¿Qué pasa con el cabello en la menopausia?

¿Qué pasa con el cabello en la menopausia?

Los cambios hormonales de la menopausia, junto con el estrés y la ansiedad que se vive muchas veces esta etapa, pueden hacer que se te caiga el pelo, se vea más seco, frágil o quebradizo. ¿Cómo cuidar el cabello en esta etapa?

Índice

¿Cómo afecta la menopausia al cabello?

La menopausia es el momento en la vida de toda mujer en que, tras 12 meses consecutivos sin tener la regla por otros motivos, sus ovarios dejan de funcionar para siempre y, por lo tanto, se produce el cese de las menstruaciones y de la fertilidad.

Este momento, que llega en torno a los 50 años, se produce por la disminución de las principales hormonas sexuales femeninas, los estrógenos y la progesterona. Y esta disminución provoca otros síntomas como sofocos, irritabilidad, insomnio, sequedad vaginal, disminución de la libido… y puede afectar a la salud de nuestro pelo.

Así, puede que de repente notes tu pelo más fino, menos denso, más frágil y quebradizo… en definitiva, con menos salud. Y es que los estrógenos y la progesterona intervienen en el proceso del crecimiento del cabello, manteniendo los folículos capilares sujetos con firmeza, por lo que es normal que su disminución afecte al pelo, que se vuelve más fino y crece más lentamente.

La disminución en los niveles de estrógenos y progesterona aumenta la producción de andrógenos (un grupo de hormonas masculinas), lo que hace que los folículos capilares se vuelvan más pequeños, acelerando la caída del cabello.

También es normal notar el cabello más seco, ya que en la menopausia se produce la sequedad de las mucosas, la piel y el cabello. Por eso, puede que tu pelo fuera graso y ahora se vuelva seco, áspero y encrespado. También se pueden notar cambios en la forma y la textura.

Además, es posible que notes que se te cae más el pelo, aunque en las mujeres es más raro presentar zonas de calvicie. De hecho, la mayor parte de alopecia femenina es de origen genético y aparece después de la menopausia, no causada por esta. Pero sí es posible que lo notes más débil y menos cantidad.

Pero no solo la menopausia afecta a la salud de nuestro cabello, también los cambios fisiológicos que se producen por el envejecimiento hacen que nos salgan canas y que el cabello esté más frágil, quebradizo y fino, con menos brillo y vigor. Las canas aparecen cuando los melanocitos dejan de producir melanina (pigmentos de color). Esto no se debe solo a una cuestión genética o de edad, sino también al estrés.

Asimismo, el estrés y la ansiedad que suelen acompañar al climaterio afectan al cabello haciendo que se nos caiga más cantidad y que luzca más fino y quebradizo.

Por otra parte, el vello disminuye en unas zonas, también es frecuente que aparezca en otras más incómodas como mentón, patillas o labio.

No obstante, hay que tener en cuenta que la menopausia no afecta a todas las mujeres por igual ni provoca los mismos síntomas, por lo que no todas obligatoriamente notarán estos cambios en su cabello. El factor genético y el estado del cabello antes de la menopausia influyen también en la salud del pelo tras la llegada de esta. La alimentación poco equilibrada y con déficit de vitaminas y minerales o el estrés también puede afectar a la mala salud capilar, así como las enfermedades tiroides u otras afecciones hormonales.

¿Cómo cuidar nuestro cabello tras la menopausia?

- Controla el estrés. Unos niveles de estrés elevados causan un desequilibrio hormonal que aumenta la disminución de estrógenos, lo que afecta a la pérdida de cabello.

- Haz ejercicio físico con regularidad. El ejercicio físico nos ayuda a controlar el estrés y equilibrar las hormonas. Cuando esto sucede, el microbioma del cuero cabelludo, es decir, la flora microbiana específica que ayuda a mantener la salud del cabello, se refuerza, ayudando al crecimiento del pelo. Asimismo, ayuda al riego sanguíneo activando los folículos capilares y facilitando el crecimiento del pelo.

- Cuida tu dieta. Sigue una dieta equilibrada y baja en grasas. Evita la ingesta de alimentos ultraprocesados, reduce el consumo de azúcares, y de grasas animales. Es importante incluir en ella alimentos frescos y saludables que proporcionan vitaminas y minerales esenciales para el cabello como los fitoestrógenos, la vitamina E, la vitamina B o la vitamina C, que aumentan los niveles de queratina, el componente básico del cabello. La vitamina C también actúa como antioxidante y protege contra daños en la estructura de las proteínas del cabello. También necesitas minerales como el hierro, magnesio, calcio o zinc. Consume a diario cereales integrales, frutas, verduras, aceite de oliva, té verde, pescados azules, frutos secos.

- Otra vitamina esencial para la salud del pelo es la vitamina A, que lo hidrata y evita que se rompa ya que esta vitamina aumenta la regeneración celular. Si sufres déficit de vitamina A, puedes consultar a tu profesional de medicina la posibilidad de tomar un suplemento dietético. Por otra parte, los suplementos ricos en vitamina E o hierro mejoran la hidratación y textura del cabello.

- Cambia tu peinado. Una melena corta o a capas puede hacer que parezca que tenemos más volumen y cabello. Péinate de otra forma para sacar partido a tu pelo y verte más guapa.

- Limita el uso de secadores y planchas de pelo, que debilitan el cabello.

- No abuses de los tintes, son preferibles los tintes naturales. Y usa champús adecuados para tu tipo de cabello.

- Bebe mucha agua para mantenerte bien hidratada.

- Protege tu cabello del sol, que lo reseca y hace que se rompa con más facilidad. Usa una gorra en verano.

- Evita el tabaco y el alcohol, son malos para la salud general y para la salud del cabello en particular.

- La Terapia Hormonal Sustitutiva es el tratamiento farmacológico esencial para los síntomas de la menopausia y también sirve para solucionar los problemas capilares. Consulta al ginecólogo si este tratamiento está indicado en tu caso.

- Usa cosméticos apropiados para evitar la caída del cabello. Existen muchos tratamientos en el mercado que te ayudan a evitar la caída de cabello. Pregunta a un profesional.

- Date masajes capilares, estimulan el riego sanguíneo al cuero cabelludo haciendo que el pelo crezca más fuerte.

- Si la pérdida de cabello afecta a tu autoestima, busca apoyo en otras personas que estén pasando por lo mismo o incluso ayuda profesional de psicología.

¿Cuándo consultar con el médico?

- Si notas dolor o picor

- La piel del cuero cabelludo está enrojecida o escamosa

- Tienes menos de 45 años y se te cae mucho pelo

- Pierdes cabello siguiendo un patrón atípico (zonas de calvicie)

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

×