×

AffectiveSección Ofrecida Por:
Menopausia y sistema nervioso

Menopausia y sistema nervioso

Aunque pueda parecer extraño, la menopausia y el Sistema Nervioso Central están muy relacionados. ¿Quieres saber por qué? Te lo contamos en este artículo…

Índice

La menopausia indica que la menstruación va a terminar. La edad media en la que esta se va a producir se sitúa alrededor de los 51 años aproximadamente y, aunque cuando esta llega suele cundir el pánico entre muchas mujeres por tantos motivos escuchados a lo largo de la historia, hay que saber que el verdadero problema puede existir, pero que está realmente en la pérdida progresiva de la función ovárica y en la baja producción de hormonas femeninas, especialmente los estrógenos, que provoca en algunas mujeres fuertes cambios endocrinológicos, imprevisibles y variables, y con una marcada repercusión clínica que lleva a que las pacientes acudan frecuentemente a la consulta del especialista.

Pero ¿qué relación tiene la menopausia con el Sistema Nervioso Central (SNC)?

Pues mucha más de la que pensamos. Los cambios metabólicos que se producen, pero sobre todo las hormonas, van a hacer que el Sistema Nervioso Central, formado por el encéfalo y la medula espinal, se muestre algo diferente. Se debe tener en cuenta que los estrógenos van a ejercer una función muy importante en dicho sistema y en las neuronas que controla, además de ser los responsables de la sensación psicológica de bienestar. En esta etapa son frecuentes las alteraciones del estado de ánimo que se manifiestan como, por ejemplo, la disminución de la energía, el cansancio, el abatimiento, la falta de concentración, la ansiedad, la irritabilidad, etc. De hecho, en muchas ocasiones también son muchas las mujeres que sienten que al desaparecer su función de maternidad dejan de ser valoradas por completo por su entorno social, de ahí la tristeza o la depresión.

¿Qué les pasa a las hormonas?

La tristeza, el decaimiento, la irritabilidad, el estrés, el nerviosismo... son todos ellos cambios de ánimo repentinos que se van a producir debido a la relación entre las hormonas femeninas con la síntesis de la serotonina, oxitocina y dopamina (neurotransmisores implicados en la gestión de las emociones y que están en relación con otros posibles trastornos de tipo psicológico o psiquiátrico).

¿Cómo deben afrontarse todos estos cambios en la mujer?

Son normalmente los ginecólogos los especialistas encargados de aconsejar y valorar a las mujeres. De hecho, y tal y como afirman más expertos, todas ellas deberían consultarles a estos especialistas todas sus dudas, aunque también expresar sus miedos desde los primeros síntomas. Será a través del seguimiento con él cuando se podrán asimilar y mitigar todas estas alteraciones de manera que se viva como un proceso fisiológico normal para así también poder detectar y tratar de forma precoz alguna alteración.

Para intentar que no afecte al sistema nervioso (tristeza, irritabilidad, nerviosismo…) se deben potenciar las relaciones sociales, aumentar la comunicación con el entorno familiar o de pareja, etc. Conductas como estas van a ayudar sin duda a fortalecer la autoestima y la seguridad de la mujer para superar los síntomas y también para vivir con plenitud esta etapa de la vida.

Los síntomas más comunes que tienen relación con el SNC

- Alteraciones en el estado de ánimo y cambios de humor. Síntoma emocional más común de esta etapa que se identifica por los cambios significativos y repentinos en el estado de ánimo de la mujer.

- Irritabilidad. Sentimientos a flor de piel y mayor susceptibilidad.

- Ansiedad. La reducción de los niveles de estrógeno y la disminución también de los neurotransmisores que regular el estado de ánimo es lo que puede provocar sin duda esa ansiedad.

- Tristeza profunda o síntomas de depresión. El descenso de estrógeno junto al padecimiento de otros síntomas también bastante incómodos en esta etapa podría aumentar también el riesgo de desarrollar depresión en la menopausia.

- Dificultad de concentración. Tanto el estrés y la ansiedad como también el insomnio, los sofocos y otros síntomas de la menopausia van a provocar que la mujer tenga menor capacidad para concentrarse en las actividades diarias.

- Pérdida de memoria. La disminución de estrógenos también va a afectar al funcionamiento normal del cerebro y se observan más lapsos de memoria a corto plazo en mujeres en la premenopausia y menopausia. A largo plazo, las alteraciones en el SNC pueden acabar causando Demencia o Alzheimer. 

¿Por qué estos síntomas emocionales y efectos psicológicos afectan tanto en la menopausia?

Durante las etapas de la premenopausia y menopausia (que forman el climaterio junto con la postmenopausia) los ovarios van dejando de producir hormonas que regulan el ciclo menstrual (los estrógenos y la progesterona). Los niveles de dichas hormonas disminuyen y esto va a afectar sin duda a la mujer a nivel físico, pero también a nivel psicológico. Los estrógenos son hormonas que van a afectar al Sistema Nervioso Central y también a la eficacia de los neurotransmisores. Dicha reducción de estos en la menopausia conlleva a una reducción de los niveles de serotonina, un neurotransmisor que influye directamente en nuestro estado de ánimo.

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

En el Instituto de la Menopausia utilizamos cookies técnicas propias y analíticas de terceros basadas en hábitos de navegación del usuario, para mejorar la calidad del servicio y medir la audiencia. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies Entendemos que acepta el uso de cookies en caso de que siga navegando. Puede gestionar las cookies en el Panel de Configuración