Efectos de la menopausia en la sexualidad

Efectos de la menopausia en la sexualidad

Cualquier etapa de la vida en la mujer es complicada y representa algún que otro desafío, pero es cierto que la pérdida de la posibilidad de tener hijos que sucede solo en la menopausia tiene una serie de implicaciones biológicas, físicas y psicológicas.
 

Índice

En concreto, la menopausia va a generar en el organismo de la mujer una serie de cambios hormonales que sin duda van a afectar a su vida sexual. Además, el descenso en la producción de estrógenos puede generar en muchos casos una falta de deseo sexual, una menor lubricación, una menor intensidad en la excitación y el orgasmo e incluso dolor durante el coito.

Los efectos psicológicos son, por ejemplo, la ansiedad, la depresión, la irritabilidad, la inseguridad, el miedo, la desconfianza, los cambios en la memoria, etc., sin embargo, a nivel físico, muchos de los síntomas son más molestos, como los sofocos, los cambios hormonales o el aumento de peso. Estos últimos, los físicos, son los que hacen que la mujer a nivel psicológico esté mucho más afectada. De hecho, y tal y como aseguran algunos expertos, “un alto porcentaje de mujeres climatéricas presentan una sexualidad no satisfactoria siendo las causas tanto de origen biológico como psicosocial”.

Sequedad vaginal en la menopausia

La sequedad vaginal es lo que hace que las relaciones de pareja se puedan deteriorar y causar muchos más problemas en la vida de la mujer. Y es que una vez llegada la menopausia se va a necesitar más tiempo, al menos en la mayoría de los casos, para llegar a la fase de excitación y que la vagina empiece a lubricar. Por norma general, de entre los síntomas sexuales más comunes se encuentra la dispareunia (dolor al mantener relaciones sexuales) como consecuencia de la reducción o desaparición del flujo lubricante. Cuando esto pasa, el tratamiento más recomendable siempre suele ser la terapia hormonal sustitutiva, los lubricantes o la ayuda de un sexólogo.

Además, se debe tener claro también que, como sucede con todos los cambios, y más en este periodo de la vida, el de la menopausia, las mujeres necesitan un tiempo tanto de adaptación como de comprensión por parte de ellas mismas sobre todo, pero también por parte de la pareja y de la familia. Es necesario, además, ser consciente de que se puede y se debe disfrutar de la sexualidad a cualquier edad y que la menopausia libera a la mujer del peso emocional de un posible embarazo. Y por ello es tiempo también de descubrir con la pareja nuevas formas de disfrutar de esta vida sexual “nueva” o redescubrirla, aunque en ocasiones sea complicado. 

¿Afecta la menopausia a la sexualidad?

Pues bien, en cierta medida sí, pero el problema está en que todavía existen muchas creencias sobre la sexualidad en la menopausia que debemos desterrar. De hecho, son muchas las mujeres que se vuelven más activas sexualmente en la menopausia porque ya no tienen que preocuparse por quedarse embarazadas, aunque a veces no deberían estarlo tanto ya que en la fase de transición hacia la menopausia las mujeres sí pueden quedarse embarazadas.

Sin embargo, lo que sí está claro es que los cambios hormonales y físicos (algunos) pueden contribuir a la experiencia sexual de una mujer. Además, esa caída en los niveles de estrógeno que se produce puede causar adelgazamiento del tejido vaginal y una reducción de la elasticidad y lubricación vaginal. Es el pH de la vagina lo que baja y lo que propicia también, por tanto, enfermedades como las infecciones o la irritación. Además, las mujeres pueden desarrollar unas condiciones médicas que pueden afectar también a su respuesta sexual como son, por ejemplo, la diabetes, la presión arterial, los antihistamínicos, etc. Aunque todo ello no quiere decir que todo lo que se dice en relación con sexualidad y menopausia sea cierto.

Existen algunos mitos al respecto que debemos conocer. Porque sí, está claro que la respuesta sexual femenina es bastante compleja y que, además, el elemento más importante que influye en ella es el cerebro femenino, pero el sexo no termina en la menopausia, no tienes que ser joven para disfrutar del sexo, la experiencia sexual satisfactoria no es solamente a través del contacto genital y el coito y, por supuesto, tampoco con la menopausia y el envejecimiento se reduce siempre el deseo sexual. Es decir, la menopausia no mata el apetito sexual sino que lo que sucede es que muchas personas asocian la reducción en las hormonas que sucede a medida que las mujeres envejecen con una reducción en la libido.

Menopausia y suelo pélvico

Otro cambio que se produce con la menopausia es la pérdida del tono muscular del suelo pélvico y lo que junto a la sequedad vaginal hace que lascontracciones que se produzcan durante el orgasmo sean menos intensas y duraderas. En este caso, por ejemplo, podría ser perfectamente la gimnasia pélvica lo que ayude a la mujer a mantener el control de estos músculos y con ello también, por supuesto, la intensidad de sus orgasmos.
La musculatura del suelo pélvico cambia durante todo el ciclo de vida femenino y se debilita por factores como los embarazos y los partos, pero también por la edad. Sin embargo, hay que tener claro que se haya sido o no madre, al llegar a la menopausia los años y los cambios hormonales van a hacer sin duda que tu suelo pélvico sea especialmente vulnerable.

Algunos consejos para mantener en forma tu suelo pélvico durante la menopausia

- Hazte valoraciones de fisioterapia de manera anual. Es decir, a un fisioterapeuta de referencia y especialista en suelo pélvico porque te ayudará a prevenir lesiones e incluso cirugías o tratamientos invasivos.

- Entrena tu suelo pélvico. Suele ser bastante recomendable dedicar unos minutos al menos dos veces al día a contraer el suelo pélvico y a relajarlo mediante los ejercicios de Kegel. Lo ideal es mantener la contracción durante al menos seis segundos y como mínimo tres veces por semana y tres veces por la tarde.

- Mantén una buena postura. Ten en cuenta que una postura encorvada aumentará la presión en el abdomen y dañará el suelo pélvico. Por eso, intenta mantener siempre la columna recta, creciendo desde la coronilla como si fueras una marioneta.

- Aprende a defecar y evita el estreñimiento. Ve al baño cuando sientas la necesidad y cuando lo hagas lo mejor es que lo hagas en cuclillas y vayas sin móvil o revistas, solamente defeca y vuelve a tus tareas. Pasar mucho tiempo sentado en el baño también genera una presión y tensión en las estructuras y vasos anorrectales que a largo plazo podría general incluso hemorroides.
 

Fuente: Teknon, https://www.teknon.es/blog/es/salud-az/rompiendo-mitos-sexo-menopausiaAARP, https://www.aarp.org/espanol/salud/enfermedades-y-tratamientos/info-2017/mitos-y-verdades-sobre-la-menopausia.html#:~:text=1.,una%20reducci%C3%B3n%20en%20la%20libido.Infosalus, https://www.infosalus.com/mujer/noticia-afecta-menopausia-sexualidad-20190305161315.htmlSanitas, https://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/vida-sexual/sexualidad-menopausia.html

Redacción: Ana Ruiz

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

×