×

Menopausia y sangrado de encías

Menopausia y sangrado de encías

Los cambios hormonales de la menopausia hacen a las mujeres más vulnerables a ciertas enfermedades bucales, incluida la gingivitis o sangrado de las encías. Por eso, es importante que cuides especialmente tu salud bucal desde que comiences con los primeros síntomas de la premenopausia.

Índice

 

¿Por qué las hormonas afectan a la boca?

La menopausia llega cuando, tras 12 meses consecutivos sin la regla, los ovarios dejan de funcionar y ovular y la vida fértil de la mujer llega a su fin. Previo a este momento, la mayoría de las mujeres atraviesa una etapa conocida como perimenopausia en la que las hormonas sexuales femeninas, estrógenos y progesterona, sufren subidas y bajadas en sus niveles, por lo que la mujer comienza a experimentar una serie de síntomas ligados a estos cambios hormonales, como sofocos, insomnio, ansiedad, sequedad vaginal, etc.

Además de estos síntomas más conocidos, los cambios hormonales también pueden afectar a la salud bucal. La bajada de los estrógenos causa alteración del gusto, ardor en la boca y una mayor sensibilidad. Asimismo, al generar menos saliva, los dientes se vuelven más sensibles a la caries o las enfermedades de las encías.

Gingivitis o sangrado de las encías

La gingivitis es una enfermedad bucal que causa irritación, enrojecimiento e hinchazón (inflamación) de la parte de las encías que rodea la base de los dientes. Si no se trata, puede llevar a una enfermedad de las encías mucho más grave, llamada «periodontitis», y a la pérdida de dientes.

Durante la menopausia, es habitual sufrir un tipo de gingivitis denominado gingivitis descamativa que causa que el tejido se enrojezca, duela y sangre, ya sea de manera espontánea o al cepillarse los dientes.

Además, la capa externa de las encías se separa, dejando la raíz del diente expuesta, lo que puede causar sensibilidad al calor y al frío, además de un problema estético.

Los principales síntomas de la gingivitis son:

- Encías inflamadas o hinchadas

- Encías de color rojo oscuro o violáceo

- Encías que sangran fácilmente al cepillarse

- Mal aliento

- Encías retraídas

- Encías sensibles

¿Qué otras enfermedades son comunes?

Además de la gingivitis que causa el sangrado de las encías, existen otros problemas bucales muy habituales al llegar la menopausia:

1- Xerostomía o sequedad bucal: la disminución de las hormonas provoca menos cantidad de saliva, lo que produce sequedad bucal. Esto aumenta las posibilidades de desarrollar caries o cualquier otra enfermedad, ya que la saliva ayuda a limpiar la boca de bacterias. Además, genera otras molestias como mal aliento, dificultades para saborear los alimentos o tragar, boca pastosa, sequedad de garganta, labios agrietados, etc.

2- Síndrome de la boca ardiente: se caracteriza por notar una fuerte sensación de ardor, quemazón, escozor o adormecimiento de la lengua, las encías y los labios.

3- Adelgazamiento de la mucosa bucal: al disminuir los estrógenos, las mucosas de todo el cuerpo se vuelven más frágiles, incluidas las de la boca.

4- Caries radiculares: la gingivitis descamativa de la que hablábamos antes, junto a la sequedad bucal, aumenta las posibilidades de sufrir caries.

5- Deterioro dental: el envejecimiento produce la pérdida general de la salud bucal, el brillo y el blanco original, haciendo que se vuelvan más opacos y amarillos.

6- Periodontitis y pérdida de hueso: la osteoporosis afecta también a los dientes, causando la pérdida de piezas dentales.

¿Cómo evitar estos problemas bucales?

- Si notas la boca seca, puedes chupar trocitos de hielo, beber agua y bebidas sin cafeína o usar un spray para la boca seca.

- Usa una pasta fluorada especial con receta para reducir el riesgo de caries dental.

- Evita alimentos salados, picantes, pegajosos y azucarados, así como alimentos secos que sean difíciles de masticar.

- Evita también el alcohol, el tabaco y la cafeína.

- Consulta a tu médico si es necesario que tomes suplementos de calcio y vitamina D para evitar la pérdida de masa ósea.

- Acude al dentista con regularidad para detectar y tratar cualquier problema cuanto antes.

- Lávate los dientes después de cada comida y usa hilo dental y enjuague.

- Si tienes mayor sensibilidad, usa una pasta de dientes de baja abrasividad para que no se dañen más las encías.

- Consume alimentos ricos en calcio y con vitaminas A, C y E, que fortalecen los huesos y las mucosas.

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

En el Instituto de la Menopausia utilizamos cookies técnicas propias y analíticas de terceros basadas en hábitos de navegación del usuario, para mejorar la calidad del servicio y medir la audiencia. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies Entendemos que acepta el uso de cookies en caso de que siga navegando. Puede gestionar las cookies en el Panel de Configuración