×

¿Cuánto dura la depresión en la menopausia?

¿Cuánto dura la depresión en la menopausia?

Los cambios hormonales que provocan la menopausia producen alteraciones también en el estado de ánimo, pudiendo causar ansiedad, irritabilidad, tristeza y, en algunos casos, depresión. Para intentar que la depresión dure lo menos posible, es importante que se detecte y trate cuanto antes.

Índice

¿Por qué se produce la depresión en la menopausia?

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que se caracteriza por sentirse triste, melancólico, decaído, infeliz y derrumbado durante un largo periodo de tiempo (más de 2 semanas). No es lo mismo que estar triste por algún hecho concreto, como el fallecimiento de un ser querido, sino que implica una serie de síntomas que duran mucho tiempo y no se pasan solos sin tratamiento médico.

Entre los síntomas principales de una depresión encontramos:

- Irritabilidad

- Tristeza y melancolía

- Ganas frecuentes de llorar

- Problemas para dormir

- Cambios en el apetito, con pérdida o aumento de peso

- Cansancio crónico y falta de energía

- Apatía

- Problemas para concentrarse

- Sentimiento de desesperanza y abandono

- Pensamientos recurrentes sobre la muerte o el suicidio

- Exceso de sentimientos de culpa

En resumen, la depresión interfiere con la vida privada, por eso, es importante detectarla cuanto antes. Durante la menopausia, además, es más habitual caer en depresión debido, en primer lugar, a las variaciones hormonales que afectan a nuestro estado de ánimo, pero también al estrés que genera en muchas mujeres entrar en esta nueva etapa por las molestias y problemas asociados, como la sequedad vaginal, la falta de libido, los sofocos, el aumento de peso, los problemas para dormir o concentrarse, etc. De hecho, la depresión durante la menopausia puede ser más marcada debido a la disminución de ciertas hormonas como los estrógenos o la testosterona, a la cual se suman los problemas antes descritos. Así, la depresión afecta hasta un 25 % de las mujeres en algún momento de su vida, una proporción mucho mayor de la que se observa en los hombres.

Asimismo, los psicólogos tradicionalistas sostienen que el principal disparador de la depresión en esta etapa es el síndrome del "nido vacío", es decir, los hijos se van de casa o ya no necesitan igual a sus padres y eso hace que la mujer ya no sepa qué hacer con su vida o se sienta prescindible.

Otro problema propio de esta etapa es que algunos de estos síntomas pueden confundirse con los de la menopausia, por lo que la mujer no buscará tratamiento específico pensando que es algo normal y pasajero propio de la etapa que está atravesando, lo que puede derivar en una depresión grave. Por eso, si sientes que la tristeza se apodera de ti, no tienes ganas ni de levantarte de la cama y te cuesta dormir o concentrarte, acude a un médico para que puedas ser diagnosticada correctamente.

¿Cómo tratar la depresión?

El tratamiento de la depresión en la menopausia es igual que en cualquier otro momento de la vida. En los casos más serios es necesario recurrir a los antidepresivos, siempre indicados por un psiquiatra que será quien decida qué fármaco administrar y a qué dosis. Además, se recomienda acudir a terapia para superar los sentimientos de tristeza y apatía.

Al estar la depresión motivada por los cambios de la menopausia, es también conveniente tratar los síntomas de esta para que la mujer pueda sentirse mejor en todos los aspectos. Se puede recurrir a la terapia hormonal sustitutiva o a diferentes fármacos para tratar los sofocos o el insomnio, por ejemplo.

Y, por supuesto, es importante adoptar una serie de medidas y cambios en el estilo de vida que no solo ayudarán a aliviar los síntomas depresivos, sino también los menopáusicos. Por ejemplo, llevar una dieta sana, evitando los alimentos ricos en grasas y azúcares y apostando por alimentos buenos para el cerebro, como aquellos ricos en omega 3. También es importante hacer ejercicio moderado a menudo (el deporte nos ayuda a segregar hormonas de la felicidad y es un gran tratamiento contra la depresión, además de aliviar algunos síntomas de la menopausia) e intentar dormir y descansar lo más posible. Evitar encerrarse en casa, salir con amigos o familiares o buscar nuevos hobbies también puede ayudar a superar este problema.

Y, por último, buscar ayuda de nuestros seres queridos y también de los profesionales médicos que nos ayudarán a superar este trance y seguir adelante con nuestra vida.

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

En el Instituto de la Menopausia utilizamos cookies técnicas propias y analíticas de terceros basadas en hábitos de navegación del usuario, para mejorar la calidad del servicio y medir la audiencia. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies Entendemos que acepta el uso de cookies en caso de que siga navegando. Puede gestionar las cookies en el Panel de Configuración