¿Cómo preparar el cuerpo para la menopausia?

¿Cómo preparar el cuerpo para la menopausia?

La menopausia es una etapa en la vida de la mujer a la que muchas no quieren llegar, ya que la identifican con el fin de la juventud y el final de muchas cosas, así como con una serie de problemas y síntomas a los que no quieren enfrentarse. Pero la menopausia es un hecho y a todas las mujeres les llegan en un momento o en otro, por lo que lo mejor es prepararse para que los cambios negativos sean los menos posibles y para evitar que el fin de las hormonas femeninas que nos protegen frente a muchas enfermedades nos causen problemas más serios.

Índice

¿Cómo afecta la menopausia al organismo?

La menopausia es el final de la vida fértil de la mujer debido a la disminución drástica de las hormonas sexuales femeninas, estrógeno y progesterona, que hacen que los ovarios dejen de funcionar y, por lo tanto, de ovular. El problema es que los estrógenos, sobre todo, intervienen en muchos procesos del organismo y tienen muchas funciones, por lo que su descenso afecta no solo a los ovarios, sino a todo el organismo en general.

Así, por una parte, causa una serie de síntomas y molestias que pueden afectar a la vida de la mujer durante los años previos y posteriores a la llegada de la menopausia, siendo los más habituales los sofocos, los sudores nocturnos, el insomnio, los problemas sexuales, la ansiedad y la irritabilidad, el aumento de peso o los dolores de cabeza.

Por otra parte, estos cambios, unidos a la falta de protección de los estrógenos y al envejecimiento del organismo, hacen que desde la llegada de la menopausia la mujer tenga más probabilidades de desarrollar ciertas enfermedades serias como aumento del colesterol malo, osteoporosis o enfermedades cardiovasculares.

Por eso, como la menopausia no se puede evitar, lo que hay que hacer es prepararse bien para ella.

¿Cuándo empezar a prepararse?

Aunque la menopausia suele llegar de media en torno a los 50 años, durante los 3 a 5 años anteriores comienza la disminución de estrógenos y los primeros síntomas de este periodo conocido como perimenopausia. Los ciclos empiezan a volverse irregulares y pueden aparecer los primeros síntomas, por lo que es necesario empezar a cuidarse desde los 45 años como poco, aunque los expertos aconsejan empezar en cuanto se cumplan los 40 años, ya que nunca se sabe con exactitud la edad a la que puede venir la menopausia y muchas mujeres la experimentan desde los 45 años.

Por lo tanto, desde los 40 años se recomienda adoptar una serie de cambios en nuestro estilo de vida y empezar a cuidarnos para evitar no solo los síntomas y molestias de la menopausia, sino sobre todo sus efectos en nuestra salud general.

Consejos para prepararse para la menopausia

Alimentación: si no cuidabas mucho tu alimentación, es momento de empezar a seguir una dieta equilibrada pobre en grasas saturadas para evitar el aumento de peso y de colesterol malo. Asimismo, debes aumentar tu ingesta de calcio para evitar la osteoporosis; las necesidades de este mineral en la menopausia son de 1.000 a 1.500 mg al día. Por lo tanto, aumenta el consumo de frutas, verduras, lácteos desnatados, cereales integrales, legumbres, frutos secos y pescado y evita la bollería, los fritos y el azúcar o la sal. Los alimentos ricos en isoflavonas son sustitutos naturales de los estrógenos y contribuyen a mejorar la estructura ósea y protegernos frente a enfermedades como el cáncer o las cardiovasculares gracias a sus antioxidantes, además de aliviar síntomas como los sofocos. Dentro de los alimentos que tienen isoflavonas encontramos la soja, las cerezas, las uvas o el té verde.

Nada de fumar o beber alcohol, ambas sustancias son muy perjudiciales para tu salud.

Controla tu peso. Para ello, como decíamos, debes seguir una dieta equilibrada, así como disminuir las cantidades que comes (es mejor hacer 6 comidas ligeras al día que 3 copiosas) y hacer ejercicio regularmente, mínimo 3 veces por semana, aunque mejor si pueden ser 4 o 5. El pilates, el yoga, la natación, el baile o salir a caminar son algunos ejercicios muy recomendables para esta etapa.

Cuida tu higiene íntima. Durante la menopausia es habitual sufrir sequedad vaginal, lo que dificulta las relaciones sexuales. Para solucionarlo, nada mejor que usar un lubricante natural antes de la penetración. Además, son frecuentes las pérdidas de orina a causa de la falta de elasticidad de los tejidos de la zona perineal, por lo que, aparte de hacer ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico, debes usar compresas para las pérdidas de orina. Límpiate a menudo el área vaginal con un jabón específico que respete el pH de la zona y evite picores y otras molestias.

No descuides tu vida sexual. La falta de lubricación, el dolor al mantener relaciones sexuales y la falta de libido propia de esta etapa a causa del descenso de los estrógenos hace que, para muchas mujeres, la menopausia sea el final de su vida sexual o de las relaciones placenteras. Pero esto no tiene por qué ser así. De hecho, es importante que procures que no sea así, ya que mantenerse activa sexualmente evitará otros problemas tanto con la pareja, como personales. Por eso, debes buscar soluciones a tus problemas sexuales. Si tienes sequedad vaginal, usa un lubricante, eso disminuirá el dolor. Si no tienes ganas de hacer el amor, busca nuevas posturas, fantasías o juguetes sexuales que hagan que vuelvas a sentirte con ganas de disfrutar de esa faceta tan importante de la vida.

Cuida tu aspecto exterior. Un problema importante de esta etapa es que aparecen las canas, las arrugas, las manchas… lo que nos hace sentir más viejas. Por ello, es importante que cuides tu aspecto exterior para sentirte mejor por dentro. Si no te gustan tus canas, tíñete, aunque desde hace unos años se han puesto de moda y son muchas las mujeres que reivindican la naturalidad y las canas como algo bello. Usa cremas específicas para tu edad que eviten la sequedad propia de la piel y la aparición de arrugas. Cuida tu peso y vístete a la moda.

Y también el interior. Esta etapa puede causar muchos cambios en nuestro estado de ánimo, especialmente cambios de humor, irritabilidad, ansiedad o incluso depresión. Por eso, es importante que cuides tu estado mental y te mantengas activa. Procura ver el lado bueno de esta etapa, como una mayor independencia si los hijos ya son mayores, para dedicarte más tiempo a ti y a tus aficiones. Practicar yoga, mindfulness, relajación o técnicas de respiración nos puede ayudar a sentirnos mejor y descubrir todo lo bueno de esta etapa.

Fuente: “Preparación para la menopausia”, National Institutes of Health, https://salud.nih.gov/articulo/preparacion-para-la-menopausia/ “Efficacy of Transdermal Estradiol and Micronized Progesterone in the Prevention of Depressive Symptoms in the Menopause Transition: A Randomized Clinical Trial”. Gordon JL, Rubinow DR, Eisenlohr-Moul TA, Xia K, Schmidt PJ, Girdler SS. JAMA Psychiatry. 2018 Feb 1;75(2):149-157. doi: 10.1001/jamapsychiatry.2017.3998. PMID: 29322164.

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

×