×

AffectiveSección Ofrecida Por:
Ideas para mejorar el sexo en la menopausia

Ideas para mejorar el sexo en la menopausia

La menopausia es el momento en la vida de una mujer cuando no ha tenido su periodo menstrual durante al menos un año. En la mayoría de las mujeres la menopausia llega alrededor de los cincuenta años, aunque el cuerpo de cada mujer tiene su propio desarrollo cronológico. Igual pasa con los síntomas en esta etapa de la vida, que no serán iguales para todas las mujeres ni serán los mismos ni se sentirán de la misma manera como pasa con la sequedad vaginal y el sexo en general durante esta etapa.

Índice

Los cambios normales en el aparato reproductor y en el sistema hormonal sí causan la menopausia y, a medida que la producción de óvulos madura, es cierto que el cuerpo empieza a ovular con menos frecuencia. Además, durante todo este proceso los niveles hormonales ascienden y descienden de manera desigual provocando alteraciones en sus periodos y otros síntomas. Y, con el paso del tiempo, los niveles tanto de estrógeno como de progesterona descienden lo suficiente como para que el ciclo menstrual se detenga, los ovarios dejen de producir óvulos y se termine la fertilidad femenina.

¿Cuáles son los síntomas más comunes?

Los síntomas más comunes en la menopausia incluyen:

- sofocos

- insomnio o problemas para dormir

- dolores de cabeza

- periodos menstruales irregulares

- y, por último, sequedad vaginal

¿Cómo influye la sequedad vaginal durante la menopausia en el sexo?

Como vemos, una de las consecuencias de esta etapa es la aparición de la sequedad vaginal o el síndrome genitourinario de la menopausia que aparece porque los niveles de estrógenos que producen los ovarios caen. El área genital, por tanto, que es una de las zonas del cuerpo que más receptores hormonales contiene, no recibe el estímulo de las hormonas del estrógeno, no se produce flujo vaginal y aparece, por tanto, la sequedad.

No obstante, y aunque esta sequedad vaginal sea muy frecuente en muchas mujeres, no todas ellas van a tener por qué sentir molestias que además están asociadas casi siempre a la esfera sexual tal y como aseguran los expertos del tema y que van desde el dolor con las relaciones sexuales y la presencia de sangrado hasta la incapacidad para tener relaciones sexuales satisfactorias.

Todo ello, está claro, causa muchísimo impacto en la calidad de vida de las mujeres. De hecho, cuando una mujer tiene sequedad vaginal evita mantener dichas relaciones entrando en un círculo cerrado que favorece que las molestias se mantengan provocando que se tengan menos relaciones y que, al tener menos relaciones, haya una menor irrigación en la zona genital provocando así también mayor sequedad.

También la libido disminuye como consecuencia de la disminución hormonal, lo que afecta a las ganas de mantener relaciones sexuales. 

Cómo prevenir y aliviar la sequedad vaginal en la menopausia

La sequedad vaginal en la menopausia es un problema muy común que provoca una gran incomodidad a las mujeres que lo padecen como bien puede ser una sensación de irritación, quemazón en la zona, molestias, por ejemplo, al ir hacer pis, picores y dolor en las relaciones sexuales. ¿Quieres saber cómo prevenir esto?

Pues bien, lo primero que has de saber es que la sequedad vaginal va a afectar aproximadamente a la mitad de las mujeres que están en la menopausia, pero que se puede evitar. Una buena salud vaginal puede evitarlo, sí, pero ¿cómo? Manteniendo a su vez a la mucosa y a la flora en buen estado. Ten en cuenta que es la pared de tu vagina la que va a fabricar esa mucosa que funciona como un lubricante natural cuya función consiste en mantener toda la zona lo suficientemente hidratada.

Y, por otro lado, la flora vaginal, que será la encargada de proteger la vagina de forma completamente natural. El problema viene cuando estos dos elementos tan esenciales para el buen funcionamiento de la vagina no funcionan correctamente. Será por tanto cuando la zona se resienta y cuando se produzca, por tanto, la sequedad porque al no recibir la hidratación suficiente el flujo vaginal disminuye.

Pero, tranquilas, porque se puede prevenir también evitando el alcohol y el tabaco. Recuerda que ambos reducen tus niveles de estrógenos incrementando la sequedad vaginal y sus consecuencias. Además, deberás mantenerte siempre lo suficientemente hidratada. Para ello, deberás beber mucho líquido y mucha agua al día para que a tu cuerpo no le falte nunca hidratación. No obstante, si te cansas de beber tanta agua recuerda que puedes optar por infusiones de manzanilla, rooibos o menta que hidratan naturalmente también, pero que a la vez aportan nutrientes muy pero que muy beneficiosos a tu organismo. Eso sí, evita las bebidas azucaradas en la medida de lo posible como los refrescos con gas que engordan, no quitan la sed y no hidratan en absoluto.

