Cómo pasar la menopausia

Cómo pasar la menopausia

La menopausia es un proceso natural que sucede en la vida de las mujeres cuando sus periodos menstruales desaparecen de forma definitiva. Esta puede aparecer entre los 45 y los 55 años, pero no todas tienen por qué presentar los mismos síntomas ni con la misma intensidad y al mismo tiempo. Tampoco la percepción y el conocimiento de las consecuencias de la menopausia es el mismo para todas, pero ¿cómo pasar esta fase de la mejor forma posible?

Índice

Síntomas de la menopausia

El 85% de las mujeres llega a la menopausia de forma completamente natural. Sin embargo, el 15% restante lo hace quirúrgicamente como consecuencia de enfermedades ginecológicas. Como ya veíamos, en ningún caso la menopausia es igual. De hecho, ni se padecen los mismos síntomas ni su intensidad y duración son iguales, pero ¿cuáles suelen ser los síntomas más comunes en la menopausia? ¿Cómo pueden sobrellevarse de la mejor forma posible?

El más escuchado al menos son los sofocos y es que es cierto que este suele ser el síntoma más frecuente (80%) durante los tres primeros años después de la menopausia, aunque su incidencia y frecuencia se reduce con la edad: un 43% al cabo de diez años, y un 25% tras los veinte años.

En segundo lugar, las alteraciones del sueño (67%), aunque con una severidad muy variable y que además van disminuyendo conforme va aumentando la edad. En caso de que se produzca la menopausia precoz las alteraciones severas prácticamente no se producen.

En tercer lugar, la irritabilidad. En este caso los cambios de humor son otro síntoma muy frecuente (63%), pero de los primeros años de menopausia. La irritabilidad se da mayormente en aquellas mujeres que son más jóvenes.

En cuarto lugar, la sequedad vaginal, que la suelen padecer un 54% y en muchos casos afecta de forma negativa a su vida sexual a pesar de la infinidad de productos disponibles que existen en el mercado.

En quinto lugar, los dolores articulares que son mucho más frecuentes cuando la mujer es algo mayor, en torno a los 55 años aproximadamente.

En sexto lugar, los periodos menstruales irregulares ya que por la ovulación todo ello se vuelve más impredecible. De hecho, en muchos casos el tiempo que transcurre entre un periodo u otro podría ser más o menos largo.

Y ya en séptimo y último lugar, los cambios de humor. En esta etapa de la vida suele ser bastante común experimentar cambios en el estado de ánimo e incluso un mayor riesgo de depresión.

Consejos para afrontarla de la mejor forma posible

La menopausia en realidad es un proceso natural que debe afrontarse como tal, ni más ni menos. No obstante, hay que saber que existen algunas recomendaciones que puede ayudar a reducir las molestias asociadas a esta nueva etapa de la vida y a prevenir incluso algunos de los problemas de salud que pueden estar relacionados. ¿Qué se puede hacer?

- mantener una actividad física regular como correr o caminar. Esto, además de ayudar a regular y reforzar tanto huesos como músculos, también ayuda a reducir el riesgo de sufrir determinados problemas vasculares.

- evitar platos demasiado calientes o especiados como las bebidas muy calientes, el alcohol y el café.

- dormir lo suficiente e intentar mantener el estrés totalmente a raya.

- utilizar lubricantes o hidratantes para proporcionar suficiente alivio a las molestias ligeras derivadas de la sequedad vaginal.

- tener una alimentación rica en calcio para prevenir y retrasar la osteoporosis en la medida de lo posible y hacer un consumo elevado de lácteos, de hortalizas de hoja verde como son las coles de Bruselas, las espinacas o las acelgas, comer más brécol, sardinas en conserva y frutos secos.

- llevar a cabo diariamente actividades al aire libre para asegurar una adecuada síntesis de vitamina D.

- consumir productos que aporten al organismo suficiente cantidad de vitamina D como los lácteos, los pescados azules o el hígado.

- aumentar el contenido proteico de la alimentación y sobre todo dotar de una mayor cantidad de calcio a la dieta simplemente para que el recambio de calcio en el hueso se haga de la forma más activa posible. Normalmente, 1.200 mg al día.

- Y, en cuanto a la vitamina D (cuyo principal proveedor es el sol), intentar llegar a los diez o quince minutos de radiación solar diaria, suficiente para alcanzar los niveles recomendados. Si esto no se consigue, complementar con alimentos que contengan vitamina D.

La alimentación, lo más importante

Hay que recordar que otro cambio relacionado con la menopausia es la tendencia al aumento de peso que se debe en parte al déficit hormonal, pero también a determinados factores como son la edad y la reducción de la práctica de ejercicio físico. No suele ser algo excesivo, pero sí se suelen ganar 2 kg aproximadamente de media. Es por ello por lo que resulta fundamental que sepas que tu alimentación es un punto vital para que te encuentres mejor durante la menopausia. Es normal que, en algunas ocasiones (en más de las que te gustaría, claro), te dé por picotear y te venga algún que otro antojo. Por eso lo mejor es que escojas frutas en lugar de pasteles, galletas o fiambres. En cuanto al azúcar, opta mejor por edulcorantes como la estevia, un edulcorante de origen vegetal que endulza sin alterar el sabor.

Y en cuanto a los alimentos procesados… olvídate. Ese jamón que te venden en el súper del barrio como saludable 100% no lo es, pero tampoco lo es el pan de molde, las galletas o el chorizo. De hecho, todos estos y otros muchos más contienen unos ingredientes muy perjudiciales. Lo mejor es que comiences a leer las etiquetas y a priorizar siempre todos aquellos alimentos y bebidas en general que menos ingredientes contengan y que más saludables sean. Se deben escoger todos aquellos sin conservantes, colorantes o saborizantes.

Las comidas picantes tampoco son la opción ideal. Ni la comida mexicana ni la tailandesa… tu cuerpo lo notará, la temperatura media de tu cuerpo incrementará y aparecerán más sofocos y mayor sudoración. El alcohol tampoco es nada bueno, así que mejor si evitas las cervezas a media tarde con los compañeros de trabajo o la copita de vino que tanto te gusta para acompañar a tu cena. Además, el alcohol no te ayuda a perder peso sino más bien a ganarlo y de forma muy rápida. Su consumo incrementará también la sensación de cansancio y pesadez, deshidrata tu organismo y acelera el envejecimiento. Y sí, está claro que es perjudicial a cualquier edad, pero en la menopausia es fundamental moderar o eliminar su consumo.

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

×