×

¿Cuánto duran los sofocos de la menopausia?

¿Cuánto duran los sofocos de la menopausia?

Los sofocos son uno de los síntomas más molestos del climaterio, la etapa que comprende los años previos y posteriores a la menopausia. Para algunas mujeres, este síntoma durará solo uno o dos años, mientras que otras pueden sufrirlos hasta 10 años.

Índice

¿Qué son los sofocos?

Los sofocos se caracterizan por causar un calor súbito, intenso y muy molesto que provoca enrojecimiento de la piel, sensación de ahogo, sudor excesivo seguido de escalofríos por las variaciones de temperatura, palpitaciones… Esta sensación puede durar entre 30 segundos y 5 minutos y pueden darse durante todo el día e incluso de noche (por la noche se conocen como sudores nocturnos).

Estos sofocos están causados por el descenso de los niveles de las hormonas sexuales femeninas, estrógenos y progesterona, que se produce en el organismo de la mujer desde que entra en la etapa del climaterio. Esta etapa, que comprende la premenopausia, la menopausia y la postmenopausia, marca el final de la vida fértil de la mujer a causa del final del funcionamiento de los ovarios.

En torno al 80% de las mujeres que atraviesan el climaterio los sufren, aunque no todas lo hacen con la misma intensidad y frecuencia. Así, algunas pueden experimentarlos un par de veces al día, mientras que otras pueden tenerlos hasta una vez cada hora.

El calor afecta sobre todo a la parte superior del cuerpo, torso, cuello y cara, y puede afectar enormemente a la vida de la mujer si los sufre con mucha frecuencia e intensidad, ya que pueden aparecer en cualquier momento de la vida, incluso en situaciones inoportunas como una importante reunión de trabajo o personal. De hecho, son más frecuentes en situaciones de estrés.

¿Cuánto duran los sofocos?

Lo normal es que los sofocos duren entre uno y tres años, aunque algunas mujeres pueden experimentarlos hasta 10 años. En algunos casos, hasta se cronifican, sin llegar a desaparecer nunca del todo, aunque no se siguen produciendo con la misma intensidad y frecuencia.

No obstante, también hay mujeres que apenas si notan los sofocos y estos pasan casi desapercibidos al llegar a la menopausia.

Y ¿de qué depende la duración de los mismos? Depende de diversas variables como factores hereditarios, la raza, el Índice de Masa Corporal, la alimentación, el ejercicio físico, los remedios médicos o naturales que tomes, el estrés de tu vida diaria, etc.

¿Cómo tratar los sofocos?

La buena noticia es que es posible controlar y aliviar los sofocos en aquellas mujeres que los sienten con mucha frecuencia e intensidad, por lo que no tienen por qué afectar a tu vida.

Para empezar, se puede recurrir a tratamientos farmacológico. Lo más habitual es la terapia hormonal sustitutiva, que consiste en administrar a la mujer dosis controladas de estrógenos para evitar que la disminución de esta hormona provoque estas molestias. Esta terapia no es indicada para todas las mujeres ya que, en algunos, puede aumentar el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer, por lo que debes consultar siempre con tu médico antes de tomarla.

Además, existen una serie de consejos que puedes seguir, como llevar varias capas de ropa para quitarse o ponerse según se tenga calor o frío y siempre de fibras naturales, evitar el sobrepeso, no fumar ni beber alcohol, darse un baño de agua tibia de 15 minutos, hacer ejercicio de manera regular, recurrir a la relajación y la respiración profunda o tomar ciertas plantas.

Y es que hay muchas plantas que pueden ayudar a controlar y evitar los sofocos, ya que contienen flavonoides que actúan como fitoestrógenos. Por ejemplo, el lúpulo, la salvia, Dong Quai, el trébol rojo o la maca.

Otros remedios naturales recomendados son las infusiones de semillas de alfalfa o de flores de tilo; tomar una cucharada de miel en agua caliente antes de acostarse; pasarte un cubito de hielo o un paño de agua muy fría por el cuello, la nuca y la cara; darte masajes circulares por el abdomen con aceite esencial de salvia o aceite esencial de manzanilla romana; mantener la casa bien ventilada y aireada; beber mucha agua o líquidos con hielo a pequeños sorbos para aliviar los sofocos; etc.

La alimentación también es fundamental para evitar y controlar los sofocos. En términos generales, se recomienda seguir una dieta sana y equilibrada, evitando las rasas saturadas y el aumento de peso. Debes optar sobre todo por alimentos frescos y sin procesar como verduras, frutas, legumbres, pescados, cereales… Y añadir a tus platos algunos alimentos que contienen nutrientes que realizan en el organismo una función parecida a la de las hormonas femeninas, como la soja, las semillas de lino, el tempeh, los guisantes, la alfalfa, las nueces, los plátanos, el regaliz seco, etc.

Fuente: Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM) Clínica Mayo: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/hot-flashes/diagnosis-treatment/drc-20352795

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar