Edad media de la menopausia

Edad media de la menopausia

La menopausia es el momento en el que los ovarios de la mujer dejan de funcionar debido al descenso de las hormonas femeninas, lo que provoca el fin de la ovulación para siempre y, por lo tanto, de los ciclos menstruales. La edad media de la llegada de este momento son los 51,4 años.

Índice

¿Qué es la menopausia?

En torno a los 11-12 años, los cambios hormonales que se producen en las niñas al llegar a la pubertad hacen que sus ovarios empiecen a liberar óvulos cada 28 días aproximadamente en lo que se conoce como la regla o el ciclo menstrual. Mientras no haya un embarazo ni ningún problema de salud, este ciclo se producirá cada x tiempo hasta que la niña se haga mayor y llegue a la perimenopausia, es decir, la etapa previa a la menopausia.

La perimenopausia es una fase que dura entre 2 y 8 años en la que la mujer comienza a ver cómo sus niveles hormonales, principalmente de estrógenos y progesterona, se van reduciendo, lo que hace que comiencen a aparecer una serie de síntomas: irregularidad en los ciclos, sofocos, cambios de humor, ansiedad, dolor de cabeza, problemas para dormir, aumento de peso, sequedad vaginal, descenso de la libido, etc.

Asimismo, el déficit hormonal mantenido provoca un cambio metabólico y endocrinológico que causa un aumento de peso y de acumulación de grasas que también puede causar aumento de colesterol malo y retención hídrica, lo que hace que el cuerpo de la mujer cambie y sea difícil perder peso.

Por otra parte, la sequedad vaginal conlleva una escasa flora vaginal y aumentan las posibilidades de sufrir infecciones de orina, así como incontinencia urinaria.

Después, en la postmenopausia, hacia la senectud (65 años o más), pueden aparecer problemas de salud más graves como infartos o tromboembolismos. Sin olvidar la osteoporosis o pérdida de masa ósea, habitual en todas las mujeres tras la menopausia.

Estas hormonas van descendiendo poco a poco hasta que, tras 12 meses consecutivos sin la regla, se considera que la mujer ha llegado a la menopausia y que, por tanto, su vida fértil ha acabado. Sin embargo, no ocurre lo mismo con los síntomas molestos, ya que estos continúan durante un par de años más.

Por lo tanto, la menopausia es una etapa por la que todas las mujeres deben pasar, aunque no todas lo hagan a la misma edad. Así, la edad media según los expertos son los 51,4 años, pero el rango considerado normal se encuentra entre los 45 y los 55 años. Además, hay mujeres que sufren lo que se llama menopausia precoz, es decir, aquella que viene antes de lo habitual, en torno a los 40 años.

¿De qué depende la edad de la menopausia?

La edad de la llegada de la menopausia depende de muchas condiciones:

- La genética, es decir, los antecedentes familiares. La edad en la que nuestra madre llegó a la menopausia puede condicionar la edad en la que nosotras entremos en ella.

- La salud general. Hay estudios que demuestran que ciertas enfermedades o problemas de salud pueden adelantar la menopausia.

- El estilo de vida. Fumar, beber mucho alcohol o seguir una dieta rica en ciertos nutrientes puede adelantar la menopausia hasta en dos años. También seguir una dieta pobre en vitamina D puede adelantar la llegada de la menopausia.

- Tener una vida estresante o padecer el Síndrome de Fatiga Crónica también puede hacer que la menopausia se adelante.

- Haber sufrido una histerectomía completa o la extirpación quirúrgica de ambos ovarios, denominada ooforectomía bilateral.

- Haber sufrido tratamientos para el cáncer como la quimioterapia o la radioterapia, especialmente si se han seguido a una edad muy joven.

- Padecer VIH o SIDA, especialmente si la infección no está bien controlada con medicamentos.

Por lo tanto, la menopausia le llega a todas las mujeres, aunque no a todas a la misma edad, por lo que hay que estar atentas a los síntomas antes descritos para acudir al médico si se confirma que se ha entrado en la perimenopausia para iniciar el tratamiento correspondiente.

Respecto a esto, hay que tener en cuenta que la menopausia no es una enfermedad que se deba tratar, sino una etapa más en la vida de la mujer. Sin embargo, los datos nos dicen que hasta un 80 % de las mujeres sufren síntomas molestos en estos años, tanto que, en algunos casos, puede condicionar su vida. Por eso, en aquellos casos en los que los síntomas de la menopausia no nos dejen trabajar, dormir o llevar una vida plena, será necesario consultar al ginecólogo.

Según los síntomas presentados y la intensidad de los mismos se elegirá un tratamiento u otro, aunque lo habitual es recurrir a la terapia hormonal sustitutiva, hormonas artificiales, durante unos años, controlando siempre la dosis de las mismas y la duración del tratamiento ya que, en algunos casos, puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer. No obstante, no hay que preocuparse ya que, a dosis bajas y limitando el tiempo, es un tratamiento seguro y eficaz.

Si los síntomas no son muy intensos, se puede seguir una serie de consejos como hacer ejercicio regular, llevar una dieta sana, no fumar o usar plantas o alimentos que contienen fitoestrógenos u hormonas naturales, como la soja, para reducir estos síntomas.

Lo más importante es entender que es una etapa más y saber hacerle frente para que no condicione nuestra vida y podamos seguir disfrutando de ella en plenitud.

Fuente: Pajares, Francisco; Moraleda, Laura (2007), Cómo prevenir y tratar las secuelas de la menopausia. Ed. JAGUAR.

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

×