Consecuencias de la menopausia tardía

Consecuencias de la menopausia tardía

Aunque la menopausia suele llegar entre los 45 y los 55 años, para algunas mujeres esta etapa no llega hasta pasada esta edad, lo que supone una menopausia tardía. Y para las que se pregunten si es mejor o peor tener la menopausia más tarde, los expertos afirman que tiene ciertas ventajas, como menor riesgo de desarrollar enfermedades como la osteoporosis, pero también inconvenientes, como mayor riesgo de padecer cáncer de mamá y cervical.

Índice

¿Qué es la menopausia tardía?

La menopausia es una etapa en la vida de la mujer que llega en torno a los 50 años y supone el final del funcionamiento de los ovarios y, por lo tanto, de la fertilidad ya que le organismo deja de producir las hormonas sexuales femeninas que permitían cada mes la liberación de un óvulo y la posterior menstruación si este no era fecundado.

Este proceso, como decíamos, llega después de 12 meses consecutivos sin tener la regla y la edad media se sitúa en los 51 años, aunque se considera normal llegar a esta etapa entre los 45 y los 55 años. Si se entra antes de esta edad se considera menopausia precoz y, si se entra más tarde, menopausia tardía.

¿Por qué en algunas mujeres se retrasa la menopausia?

Según los datos, solo un 2% de las mujeres tiene menopausia tardía, lo que supone un porcentaje muy bajo. Además, son muchas las causas que pueden hacer que una mujer entre más tarde de lo habitual a la menopausia:

- Haber tenido la primera regla muy tarde

- La genética o los antecedentes familiares

- Ser obesa (ya que la grasa puede producir estrógenos y hacer que este proceso se retrase)

- La alimentación (reducir el azúcar y los cereales blancos puede retrasar la menopausia hasta 5 años)

- Tener unos niveles altos de estrógenos durante toda la vida

- Haber tenido un embarazo múltiple o haberse quedado embarazada pasados los 50 años

- Presentar alteraciones hormonales previas

- Haber tenido fibroides uterinos (este tipo de tumor benigno hace que el cuerpo produzca más progesterona y estrógenos, lo que resulta en menopausia tardía)

- Trastornos en la glándula tiroidea (el tiroides es el responsable de la regulación del metabolismo y, cuando no funciona correctamente, afecta al sistema reproductivo, incluida la llegada del climaterio)

- Tener fibrosis quística

- No haber tenido hijos

Consecuencias de la menopausia tardía

Aunque la gravedad e intensidad de los principales síntomas de la menopausia depende de cada mujer, se cree que en torno a un 50% de las mujeres que llegan a la menopausia de forma tardía experimenta más molestias y una mayor intensidad en algunos síntomas como el cansancio, el dolor de cabeza, la depresión o la pérdida de energía. No obstante, otros síntomas pueden ser más leves. Por ejemplo, los sofocos se reducen con la edad y duran menos tiempo y las alteraciones del sueño también suelen ser menos habituales.

En cuanto a las ventajas de llegar a la menopausia más tarde, al haber estado más tiempo produciendo estrógenos y progesterona, hormonas que nos protegen de ciertos problemas como el colesterol o la tensión alta, es más complicado sufrir problemas de salud relacionados con los bajos niveles de estas hormonas, como las enfermedades cardiovasculares o la osteoporosis.

Sin embargo, no todo son ventajas, ya que también es cierto que aumenta el riesgo de padecer cáncer de mamá y cáncer cervical. No obstante, eso no significa que debas alarmarte si has entrado en la menopausia pasados los 55 años, ya que mayor riesgo no significa necesariamente que eso ocurra. Eso sí, ya que existe esa posibilidad, es conveniente que sigas un estilo de vida saludable, evitando sobre todo el alcohol y el tabaco, que acudas al ginecólogo a hacerte una revisión rutinaria cada año (incluyendo mamografías y citologías vaginales) y que te hagas autoexploraciones en las mamas regularmente. De este modo, se podrá detectar pronto cualquier tipo de cáncer y empezar a tratarlo en los estadios primarios, lo fundamental para poder curarse.

También es conveniente que evites las carnes rojas y las grasas en tu alimentación y que hagas ejercicio de forma regular.

Si los síntomas son muy intensos, te recomendará seguir la terapia hormona sustitutiva que controla los síntomas más molestos, como los sofocos. Pero si no es necesario, es mejor recurrir a remedios naturales y cambios en el estilo de vida como seguir una dieta sana rica en alimentos que contengan fitoestrógenos, como la soja, hacer mucho ejercicio, nada de fumar ni beber alcohol, evitar el estrés y la ansiedad, procurar dormir bien y descansar y, sobre todo, tomarse esta nueva etapa con filosofía y no verla como el final de la vida o el principio de la vejez, sino simplemente como una etapa más que tiene sus pros y sus contras.

Fuente: “Vitamin D and calcium intake and risk of early menopause”, The American Journal of Clinical Nutrition, http://ajcn.nutrition.org/content/early/2017/05/10/ajcn.116.145607.abstract?sid=2a3cf170-5ff5-4906-9b3b-b8264d4dc10a Journal of Epidemiology and Community Health Women's Health Insitute Barcelona

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

×