×

Menopausia y riesgo cardiovascular

Menopausia y riesgo cardiovascular

Los estrógenos, entre otras muchas funciones, evitan que el colesterol malo se acumule en las arterias y controla la tensión arterial, por lo que, al disminuir estos, aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos.

Índice

¿Cómo influyen los estrógenos en el sistema cardiovascular?

Los estrógenos son la principal hormona sexual femenina que, además de regular los ciclos menstruales, tienen otras muchas funciones, algunas de las cuales influyen en la salud del sistema cardiovascular:

- Participan en el metabolismo de las grasas, induciendo la producción de colesterol bueno o HDL.

- Favorecen el flujo sanguíneo, evitando la hipertensión arterial.

Por lo tanto, ayudan al correcto funcionamiento del sistema cardiovascular, ofreciendo una protección extra a la mujer hasta la llegada de la menopausia, momento en que sus niveles se reducen drásticamente.

¿Por qué aumenta el riesgo cardiovascular?

Las enfermedades cardiovasculares suelen asociarse con mayor prevalencia a los hombres y, de hecho, la mortalidad es mal alta entre los varones que entre las mujeres. Sin embargo, está comprobado que, pasados los 50 años, la mortalidad aumenta rápidamente en las mujeres y se desacelera en los hombres, de modo que las tasas de mortalidad tienden a igualarse.

Y es que, como veíamos, los estrógenos protegen a las mujeres del desarrollo del colesterol malo, la tensión alta o el aumento de peso, aunque las hormonas no son las únicas responsables y el estilo de vida y la genética tienen también mucha influencia en el desarrollo o no de estas enfermedades.

De hecho, algunos expertos en el tema afirman que la edad tiene más influencia en estas patologías que el sexo o las hormonas. Así, según un estudio publicado en The Lancet, el aumento de la mortalidad coronaria de las mujeres después de los 50 años se debe sólo al factor edad, lo que implica que, para los autores de este estudio, la llegada de la menopausia no tiene tanta importancia.

No obstante, es imposible discutir el factor protector de los estrógenos sobre el organismo de la mujer. Evidentemente, hay estudios que demuestran la acción beneficiosa de las hormonas femeninas sobre el sistema cardiovascular y sobre los factores de riesgo coronario. Especialmente, se cree que el efecto beneficioso más importante de los estrógenos sobre el sistema cardiovascular consiste en la mejoría de la función endotelial (regular el flujo y la perfusión sistémicos) gracias a que los estrógenos mejoran la respuesta vasodilatadora dependiente del endotelio.

Pero, como decíamos, los investigadores creen que también tienen mucha influencia en las diferencias entre hombres y mujeres otros aspectos como la diabetes, el valor bajo de HDL y el aumento de triglicéridos, tres elementos del denominado síndrome metabólico que afectan mucho más a las mujeres.

Además, en la mujer, la menopausia prematura (aquella que se produce antes de los 45 años) se ha relacionado con la aparición de eventos cardiovasculares precoces. En general, el riesgo cardiovascular pareció ser un 50 por ciento más alto en las mujeres que tenían menos de 45 años al inicio de la menopausia. La menopausia temprana también aumentaba el riesgo de muerte cardiovascular y muerte por todas las causas.

Asimismo, las mujeres no son conscientes del riesgo vascular que presentan desde los 50 años, lo que aumenta el riesgo de padecer problemas graves al no hacerse controles periódicos. Y los síntomas de ataques al corazón o problemas cardiovasculares son más difusos en las mujeres, lo que hace que tarden más en buscar ayuda y el diagnóstico llegue muchas veces tarde.

Y, por otra parte, las mujeres presentan mayores niveles de estrés, carga mental y ansiedad, lo que influye directamente sobre el riesgo cardiovascular. Uno de los efectos de esta situación es el síndrome del corazón roto, también conocido como miocardiopatía por estrés, que es entre siete y nueve veces más probable en mujeres.

¿Se puede evitar?

Cuidarse desde los 40 años es fundamental para evitar el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y que la llegada de la menopausia aumenta problemas como el colesterol alto. Por eso, debes seguir estos consejos:

- No fumar.

- Llevar una dieta sana, evitando las grasas saturadas, los azúcares y los alimentos ultraprocesados.

- Hacer ejercicio físico regular, al menos 45 minutos 4 veces a la semana. Puedes andar, hacer footing, nadar, pilates, yoga, bicileta, etc.

-Controlar las cifras de glucosa, tensión arterial y colesterol. Es importante realizarse controles periódicos para detectar cualquier patología o problema del corazón cuanto antes y evitar así problemas más graves.

Fuente: Asociación Española para el Estudio de la Menopausia: https://aeem.es/para-la-mujer/signos-y-sintomas/ Clínica Mayo: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/menopause/symptoms-causes/syc-20353397 “Riesgo cardiovascular en la menopausia: mito, paradoja o realidad. Importancia de las observaciones clínicas frente a la interpretación de los datos estadísticos”, Lluís Tomás Abadala. Departamento de Cardiología. Hospital de la Santa Creu i Sant Pau. Barcelona, https://www.revespcardiol.org/es-riesgo-cardiovascular-menopausia-mito-paradoja-articulo-X0300893299001274?redirect=true “Menopausia y enfermedad cardiovascular”, S. Casado Pérez, M. García Durán, V. Casado Echarren, A. López-Farré. Laboratorio de Investigación Cardiovascular e Hipertensión, https://www.elsevier.es/es-revista-hipertension-riesgo-vascular-67-articulo-menopausia-enfermedad-cardiovascular-S1889183701711452

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar