×

Tener poco sexo durante la vida fértil puede causar menopausia prematura

Tener poco sexo durante la vida fértil puede causar menopausia prematura

La edad media de la llegada de la menopausia son los 51 años, sin embargo, es normal que pueda llegar desde los 45 a los 55 años, incluso antes si se produce lo que se conoce como menopausia prematura. Este rango de edad es tan amplio que muchos investigadores se preguntan las causas, y parece que la vida sexual puede tener mucha influencia.

Índice

¿Qué es la menopausia?

La menopausia es una fase en la vida de la mujer que llega tras 12 meses consecutivos sin tener la regla a causa de la disminución de las hormonas sexuales femeninas. Con la edad, los ovarios van dejando de funcionar debido a la disminución de los estrógenos y la progesterona, lo que hace que las ovulaciones y los ciclos menstruales se vuelvan irregulares. Esta etapa es la perimenopausia y culmina, como decíamos, con la llegada de la menopausia.

Todas las mujeres pasan en un momento u otro por este proceso que, además del fin de la vida fértil, causa otra serie de síntomas asociados a la disminución hormonal: sofocos, insomnio, sequedad vaginal, ansiedad, cefaleas, etc.

Sin embargo, la llegada de este momento varía mucho de unas mujeres a otras, considerándose normal que la menopausia natural llegue entre los 45 y los 55 años. Además, algunas mujeres llegan a esta etapa mucho antes, en torno a los 40 años, en lo que se conoce como menopausia prematura. Esta puede llegar antes de la edad habitual por causas naturales (genética) o por ciertas enfermedades o tratamientos.

Existe una gran variación intercultural en la edad de la menopausia natural y, aunque se rige en gran medida por factores genéticos, se estima que hasta la mitad de la variación de la población en el momento de la menopausia es el resultado de influencias no genéticas. El número de folículos que tiene una mujer se establece en el útero alrededor de los cinco meses de gestación y, por lo tanto, es limitado en aproximadamente siete millones. Cuando una mujer llega a la pubertad, este número ya ha disminuido a aproximadamente 400.000, y la menopausia ocurre una vez que la reserva ovárica ha caído a menos de 1.000. Si bien integralmente es un proceso biológico, se ha encontrado que varios factores de comportamiento y estilo de vida se asocian con la llegada precoz de la menopausia, incluidos los hábitos de fumar y el nivel educativo (que se usa como un indicador del estado socioeconómico).

¿La vida sexual puede afectar a la llegada de la menopausia?

Hasta ahora, se había observado que las mujeres casadas llegaban a la menopausia más tarde que las solteras, sin embargo, se desconocía el motivo de esta asociación. Los investigadores de este estudio pensaron que podía deberse a la frecuencia sexual, que suele ser mayor en las mujeres casadas (sobre todo llegadas a cierta edad). Ellos pensaron que existe una compensación entre la ovulación continua y la menopausia en función de las posibilidades de que la mujer quede embarazada. Si una mujer es sexualmente inactiva, entonces el embarazo es imposible, y la inversión continua en la ovulación no sería adaptativa.

La ovulación puede verse como un proceso costoso, tanto en términos de energía como debido a su efecto perjudicial sobre el sistema inmune. Como resultado, si una mujer tiene sexo poco frecuente cuando se acerca a la mediana edad, entonces el cuerpo no recibirá las señales físicas de un posible embarazo y, por lo tanto, puede no ser adaptativo para invertir recursos en la ovulación continua. Más bien, sería mejor desde una perspectiva de maximización del estado físico para que la mujer cesara la fertilidad e invirtiera energía en cualquier pariente existente que tenga. Por el contrario, si la mujer todavía tiene relaciones sexuales con regularidad, entonces puede ser adaptativo para ella continuar ovulando un poco más, lo que le permite aumentar su estado físico directo.

