×

Síntomas frecuentes en la menopausia

Síntomas frecuentes en la menopausia

La menopausia es el momento en la vida de una mujer en el que acaba para siempre su vida fértil porque sus ovarios dejan de funcionar y ovular. Esto está causado por el descenso de los niveles de las hormonas femeninas, estrógeno y progesterona, que causa no solo el fin de los ciclos, sino también una serie de síntomas frecuentes que pueden durar más o menos según cada mujer.

Índice

 

Perimenopausia y menopausia

La perimenopausia es la etapa previa a la llegada de la menopausia, que puede durar hasta 12 años en algunos casos, aunque lo normal es que dure entre 3 y 5 años. Durante esta etapa las hormonas femeninas comienzan su descenso, lo que hace que empiecen a aparecer los primeros síntomas y molestias relacionadas con este descenso: sofocos, sudores nocturnos, ansiedad, irritabilidad, problemas para dormir, sequedad vaginal, incontinencia urinaria, etc.

La edad media en la que empieza la perimenopausia son los 45 años, aunque en algunas mujeres empieza un poco antes y en otras, después. Por lo tanto, la llegada de la menopausia varía mucho de unas mujeres a otras, ya que depende de cuándo empiece su perimenopausia y de cuántos años le dure, aunque la media de edad a la que llega la menopausia son los 51 años.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes?

Como decíamos, no todas las mujeres experimentan los síntomas de la perimenopausia y la menopausia con la misma intensidad, frecuencia o duración. Así, la mayoría de las mujeres observa que los síntomas comunes de la menopausia son pasajeros, moderadamente leves y duran solo de 3 a 5 años. Entre los síntomas más frecuentes que encontramos en estos años están:

1- Ciclos irregulares: el 100% de las mujeres tiene ciclos irregulares durante los años previos a la menopausia. Solo cuando una mujer pasa 12 meses seguidos sin la regla se puede decir que ha llegado a la menopausia.

2- Sofocos: los sofocos son un calor súbito, intenso y muy molesto que provoca enrojecimiento de la piel, sudor excesivo, escalofríos, sensación de ahogo, palpitaciones… Esta sensación puede durar entre uno y varios minutos y pueden surgir en cualquier momento del día. El calor afecta sobre todo a la parte superior del cuerpo, torso, cuello y cara, y pueden durar hasta 10 años. Los sofocos afectan al 80% de las mujeres premenopáusicas, aunque no todas los sufren con la misma intensidad ni el mismo tiempo. De hecho, la mayoría solo los experimentan entre 2 y 3 años. Solo un 15% de mujeres los sufren muchos años.

3- Sudores nocturnos: van unidos a los sofocos y los sufren también la mayor parte de las mujeres durante esta etapa, aunque de nuevo su duración e intensidad varía mucho de unas a otras. Afectan a la calidad del sueño ya que despiertan a la mujer y pueden dificultar la conciliación posterior del sueño.

4- Problemas de sueño: pero no solo los sudores nocturnos afectan al sueño, la ansiedad, los problemas o el estrés habituales de las mujeres de entre 45 y 55 años (con problemas laborales, familiares, económicos, etc.) hacen que muchas mujeres de esta edad duerman mal, tengan problemas para conciliar el sueño o se despierten muy a menudo.

5- Cambios en el metabolismo: los sufren también el 100% de las mujeres de esta edad, aunque es cierto que no a todas se les nota por igual. Estos cambios en el metabolismo hacen que la forma del cuerpo cambie, se aumente de peso y se acumule grasa en la zona abdominal del cuerpo, pero aquellas mujeres que siguen una dieta sana y hacen ejercicio de manera regular apenas notarán cambios, mientras que otras pueden cómo, de pronto, tienen sobrepeso y no son capaces de adelgazar con facilidades.

6- Disminución de la libido: es un síntoma muy habitual y frecuente, ya que la disminución de las hormonas femeninas hace que las mujeres sientan menos ganas de mantener relaciones sexuales. No obstante, para algunas mujeres esta sensación no interfiere apenas en su vida sexual, mientras que otras se pasan mucho tiempo sin mantener relaciones sexuales por la falta de ganas.

7- Sequedad vaginal: la sequedad vaginal está causada por la pérdida de estrógenos y causa dispareunia o dolor al mantener relaciones sexuales. Es un síntoma muy frecuente que puede durar más o menos tiempo, pero tiene fácil solución gracias a los lubricantes vaginales.

8- Incontinencia urinaria: la pérdida de elasticidad en todos los tejidos, incluidos los de la zona del periné, causan incontinencia urinaria y problemas vaginales como infecciones. Este síntomas suele ser más acusado en mujeres que han tenido varios embarazos y partos, aunque depende también de cómo se hayan cuidado, ya que los ejercicios de Kegel o la fisioterapia del suelo pélvico puede evitar la incontinencia al llegar la menopausia.

9- Ansiedad e irritabilidad: los cambios hormonales afectan mucho al estado emocional de la mujer, por lo que es normal que durante estos años se sienta más irritable, sufra cambios de bruscos de humor, sienta ansiedad o incluso tristeza en algunos periodos, lo que para algunas mujeres desemboca en depresión.

Por eso, es importante que la mujer entienda que la menopausia es una etapa más en la vida, que no supone el final de nada y que puede llevarse con normalidad y no afectar mucho a nuestra vida diaria si sabemos cómo controlar y tratar los síntomas. Una dieta sana, nada de tabaco ni alcohol , ejercicio regular y prácticas como la relajación o la respiración profunda pueden ayudarnos a llevar mejor estos síntomas y evitar la ansiedad. Por supuesto, esto también dependerá de la intensidad y la duración de los síntomas menopáusicos, ya que no es lo mismo sufrirlos un par de años que 10.

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar