Sin miedo a la menopausia

Sin miedo a la menopausia

Son muchas las mujeres que, cuando empiezan a notar irregularidades en la menstruación, sofocos u otros síntomas que alertan de la próxima llegada de la menopausia sienten miedo ante los cambios que se avecinan. No obstante, la menopausia no es una etapa tan mala como se cree, sobre todo si te informas y te cuidas. ¿Quién dijo miedo?

Índice

¿Qué es realmente la menopausia?

La menopausia no es una enfermedad, es un momento en el tiempo que marca el final definitivo de la vida fértil de una mujer. Este momento llega cuando, tras 12 meses consecutivos sin la regla, los ovarios dejan de funcionar y de liberar un óvulo cada ciclo, por lo que la mujer ya no puede quedarse embarazada.

Este proceso viene precedido de unos años de cambios conocidos como perimenopausia en los que la reducción gradual de las principales hormonas sexuales femeninas, estrógenos y progesterona, van causando una serie de síntomas como la irregularidad de los ciclos menstruales, los sofocos, la falta de libido, la sequedad vaginal, la irritabilidad…

Y estos síntomas realmente pueden aparecer, pero no todas las mujeres los experimentan con la misma intensidad, duración o frecuencia, por lo que no hay una sola menopausia, hay tantas como mujeres.

Por eso, no debes temer a la menopausia pensando que tu vida se acaba al llegar esta o que pasarás unos años horribles marcados por los sofocos, los dolores de cabeza, los problemas para dormir o la ansiedad, ya que no todas las mujeres lo viven igual e, incluso para las que más sufren estos cambios, la menopausia puede ser mucho más benévola si sabes cómo cuidarte.

Frente al miedo, información y formación.

Principales miedos de la menopausia

1- Menopausia = vejez

La menopausia no implica que te hagas vieja, no es la menopausia la que marca el envejecimiento de una persona, sino su edad cronológica y biológica, es decir, los años que tiene y su estado de salud. Así, hay mujeres de 50 años con una salud y un aspecto físico mejor que muchas de 35. Cumplir años es bueno, implica que sigues disfrutando de la vida, pero hay que saber cuidarse para llegar a los 50 estupenda.

2- Se acabó mi vida sexual

Otro mito que hay que desterrar: la menopausia no es el final de la vida sexual. Es cierto que la reducción de los estrógenos y otros cambios de esta etapa pueden afectar a tu vida sexual, pero para todos los problemas hay una solución. Si notas sequedad vaginal y dolor en las penetraciones, usa un lubricante natural. Si tu libido se ve afectada, hay muchos suplementos que pueden ayudarte a elevarla. Y la complicidad y la comunicación con tu pareja harán el resto. De hecho, muchas mujeres afirman disfrutar más del sexo tras la menopausia por la libertad que confiere en muchos aspectos y tener incluso sus mejores orgasmos.

3- Sofocos, osteoporosis… ¿y qué más?

Para muchas mujeres, su mayor miedo acerca de esta etapa están relacionado con los síntomas y problemas de salud asociados al climaterio: sofocos, sudores nocturnos, problemas para dormir, dolores de cabeza, osteoporosis, aumento de peso, ansiedad…

Y, no te vamos a engañar, es cierto que estos síntomas y problemas pueden aparecer, pero también es cierto que se pueden minimizar o evitar siguiendo una vida saludable, cuidándose y recurriendo a los diferentes tratamientos que nos ofrece la medicina: terapia hormonal, fármacos, suplementos…

Así que lo que debes hacer es quitarte el miedo y la vergüenza de preguntar y acudir a tu médico de ginecología para que te informe sobre los tratamientos más adecuados para ti.

4- ¿Y si los demás se enteran?

Por último, para otras muchas mujeres el mayor miedo es que los demás sepan que estamos entrando en la menopausia. Son muchas las mujeres que todavía ven la menopausia como un tema tabú del que no se debe hablar y que hay que ocultar a los demás para que no sepan que nos “hemos hecho viejas”. Pero esto no debería ser así. La menopausia es una etapa más en la vida que no depende de nosotras y que nos llega a todas antes o después, por lo que no debe ser tema de vergüenza. Se debe poder hablar abiertamente de ella y entender que no implica el final de tu vida sexual o laboral, por lo que los demás no deben verte de otra forma ahora que has entrado en la menopausia. ¡Fuera tabús!

¿Cómo afrontar esta nueva etapa?

Para afrontar esta nueva etapa sin miedo y llevarla de la mejor manera posible se recomienda seguir estos consejos:

1. Informarse a conciencia. Busca libros sobre el tema, webs especializadas, consulta a tu profesional de medicina o matrona o haz un curso sobre menopausia. Lo importante es que sepas exactamente en qué consiste la menopausia, sus síntomas, los problemas de salud que pueden surgir y cómo evitarlos. Al final, el miedo surge ante lo desconocido, así que el conocimiento te dará poder y eliminará tus miedos.

2. Hablar sobre el tema. No te escondas ni lo ocultes, habla de tus miedos, dudas y preguntas con tus amigas, mujeres que estén pasando por lo mismo, etc.

3. No te anticipes. No des por hecho que lo vas a pasar fatal o que vas a tener muchos síntomas. Algunas mujeres pasan por la menopausia de puntillas, puede que seas una de ellas. Así que no te adelantes a los acontecimientos.

4. Cuídate. Es momento de cuidarte y dedicarte tiempo a ti. Controla tu dieta, tu peso, haz ejercicio con regularidad, busca tiempo para tus aficiones, descansa y duerme, no dejes de lado a tu pareja, etc. Cuídate por dentro y por fuera.

5. No descuides tu vida sexual. El sexo es el mejor antiestresante, así que no dudes en sacar tiempo para disfrutar del sexo, ya sea sola o en pareja. Te sentirás mejor, más activa y con más energía.

6. Mira el lado bueno de las cosas. La menopausia también trae consigo cosas buenas, como no volver a preocuparse de los tampones, las compresas o los métodos anticocneptivos. Quítale hierro al asunto, tómatelo como una etapa más en tu vida y disfruta de lo nuevo que te trae. Y, para todos los problemas que tengas, recuerda que se puede busca una solución.

Fuente: Boneva, R.S., Lin, J.M., Unger, E.R. (2015). Menopausia precoz y otros indicadores de riesgo ginecológicos para el síndrome de fatiga crónica en mujeres. Menopause; 22:#826-834. Sood, R., Faubion, S.S., Kuhle, C.L., Thielen, J.M., Shuster, L.T. (2014). Prescripción de terapia hormonal de la menopausia: un enfoque basado en pruebas. International Journal of Women's Health; 6: 47-57.

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

×