También tenían la hipótesis de que la relación observada se debe a la exposición a feromonas masculinas. Esto se basa en la idea de que una mayor exposición a las feromonas masculinas (como resultado de estar casado y, por lo tanto, convivir) puede aumentar la probabilidad de tener un ciclo menstrual regular, y se ha observado que los ciclos menstruales regulares retrasan la menopausia.

Para llevar a cabo esta investigación, reunieron datos de 2.936 mujeres obtenidos de 11 oleadas del Estudio de Salud de la Mujer en todo el país, que es un estudio longitudinal realizado en los Estados Unidos. Los criterios para formar parte de la cohorte basal (reclutados en 1996/1997) incluyeron tener entre 42 y 52 años, tener un útero intacto, al menos un ovario, no estar embarazada, haber experimentado un ciclo menstrual en los últimos tres meses y tener una vida propia, así como identificarse como uno de los cinco grupos raciales / étnicos preespecificados (afroamericanos, chinos o chinos estadounidenses, japoneses o japoneses estadounidenses, caucásicos o caucásicos no hispanos).

En cuanto a la relación con la exposición a feromonas masculinas, no encontraron ninguna evidencia de que esa pudiera ser la causa del retraso de la menopausia. Sin embargo, sí observaron que las mujeres que informaron tener relaciones sexuales semanalmente durante el período de estudio tenían un 28% menos de probabilidades de experimentar la menopausia antes que las mujeres que tuvieron relaciones sexuales menos de una vez al mes. Del mismo modo, las personas que tuvieron relaciones sexuales mensualmente tuvieron un 19% menos de probabilidades de haber alcanzado la menopausia.

La idea de que las mujeres dejan de ser fértiles para invertir en parientes se conoce como la hipótesis de la abuela, que predice que la menopausia evolucionó originalmente en humanos para reducir el conflicto reproductivo entre las diferentes generaciones de mujeres y permitir a las mujeres aumentar su condición física inclusiva mediante la inversión en sus nietos. Puede ser costoso para una mujer dejar la función ovulatoria si las posibilidades de que quede embarazada siguen siendo altas. En otras palabras, si todavía puede aumentar su estado físico directo, entonces puede ser mejor mantener la función de su ciclo menstrual durante un poco más de tiempo.

Cabe señalar que puede haber una relación bidireccional entre la condición física de la mujer al acercarse a la menopausia y el compromiso sexual. A medida que disminuyen los niveles de estrógeno, es más probable que las mujeres experimenten sequedad e incomodidad vaginal, lo que las hace menos propensas a tener relaciones sexuales. Este estudio ha intentado controlar este factor mediante el ajuste tanto de los niveles de estradiol como de la salud general autopercibida de la mujer, y la asociación entre la frecuencia sexual y la llegada de la menopausia aún persiste después de este ajuste. Esto sugiere que, incluso cuando se controla la complicada relación entre la salud, las fluctuaciones hormonales y el deseo sexual, la menopausia puede ser algo facultativa en respuesta al comportamiento sexual, en lugar de ser únicamente el resultado de una restricción fisiológica (por ejemplo, degradación de la calidad de los ovocitos).

Por lo tanto, queda demostrado que el aumento de la frecuencia sexual durante la pre y peri-menopausia disminuyó el riesgo de experimentar la menopausia. Si bien la causalidad no se puede inferir de manera concluyente, se cree que esta relación es el resultado de una compensación adaptativa en relación con la probabilidad de embarazo al acercarse a la menopausia. Por supuesto, la menopausia es inevitable para las mujeres, y no existe una intervención conductual que evite el cese reproductivo. No obstante, estos resultados son una indicación inicial de que el momento de la menopausia puede ser adaptativo en respuesta al comportamiento sexual.

“El mecanismo de la relación entre el sexo y la menopausia es una vía prometedora para futuras investigaciones y podría abrir la puerta a las intervenciones conductuales”, explican los autores del estudio.

Fuente: “Sexual frequency is associated with age of natural menopause: results from the Study of Women's Health Across the Nation”, Megan Arnot and Ruth Mace. Published:15 January 2020https://doi.org/10.1098/rsos.191020

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar