×

AffectiveSección Ofrecida Por:
Menopausia y colesterol

Menopausia y colesterol

Existen dos tipos principales de colesterol en el organismo que son el colesterol de las lipoproteínas de baja densidad (colesterol LDL) y el colesterol de las lipoproteínas de alta densidad (colesterol HDL), es decir, el bueno y el malo, pero ¿qué relación guardan estos con la menopausia?

Índice

¿Qué es el colesterol?

El colesterol es una sustancia blanca que se encuentra en los lípidos o grasas del torrente sanguíneo y en todas las células del cuerpo humano. Este, junto a otras grasas, no puedendisolverse en la sangre y tiene que ser transportado hacia y desde las células por portadores especiales conocidos como lipoproteínas (la LDL o la HDL).

El colesterol es importante en medicina porque las concentraciones sanguíneas de colesterol y de lípidos tienen mucho que ver con el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y, aunque son muchos los que piensan que todo colesterol es malo, se equivocan ya que en realidad uno podríamos denominarlo como “colesterol malo” y el otro como “colesterol bueno”. De hecho, nuestro cuerpo necesita el colesterol para fabricar las membranas celulares e incluso para producir ciertas hormonas. Es nuestro propio hígado, además, el que produce colesterol en condiciones naturales para esas tareas específicas.

El colesterol LDL (o colesterol malo) se denomina así porque las partículas de lipoproteínas de baja densidad lo transportan a las células y unas altas concentraciones de colesterol LDL dan lugar a la acumulación de grasa en el interior de los vasos sanguíneos; y el colesterol HDL (o colesterol bueno), por su parte, es el que transporta el colesterol de las células nuevamente al hígado de donde puede ser eliminado del organismo. Y, aunque más del 80% del colesterol que se tiene en la sangre se produce en nuestro propio hígado, el resto viene de alimentos y por eso los que hay que evitar son los ricos en grasas saturadas porque son estos los que aumentan realmente las concentraciones de colesterol.

Pero ¿qué pasa en la menopausia?

La menopausia es un diagnóstico retrospectivo por lo que habrá que esperan a que transcurra un año desde la última regla, es decir, el cese definitivo de la función ovárica que externamente se traduce en la desaparición de las reglas. Esta, además, suele presentarse alrededor de los 50 años aproximadamente, aunque puede transcurrir también en el intervalo que va desde los 45 hasta los 55 años.

La mayoría de las mujeres en la menopausia padecerá uno o más síntomas algo desagradables a causa de la disminución de hormonas y algunos de ellos que incluso llegarán a inquietarlas. Sin embargo, existe un 15% de mujeres que, aunque no padecen ninguna molestia, también podrían verse afectadas a largo plazo por la osteoporosis, y otro porcentaje que no presentarán ninguna sintomatología.

Son muchas las personas que piensan que las concentraciones de colesterol disminuyen después de que la mujer llega a la menopausia porque hay menos estrógenos en la sangre, pero esto es falso ya que es después de la menopausia cuando la mujer debe prever que sus concentraciones de colesterol suban, no solo porque el colesterol malo (LDL) suba en esta etapa sino porque las mujeres postmenopáusicas tienden a subir de peso y se vuelven más sedentarias. Y por eso también cuanto antes la mujer se ocupe del colesterol alto o hipercolesterolemia, mucho mejor.

Y mejor también porque, a medida que se va envejeciendo, y se produce la oxidación del organismo el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares aumenta. Es decir, que cuantos más años se tenga más importancia tendrá el colesterol y es por ello por lo que nunca es tarde para comenzar a ocuparse una de su salud porque, además, el tratamiento temprano del colesterol alto después de la menopausia es muy importante para reducir el riesgo de sufrir enfermedades del corazón o cardiopatías.

Lo bueno de esto es que, a diferencia de lo que ocurre con muchos otros síntomas ligados a la menopausia, el colesterol alto es algo que sí se puede tener bajo control modificando la alimentación y el estilo de vida para mantener un corazón lo suficientemente sano.

Recomendaciones de estilo de vida previo a la menopausia

Para evitar las repercusiones de la menopausia, y más concretamente, la repercusión del colesterol malo en sangre, debería bastar con mejorar un poco los hábitos en el estilo de vida. De hecho, solamente con caminar lo más rápido posible durante treinta minutos como mínimo tres veces por semana se va a conseguir:

- mejorar la tensión arterial

- disminuir el colesterol total y los triglicéridos, pero aumentar el HDL

- evitar el sobrepeso

- prevenir la diabetes

- evitar la pérdida rápida de masa ósea y ayudar a recuperarla

También existen otras recomendaciones fundamentales para llevar bien la menopausia que tardará poco en aparecer como son:

- una dieta rica en alimentos que tengan calcio, que sea baja en colesterol y grasas saturadas y que evite el sobrepeso

- disminuir el café y el alcohol

- evitar tóxicos

- hacer ejercicio

- tomar el sol durante 15 minutos porque favorece la síntesis de vitamina D

Fuente: Dexeus: https://www.dexeus.com/informacion-de-salud/enciclopedia-ginecologica/ginecologia/perimenopausia-menopausia-y-osteoporosisElsevier: https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-articulo-colesterol-mujer-13072096

Redacción: Ana Ruiz

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

En el Instituto de la Menopausia utilizamos cookies técnicas propias y analíticas de terceros basadas en hábitos de navegación del usuario, para mejorar la calidad del servicio y medir la audiencia. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies Entendemos que acepta el uso de cookies en caso de que siga navegando. Puede gestionar las cookies en el Panel de Configuración