×

Dolor de pecho en la menopausia

Dolor de pecho en la menopausia

La menopausia es la desaparición de la ovulación y, por tanto, también de la menstruación y de la capacidad de la reproducción de esta. Es decir, el periodo menstrual de la vida de la mujer en que deja de menstruar. En ella van a producirse diferentes cambios físicos y hormonales, aunque algunos sean mucho más frecuentes que otros. ¿Es normal el dolor de pecho en la menopausia? ¿Por qué se produce? ¿Se puede prevenir? ¿Hay tratamiento? Todas tus dudas resueltas en este artículo.

Índice

¿Por qué se produce el dolor de pecho?

La menopausia es la época de la vida en la que se van a producir muchos cambios tanto físicos como psicológicos, aunque lo cierto es que, dentro de todos los cambios físicos que se van a producir, uno de los más afectados podría ser el pecho y el dolor de este. A pesar de que existen varias causas que podrían producir este tipo de dolor, son mayormente los cambios en los niveles hormonales durante la menstruación o los cambios que se van a producir durante la menopausia los que más van a producir este dolor de mamas.

El dolor de pecho en general suele ser una queja bastante frecuente en las mujeres pues suele comprender tanto sensibilidad en las mamas como dolor agudo y ardor o rigidez en el tejido mamario. Podría oscilar entre leve y grave y se puede clasificar también en un dolor cíclico o no cíclico. Es el dolor de mamas no cíclico el que más probablemente vaya a afectar a las mujeres en la menopausia. Los cíclicos, por ejemplo, son los que suelen afectar en mayor proporción a mujeres que tienen entre 20 y 30 años antes de la fase de la menstruación y a todas aquellas de 40 que estén en la transición hacia la menopausia, pero no a las propiamente menopáusicas. No obstante, lo que sí hay que tener en cuenta es que una mujer debe acudir al médico siempre que:

- el dolor mamario siga por más de dos semanas

- ocurra en un área específica de la mama

- empeore con el tiempo cada vez más

- interfiera en las actividades diarias

Según muchos expertos, además, los cambios en la mama se van a deber principalmente a la pérdida del ritmo cíclico de las reglas. Estas lo que hacen es responder a las normas de las hormonas ováricas aumentando y disminuyendo de volumen a destiempo. Además, aseguran también que, aunque las mujeres se quejen de dolor de mama, son en realidad los ovarios los verdaderos culpables. El dolor de mama es un dolor pasajero y hay cremas especiales tanto para deshincharlas como para evitar que duelan.

No obstante, lo que sí deben tener en cuenta las mujeres es que el dolor de mamas en general no va a estar asociado a ninguna enfermedad como tal, aunque sí se recomienda visitar al médico o al ginecólogo al menos de modo preventivo. Será aquí donde se examine a la paciente y, con lo evaluado, se solicitará una mamografía si la mujer fuera mayor de cuarenta años para descartar algún tipo de enfermedad grave.

Prevención y tratamiento

Lo cierto es que tanto las vitaminas como los suplementos dietéticos pueden ayudar a combatir el dolor de mamas en general. Hay, de hecho, algunos como el aceite de onagra que podrían ayudar a evitar un dolor como este en las mamas. El aceite de onagra suele ser bastante recomendable porque ayuda a cambiar el equilibrio de los ácidos grasos en las células ayudando por tanto a reducir el dolor en las mamas.

Pero ¿duele el pecho realmente o es el músculo?

Esta es una confusión bastante frecuente, especialmente en todas aquellas mujeres que practican deporte con mucha frecuencia, y es que al hacer determinados tipos de ejercicios en el gimnasio o bien en casa puede doler el músculo, pero no la mama. Entonces, las mujeres acuden al médico con dolor de mamas cuando en realidad es dolor de músculo ocasionado sobre todo por deportes como el tenis, el hockey o el vóley y también por determinados ejercicios en el gimnasio que implican un movimiento forzado de los brazos y que trabajan el pectoral en el que ambas mamas se apoyan, que se trata además del músculo que más se va a utilizar para todos los movimientos del tronco superior y los brazos.

Por ello, cuando la mujer llegue a la consulta con una duda de este tipo probablemente lo primero que haga el médico sea preguntarle si hace algún tipo de deporte o si ha hecho últimamente algún sobreesfuerzo en el gimnasio, y le palpará el músculo de manera que pueda así identificar si realmente el dolor procede o no del músculo. Aunque lo que sí hay que tener en cuenta es que los senos son glándulas compuestas de suaves tejidos ubicados antes del músculo. Cuando una hace ejercicio de pectoral el busto sube y baja sobre la pared del tórax. Esto va a provocar, por tanto, un trauma en los tejidos blandos.

¿Qué hacer para combatir la masa muscular?

Para combatir la masa muscular del pecho los expertos lo que sí recomiendan es hacer ejercicios exclusivos para este, pero con una tabla específica y en la que se puedan trabajar los pectorales, pero siempre con moderación. Además, hay que tener en cuenta que, aunque no tengan el porqué de comprarse nuevos sujetadores en esta fase de la vida como es la menopausia, sí habrá que utilizar uno que se adapte a la parte externa de las mamas con tirantes anchos para no castigar los hombros y unas copas adecuadas al peso de estas y también a la actitud postural. Así que si ya se cuentas con un sujetador de este tipo y lo llevas a diario, recuerda que no hace falta en absoluto comprar uno específico para esta etapa.

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar