Hinchazón de abdomen y menopausia

Hinchazón de abdomen y menopausia

Son muchas las mujeres que experimentan hinchazón de vientre y malestar estomacal durante la menopausia. ¿Por qué se producen estos síntomas durante esta etapa? ¿Qué podemos hacer para evitarlo y tratarlo?

Índice

¿Por qué aparece la hinchazón de abdomen en la menopausia?

La menopausia es el momento en la vida de la mujer en el que, tras 12 meses consecutivos sin tener la regla, se confirma que los ovarios han dejado de funcionar y la etapa fértil ha acado a causa de la disminución de los niveles de las principales hormonas sexuales femeninas, estrógenos y progesterona, encargados de los ciclos menstruales y de la ovulación.

Este momento llega entre los 45 y los 55 años y va acompañado de otros muchos síntomas además del fin de los ciclos menstruales, ya que ambas hormonas, pero sobre todo los estrógenos, intervienen en muchos otros procesos fisiológicos, por lo que su reducción provoca cambios en todo el cuerpo.

Los cambios y síntomas más conocidos son los sofocos y sudores nocturnos, la sequedad vaginal, los cambios de humor o los problemas para dormir, pero son muchos otros los síntomas que la mujer puede experimentar, incluidos problemas estomacales como la hinchazón de vientre.

Como decíamos, la hinchazón se debe a reducción de los estrógenos ya que, al disminuir sus niveles, se produce una gran retención de líquidos que pueden provocar, entre otros problemas, hinchazón de estómago, molestias y problemas con las digestiones. Además, el envejecimiento también hace que el metabolismo se ralentice, lo que causa digestiones más lentas y pesadas que pueden dar lugar a esta hinchazón, acumulación de grasa en la zona abdominal y gases.

La menstruación, además, es una vía de depuración natural y, cuando esta acaba, es normal que se acumulen más toxinas en el organismo.

Consejos para evitar la hinchazón

Para reducir el vientre hinchado, los gases y la sensación de malestar después de las comidas te aconsejamos que sigas estas recomendaciones:

1. Bebe al menos dos litros de agua al día, pero no lo hagas a morro de la botella, sino de un vaso a pequeños sorbos. No bebas agua en las comidas ni justamente después, ya que aumentará la hinchazón.

2. Existen algunos alimentos que provocan más gases que otros, los cuales pueden aumentar la hinchazón de abdomen. Generalmente, entre estos alimentos se encuentran las verduras crucíferas (col, lechuga, brócoli, coles de Bruselas, repollo, coliflor…), que provocan más gases crudas, por lo que, cuando vayas a consumirlas, cocínalas bien y evítalas de noche. También las legumbres, las setas o los champiñones suelen causar muchas flatulencias. Prueba a ver qué alimentos te sientan peor y reduce su consumo.

3. Las frutas y las verduras crudas producen más gases y, por lo tanto, más hinchazón, así que procura pelar las frutas y cocinar bien las verduras.

4. Cuando comas, hazlo siempre sentada y con calma. Las prisas o comer de pie hacen que acumulemos más gases. También debes masticar bien y hacerlo con la boca cerrada. Y, al sentarte, siempre con la espalda recta para que los alimentos bajen correctamente al estómago.

5. No mastiques chicles, ya que eso hace que entre aire a tu esófago y llegue al estómago, hinchando la barriga.

6. Las bebidas con gas también aumentan los gases y la hinchazón de vientre, así que evita los refrescos y bebidas con gas.

7. Las grasas saturadas y los lácteos también pueden provocar más gases de lo normal en algunas personas. Prueba a reducir su consumo o eliminarlo y comprueba así si es tu caso o no.

8. Después de comer no te tumbes inmediatamente, sino que es mejor que des un pequeño paseo o te sientes con la espalda inclinada para favorecer la digestión.

9. Una buena manera de evitar los gases y la hinchazón es tomar una infusión de manzanilla con anís estrellado o menta para ayudar a evacuar los gases.

10. Si la causa de la hinchazón es el estreñimiento, debes incluir más alimentos con fibra en tu dieta (como cereales integrales, verduras de hojas verdes, legumbres) y tomar una serie de remedios naturales que favorecen el movimiento de los intestinos, como las semillas de lino en remojo, las ciruelas pasas, la avena, etc.

11. No fumes. El tabaco siempre es perjudicial, pero, además, cuando inhalas humo, también inhalas y tragas aire.

12. Algunos medicamentos, como aquellos compuestos de simeticona, pueden ayudar a reducir los gases, pero no tomes nada sin consultar antes con tu médico o farmacéutico.

¿Cuándo consultar al médico?

Aunque la hinchazón de vientre suele estar causada por digestiones lentas y pesadas y por la acumulación de gases, en ocasiones puede ser síntoma de algo más serio o de otra enfermedad. Por eso, se aconseja que consultes a tu médico si además presentas:

• Diarrea que no se pasa

• Dolor abdominal intenso y persistente

• Heces con sangre

• Cambios en el color o en la frecuencia de las heces

• Pérdida de peso involuntaria  

• Pérdida de apetito o sensación de saciedad rápida

• Dolor en el pecho

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

×