Menopausia y pareja

Menopausia y pareja

Cualquier cambio importante en nuestra vida puede afectar a nuestra relación de pareja y la menopausia, sin duda, puede ser la causa de muchos problemas y discusiones, sobre todo si la mujer sufre muchos síntomas molestos, como irritabilidad, sofocos, sequedad vaginal…, que pueden afectar a su estado de ánimo y sus ganas de tener relaciones sexuales.

Índice

¿Por qué la menopausia puede afectar a las relaciones de pareja?

A lo largo de una relación de pareja duradera, esta atraviesa muchas etapas y cambios que pueden bambolear los cimientos de la misma: la llegada de los hijos, enfermedades, muertes de familiares, cambios de trabajo o despidos, mudanzas… Todos estos cambios ponen a prueba la relación y pueden fortalecerla o resquebrajarla.

De igual modo, la menopausia puede afectar a la relación de la pareja, sobre todo cuando afecta considerablemente a la mujer. La menopausia es una etapa natural en la vida de toda mujer que llega entre los 45 y los 55 años, pero no todas las mujeres la viven igual. Algunas apenas experimentan síntomas y cambios y pueden seguir adelante con su vida sin apenas interferencias. Sin embargo, otras mujeres sufren estos mismos síntomas con mucha intensidad y frecuencia, lo que puede alterar toda su rutina y su vida diaria.

Asimismo, los síntomas de la menopausia no son solo físicos (sofocos, sequedad, dolor de cabeza, insomnio), sino también psicológicos. La disminución de estrógenos y los síntomas físicos provocan irritabilidad, ansiedad, tristeza… Cambios en el estado de humor bruscos que pueden hacer que el trato con esa persona sea más complicado, lo que puede dar lugar a malentendidos y discusiones en la pareja.

El sexo también se puede ver afectado en esta etapa, ya que muchas mujeres sufren disminución de la libido (es decir, falta de apetito sexual), atrofia y sequedad vaginal, que, a su vez, causa dolor en las relaciones sexuales (dispareunia), lo que puede hacer que la mujer no tenga ganas de mantener relaciones con su pareja lo que, sin duda, puede causar mucho daño a la relación.

Y, por último, la menopausia llega en una etapa de desgaste en las parejas, ya que generalmente, a los 50 años las parejas llevan entre 15 y 20 años juntas, un momento clave para la relación que puede acusar ya la rutina y la falta de pasión y amor, haciendo que los miembros de la pareja se conviertan más en compañeros de piso. Por eso, son muchas las parejas que se separan o divorcian en torno a esta edad lo que sin duda no está causado por la menopausia, pero es cierto que si la pareja no está bien y la mujer atraviesa una mala etapa a causa de este cambio, puede ser el detonante para la separación definitiva.

No obstante, esto no es algo que tenga que ocurrir a todas las parejas. Muchas ven cómo su amor y su unión se fortalecen año tras año a pesar de los problemas que surjan, por lo que la llegada de la menopausia a la mujer no tiene por qué afectarles y pueden seguir tan felices como antes. Todo dependerá de la relación de pareja y, por supuesto, de cómo lleve la mujer estos cambios.

Consejos para que la menopausia no afecte a tu pareja

1- Habla con tu pareja de lo que te está pasando. La comunicación es fundamental en una pareja y, en este caso, es importante que ayudes a tu pareja a entender los cambios que estás atravesando, cómo te sientes al levantarte en medio de la noche chorreando de sudor, por qué estás tan irritable y de mal humor últimamente o por qué no te apetece nada de nada tener relaciones sexuales con él. Es fundamental que él entienda que los cambios hormonales están detrás de estos síntomas y cómo te sientes. Así, podrá ser más comprensivo, ponerse en tu piel y ayudarte de la mejor manera posible para que lleves mejor esta etapa.

2- Busca ayuda profesional si la necesitas. Los síntomas se pueden aliviar considerablemente siguiendo una serie de tratamientos tanto farmacológicos (terapia hormonal) como naturales (suplementación). Asimismo, llevar una dieta sana, hacer ejercicio de manera regular y descansar lo mejor posible te ayudarán a paliar los síntomas y molestias. Consulta a tu profesional de ginecología qué tratamientos son los más adecuados para ti y qué suplementos te pueden ayudar a sentirte mejor.

3- Huye de la rutina. La rutina es, sin duda, uno de los mayores enemigos de una pareja. Es importante buscar tiempo para el otro y no olvidarnos de que además del trabajo o los hijos hay que dedicar tiempo a la pareja. Salir a cenar, al cine, hacer un viaje en pareja o, simplemente, charlar todos los días un rato en la cena o después de ella para contarle al otro lo que nos ha pasado y cómo nos sentimos puede ser clave para seguir manteniendo la llama del amor viva. Reírse un rato juntos y compartir aficiones hará que la pareja siga viva y no caiga en la rutina y el hastío.

4- No descuides las relaciones sexuales. El sexo es muy importante para la pareja y para la felicidad personal. Por eso, si sientes sequedad y dolor al mantener relaciones, busca un buen lubricante natural para acabar con este problema. Si la disminución de la libido es la causante de que no te apetezca mantener relaciones con tu pareja, prueba nuevas cosas en el terreno sexual, intenta hacer vuestra relación más picante y acude a suplementos naturales que ayudan a elevar la libido. Los más efectivos son los formulados con maca, damiana, ginseng o vitamina B6.

Fuente: North American Menopause Society, www.menopause.org

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

×