilo de vida saludable en general son importantes para prevenir y tratar la pérdida de masa ósea, pero no suficiente pues es importante también hacer ejercicio o tomar algunos medicamentos.

Ten en cuenta que el ejercicio siempre es importante se encuentre una en la etapa de la vida que se encuentre, pero mucho más lo es en la menopausia. Hay que saber que los huesos se mantienen fuertes siempre y cuando estos se utilicen diariamente en actividades de apoyo de peso como con caminar o levantar pesas. La falta de ejercicio lo único que hace es acelerar la pérdida ósea después de la menopausia.

En cuanto a los medicamentos, también es importante saber que existen varios que podrían prevenir e incluso llegar a retroceder la osteoporosis como son los bisfosfonatos como el alendronato o el ibandronato; el Raloxifeno o el Calcitonin.

¿Qué pasa con el calcio y la vitamina D?

Por supuesto algo fundamental para contribuir a la disminución de la pérdida de masa ósea. En cuanto al calcio, se debe tener en cuenta en primer lugar que todas aquellas mujeres que tengan entre 30 y 35 años deben comenzar a tomar como mínimo 1.200 mg de calcio diariamente. Una cifra que, por supuesto, tendrá que aumentar cuando la mujer alcance los 50 años, y que oscilará entre los 1.200 mg que tomábamos a los 30 años hasta los 1.500 mg.

En cuanto a la vitamina D, tener en cuenta que, por supuesto, el cuerpo de la mujer va a necesitar suficiente cantidad de esta vitamina porque es la que ayuda, como ya veíamos antes, a absorber el calcio e incorporarlo al hueso, y para ello se pueden empezar a incluir en la dieta simplemente algunos alimentos como las yemas de huevo, los peces de agua salada y el hígado.

El problema de la pérdida de hueso de debe al déficit de estrógenos, que es lo que realmente contribuye a acelerar la pérdida de hueso, que se relaciona con la pérdida de densidad mineral ósea y la probabilidad, por tanto, de padecer osteoporosis o fracturas de huesos, tal y como afirman algunos expertos en farmacia, nutrición y salud en general.

Pero con un seguimiento adecuado la menopausia será, simplemente, una etapa más de tu vida. Recuerda que esta no es más que una simple fecha de la última menstruación y nada más.

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar