¿Cómo levantar el ánimo en la menopausia?

¿Cómo levantar el ánimo en la menopausia?

¿Te notas algo deprimida? ¿Irritada o con cambios de ánimo continuos? Quizás sea momento de hacer algunos cambios en tu día a día.

Índice

Alimentos que pueden levantar el ánimo en la menopausia

La menopausia es una etapa que suele ocurrir entre los 45 y los 55 años en la que los ovarios dejan de producir estrógeno y disminuye la producción de otras hormonas reproductivas como la progesterona. Y sin estas hormonas, por tanto, se deja de tener el periodo menstrual y ya no puede producirse un embarazo. Sin duda, una época de cambios tanto corporales como hormonales que, en la mayoría de las ocasiones, altera el estado de ánimo, fomenta la irritabilidad y la excesiva susceptibilidad que pueden llevar incluso a otros estados más graves como la ansiedad o la depresión.

No hace falta decir tampoco que, normalmente, cuando una está bajita de ánimo el apetito es algo que suele disminuir. Por ello, es necesario hacer un pequeño esfuerzo e ingerir los nutrientes necesarios para que el sistema nervioso funcione correctamente y, para eso, necesitas incluir en tu dieta lo siguiente:

- La avena, en forma de copos o muesli, harina o como agua de avena. Muy recomendable, además, por su alto contenido en vitamina B1 (indicada a su vez en situaciones de agotamiento, nerviosismo, fatiga o depresión).

- Otros alimentos ricos en vitamina B como son los frutos secos, los cereales, las legumbres, el aguacate o aquellos que contienen carne, pescado, huevos y productos lácteos.

No obstante, muchas veces no es solo la alimentación pues, al fin y al cabo, muchos de estos cambios de estados de ánimo son realmente lo natural. Recuerda que los procesos químicos en tu organismo provocan inestabilidad emocional y que, además, pueden tener muchas veces algunas consecuencias en la percepción que una mujer tiene sobre sí misma y sobre su autoestima. Muchas veces también la incomprensión del entorno puede empeorar esto ya que se trata de un factor determinante para que te sientas sola en muchos momentos y empieces a notar esa tristeza e incluso soledad.

Cambios en el estado de ánimo

Algunas mujeres experimentan cambios repentinos en el estado de ánimo cuando atraviesan la menopausia. Puede que se sientan bien en un momento y deprimidas enseguida, o bien que se enfaden por cualquier tontería. Y, aunque no se sabe ciertamente si todo esto se produce por los cambios hormonales de la menopausia o por los síntomas molestos que trae consigo, lo que está claro es que las partes del cerebro tienen receptores de estrógeno, una especie de áreas clave que atrapan, por decirlo de alguna manera, a la hormona, para que esta cumpla adecuadamente con su función.

Por tanto, es esa posible disminución de estrógeno lo que, sin duda, podría afectar al estado de ánimo y a esos cambios de humor tan repentinos últimamente.

¿Serán las hormonas?

La tristeza, el decaimiento, la irritabilidad o incluso el estrés, la ansiedad o el nerviosismo repentino son cambios de ánimo que se producen debido a la relación entre las hormonas femeninas, es decir, los estrógenos, con la síntesis de la serotonina, la oxitocina y la dopamina, que son los neurotransmisores implicados en la gestión de las emociones y que están relacionados con numerosos trastornos psicológicos y psiquiátricos.

Algunos expertos coinciden y aseguran que, aunque no todas las mujeres experimentan lo mismo, alrededor del 70% se ve afectada en mayor o menor medida por los efectos secundarios de la menopausia. Además, la duración de los síntomas también es variable, aunque los expertos en psicología apunta que suelen extenderse de seis meses a dos años, y que además no coinciden en función de las etapas en las que la mujer se encuentre:

- Perimenopausia. Periodo previo a la retirada de la menstruación en el que empieza a disminuir la producción de estrógenos. Aquí los síntomas “más comunes” son los sofocos y la sequedad en la piel en general o en la vagina.

- Menopausia. Se incrementa el riesgo de desarrollar problemas de tipo cardiovascular, endocrinos y alteraciones en el aparato locomotor con un incremento claro del riesgo de osteoporosis.

Y, en lo que muchos expertos también coinciden es en que, si la mujer pregunta, comprende más y entiende mejor. Es decir, que la mujer consulte todas sus dudas y exprese sus miedos y emociones desde los primeros síntomas junto a un seguimiento de la menopausia con su ginecólogo ayuda enormemente a que esta pueda asimilar y mitigar todas esas alteraciones. Además, así también se podrá detectar y tratar de manera precoz, en el caso de que existiera cualquier alteración anómala.

También es importante considerar la menopausia como una etapa más de la vida controlable y natural. Además, hay que tener en cuenta siempre que, como en cualquier otra gran transición de la vida, es normal y posible tener sentimientos encontrados de pena o de extrema tristeza. Sentir pena, de hecho, es una respuesta natural y esperable y a raíz de la menopausia también lo es, ¿por qué no iba a serlo? Las mujeres que atraviesan una menopausia natural sienten pena en muchas ocasiones por la pérdida de su juventud, los síntomas incómodos y disruptivos, la incertidumbre que trae el envejecimiento y otras transiciones que ocurren en esos momentos también.

No es lo mismo la pena que la depresión

Efectivamente, pena y depresión no son lo mismo. De hecho, aunque ambas causen tristeza, pérdida de interés e incluso también problemas de sueño y de alimentación es importante saber diferenciarlos. Sentir pena es un proceso, sin embargo, la depresión clínica suele durar más y causar sentimientos más intensos con un impacto más grave en el día a día y hay que tratarla. La pena simplemente conlleva a sentimientos que se acaban atravesando y que, con el tiempo, finalizan y la mujer comienza a sentirse mucho mejor.

Y RECUERDA:

- Eres lo que comes

- Si mueves tu cuerpo te sientes bien

- Si inviertes tu tiempo en un hobby estarás más feliz

- Y si recurres a la fitoterapia podrás sentirte mucho más aliviada

Algunos otros consejos para levantar el ánimo en la menopausia

1- Practicar deporte moderado. Es decir, 3 veces a la semana mínimo y durante al menos media hora. Además, no hay que preocuparse demasiado pues bastará con caminar ligero, montar en bici o simplemente nadar.

2- Buscar algún hobby. Sí, eso que siempre has querido hacer y no has podido. Ya sabes… ¡ahora sí! Cursos, talleres, lo que tú quieras, pero que te permita disfrutarlo cuando lo hagas.

3- ¿Gente positiva? Con ella sí. Rodéate de gente positiva. Recuerda que estar en contacto con personas que ven siempre la vida con una actitud súper positiva es un gran apoyo para ti en esta etapa de la vida que además no todas las mujeres sobrellevan igual.

4- ¿Te sientes fea? ¿Algo mayor? No son más que tonterías, pero puede pasar que tú lo veas así. Para evitarlo siempre puedes optar por dedicarte tiempo a ti misma, ir a la peluquería, cuidar y mimar tu piel. Pequeños pasos que harán sentirte un poquito más segura.

5- Y una ayudita extra. ¿Has oído hablar de las isoflavonas de soja? Estas disminuyen de manera significativa los sofocos y también los trastornos asociados a este periodo como bien son la retención de líquidos, la sequedad o la irritación vaginal.

Fuente: Pajares, Francisco; Moraleda, Laura (2007), Cómo prevenir y tratar las secuelas de la menopausia. Ed. JAGUAR.Alonso Álvaro, Angel; Fuertes Rocañín, José C; de la Gándara Martín, Jesús J.; Martínez Guisasola, Javier; Pérez Hidalgo, Carmen; Tamayo Santamaría, Maite (1997), Menopausia y Trastornos Psicosomáticos, Madrid, Cauce Editorial.

Redacción: Ana Ruiz

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

×