¿Cómo son las menstruaciones antes de la menopausia?

¿Cómo son las menstruaciones antes de la menopausia?

Los años previos a la llegada de la menopausia se conocen como perimenopausia y, en ellos, comienzan las alteraciones hormonales que causan los primeros síntomas de lo que está por llegar, principalmente en lo que respecta a las menstruaciones. ¿Cómo son en estos años previos?

Índice

Cambios en el organismo antes de la menopausia

La menopausia es un momento en la vida de la mujer que se certifica tras 12 meses consecutivos sin tener la regla por otros motivos. Sin embargo, este momento viene precedido de varios años de cambios causados por las alteraciones en las dos principales hormonas sexuales femeninas: estrógenos y progesterona.

Asimismo, los folículos de los ovarios, con los que la mujer nace, se van agotando y las hormonas sexuales femeninas encargadas de la liberación de un óvulo cada mes, estradiol y progesterona, van disminuyen sus niveles, aunque lo hacen alternativamente al principio. Es decir, si el estradiol baja, la progesterona sube, y viceversa, causando los primeros síntomas.

Estos cambios provocan lo que se conoce como perimenopausia, una etapa que puede durar entre 2 y 4 años que comienza hacia los 45 años y que trae consigo los primeros síntomas asociados al climaterio: ciclos irregulares, sofocos, irritabilidad y cambios de humor, problemas vaginales, disminución de la libido, etc.

Cambios en las menstruaciones antes de la menopausia

Por lo tanto, la perimenopausia provoca cambios en la menstruación antes de la llegada de la menopausia. Los cambios principales son:

- Irregularidad de los ciclos: esto se nota sobre todo en mujeres regulares, que ven cómo, de pronto, sus ciclos dejan de durar siempre lo mismo y empiezan a ser irregulares, viniendo unas veces a los 20 días, otras a los 35… Es decir, el tiempo que transcurre entre un periodo y otro puede ser más largo o más corto. Incluso puedes estar varios meses sin tener la regla. Si transcurren 60 días o más entre un período y otro, es probable que estés terminando la perimenopausia.

- Cambios en el flujo sanguíneo: el flujo sanguíneo puede ser muy escaso unas veces y muy abundante otras. También es normal notar más coágulos sanguíneos o cambios en el color de la hemorragia. No obstante, si tienes un sangrado demasiado abundante o entre periodos, debes acudir al profesional de ginecología.

- Duración de los ciclos: la duración de cada ciclo menstrual también puede variar, cuando hasta ahora siempre te había durado lo mismo. Ahora puede que unas veces dure 3 días y otros, 10. No obstante, en general los ciclos se hacen más cortos. La razón es que el ovario ha dejado de ser regular en sus funciones ya que la carga de estrógeno y progesterona tampoco lo son. Si se presenta un cambio persistente de siete o más días en la duración de tu ciclo menstrual, es posible que estés comenzando la perimenopausia.

- Molestias premenstruales: las molestias premenstruales, como el dolor pélvico y la sensación de tensión en los pechos, suelen disminuir.

- Manchados intermenstruales: puede que entre esos ciclos más cortos o más largos de lo habitual, tengas manchados ligeros entre una regla u otra. Son propios de la premenopausia y tampoco deberían ser motivo de preocupación.

Como decíamos, estos cambios suelen durar entre 2 y 4 años. Y, tras 12 meses consecutivos sin tener la regla sin otros motivos fisiológicos, se considera que la mujer ha llegado a la menopausia y, por lo tanto, sus ovarios han dejado de funcionar para siempre, por lo que la vida fértil ha llegado a su fin y ya no puede lograr un embarazo.

Consejos para esta etapa de la perimenopausia

1. Si tu regla es muy abundante o dura mucho tiempo, puedes tener una pérdida excesiva de hierro, lo que puede traducirse en anemia. Por eso, es importante que apuntes cuándo comienza la regla para saber cuánto te dura y, si es más de 12 días, consultes a tu médico por si te hace falta añadir más hierro a tu dieta.

2. No te agobies ni te preocupes en exceso ya que, como has visto, son muchos los cambios normales en esta etapa en la menstruación. Sin embargo, si te sientes cansada, débil, pálida o estás preocupada, mejor siempre consultar al profesional de medicina.

3. Apunta en un calendario todos los cambios que vayas notando en los manchados, la duración, etc. para tener un mayor control y saber cómo va variando tu regla.

4. Si notas otros cambios como orlo vaginal fuerte, picores, mayores ganas de ir al baño… consulta enseguida ya que puede tratarse de una infección.

5. Ahora que sabes que has entrado en la menopausia, comienza a prepararte para ello. Si adoptas pequeños cambios en tu alimentación, tu actividad física o añades ciertas sustancias a tu dieta, tendrás menos síntomas y pasarás mucho mejor por el climaterio. Si necesitas información, no dudes en inscribirte en el curso online de formación de Instituto de la Menopausia.

Fuente: “Sangrado después de la menopausia”, SEGO, https://sego.es/mujeres/Sangrado.pdf

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

×