Y, por último, ojo con los productos de higiene íntima que utilizas. Debes intentar que sean lo más naturales posibles porque los productos químicos podrían provocarte irritación en la zona y aumentar esa sequedad vaginal que estás intentando eliminar. Consulta con algunos profesionales de la salud o bien con tu propio ginecólogo sobre qué jabones neutros son más adecuados para tu zona íntima y también según tus necesidades que no son las mismas que las de cualquier otra mujer porque cada cuerpo y cada organismo son distintos.

Cambios en el estilo de vida

Así es, y es que los cambios en el estilo de vida de una mujer también pueden perfectamente ayudar a reducir la sequedad y sobre todo en aquellas mujeres con más riesgo de padecer dicha sequedad como las mujeres obesas, las fumadoras, las que practican deportes extenuantes o aquellas que tienen, por ejemplo, sequedad en otros órganos como bien pueden ser la boca y los ojos.

En cuanto al sexo, si es normal en tus relaciones sexuales intenta maximizar el tiempo que dedicáis a los preliminares. Recuerda que son importantes y ten en cuenta también que los juegos previos a las relaciones íntimas van a ayudar a que tu cuerpo produzca suficiente lubricante y de forma completamente natural. Además, te servirá también para disfrutar mucho más de tus relaciones y para sentirte mucho mejor contigo misma. Y los expertos lo confirman: “mantener relaciones coitales o la masturbación van a ayudar a que haya menos sequedad vaginal y que sea más fácil llegar al orgasmo”.

Algunas ideas para mejorar el sexo en la menopausia

Por suerte, es posible mitigar las consecuencias derivadas de esta afección como es la sequedad vaginal, aunque también es cierto que dependen de la frecuencia y la intensidad. Según la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia “el sexo puede ayudar a mantener los tejidos de la vagina saludables y la actividad sexual puede ayudar a los tejidos vaginales manteniéndolos suaves y con más elasticidad”. Pero además de esto hay algunas ideas, trucos y consejos para que no renuncies a tu sexualidad y la sigas disfrutando con naturalidad durante la menopausia, así que toma nota:

- utiliza la imaginación. No te olvides nunca que el cerebro es el principal órgano sexual que tenemos y pensar en el sexo y en diferentes fantasías contribuirá a que no pierdas mucho interés en practicarlo.

- lleva un estilo de vida saludable. Practicar ejercicio, seguir una dieta equilibrada y dormir lo suficiente. Además, ten en cuenta que si te mantienes en forma mejorará tu autoestima y reducirás el riesgo de padecer muchos trastornos que influirían negativamente sobre tu bienestar y sobre la calidad de tu vida sexual.

- ejercita los músculos de la vagina. Tanto los ejercicios de Kegel como la fisioterapia dirigida a corregir las disfunciones del suelo pélvico mejoran la fuerza y el tono de los músculos de esta zona y están indicados para paliar la pérdida de flexibilidad y la atrofia de los tejidos vaginales y del periné que se producen a consecuencia de esta etapa.

- planea un poco los encuentros sexuales. Sí, el sexo espontáneo está muy bien, pero muchas veces también es necesario establecer fechas para preparar una cena romántica en casa o hacer una escapadita de fin de semana y darse un baño juntos para practicar sexo en más sitios que en la cama de vuestra habitación.

- comunícate con tu pareja. Recuerda que comunicarte y hablar abiertamente con tu pareja es súper importante y especialmente cuando se producen una serie de cambios físicos o psíquicos. Ten en cuenta que si no hablas con tu pareja a menudo es bastante complicado que averigüe si te pasa algo o si tus necesidades han podido cambiar algo al iniciarte en etapa como es la menopausia.

- sé creativa. El sexo no es solamente penetración y existen muchas formas de dar y conseguir placer con y sin pareja por lo que no te olvides de estimularte manualmente a ti misma, darte masajes, leer algo de literatura erótica o incluso darte algún baño relajante y sensual.

- visita un sex shop ¡y compra! ¿Por qué no? Visitar un sex shop, una farmacia o una tienda de lencería tengas la edad que tengas no es ningún problema. De hecho, en muchas ocasiones la sequedad vaginal dejará de ser un problema si se utiliza un buen lubricante y un conjunto de ropa interior bonito. Además, ¿por qué no pruebas con algún juguete sexual para tus relaciones? Si te apetece no hay por qué decir que no…

Fuente: Cigna, https://www.cigna.com/individuals-families/health-wellness/hw-en-espanol/temas-de-salud/menopausia-y-perimenopausia-hw228763Con Salud, https://www.consalud.es/estetic/cosmetica/sequedad-vaginal-menopausia-solucion_71748_102.htmlLaboratorios Niam, https://laboratoriosniam.com/5-problemas-sexuales-frecuentes-en-la-menopausia-y-como-solucionarlos/

Redacción: Ana Ruiz

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

En el Instituto de la Menopausia utilizamos cookies técnicas propias y analíticas de terceros basadas en hábitos de navegación del usuario, para mejorar la calidad del servicio y medir la audiencia. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies Entendemos que acepta el uso de cookies en caso de que siga navegando. Puede gestionar las cookies en el Panel de Configuración