×

Tratamiento de la menopausia precoz

Tratamiento de la menopausia precoz

La menopausia precoz es aquella que llega antes de lo habitual, es decir, antes de los 45 años que es la edad más temprana a la que suele llegar la menopausia. El tratamiento suele ser el mismo, aunque hay que tener en cuenta que, en la mayoría de los casos, cuando la menopausia llega antes lleva consigo síntomas más intensos y duraderos.

Índice

 

¿Qué es la menopausia precoz?

La menopausia es el fin de la vida fértil de la mujer; es el momento en el que, tras 12 meses consecutivos sin la regla, los ovarios dejan de funcionar totalmente y, por lo tanto, dejan de ovular y la mujer ya no puede quedarse embarazada de forma natural.

Este proceso, natural en todas las mujeres, está causado por un descenso en las hormonas femeninas, principalmente estrógenos y progesterona. Generalmente, empieza con la premenopausia hacia los 43 o 44 años. La premenopausia, la etapa previa en la que los ciclos comienzan a ser irregulares y aparecen los primeros síntomas de la menopausia, puede durar entre 2 y 8 años. Después, tras 12 meses seguidos sin ovular, se considera que la mujer ha llegado a la menopausia y luego empieza otro periodo llamado postmenopausia, en el que algunos síntomas continúan unos cuantos años más.

Por lo tanto, a la mayoría de las mujeres la menopausia les llega en torno a los 50 años, aunque se considera normal entre los 45 y los 55 años. Sin embargo, cuando empieza antes de los 40 años se considera menopausia precoz, ya que aparece antes de lo habitual, precozmente.

Entre las causas principales por las que algunas mujeres tienen la menopausia precozmente encontramos los antecedentes familiares, tomar ciertos fármacos, haber sufrido una histerectomía o extirpación del útero, sufrir enfermedades autoinmunes que afectan al útero o haber pasado por tratamientos contra el cáncer como radioterapia o quimioterapia.

Por otra parte, los síntomas principales de la menopausia precoz son los mismos que los de la menopausia normal: sofocos, sudores nocturnos, irritabilidad, ansiedad, aumento de peso, dolores de cabeza, insomnio o problemas para dormir, sequedad vaginal, descenso de la libido, incontinencia urinaria, etc.

Tratamientos de la menopausia precoz

Los tratamientos farmacológicos para la menopausia precoz son los mismos que los que se emplean para la menopausia normal, solo que, en este caso, hay que tener en cuenta que el tratamiento hormonal sustitutivo, es decir, administrar hormonas artificiales a la mujer para paliar los síntomas provocados por el descenso natural de las mismas, tiene más riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer que una mujer que llega a la menopausia más tarde. Por lo tanto, se puede emplear este tratamiento con ellas, pero hay que controlar mucho más la dosis y la duración del tratamiento para evitar este riesgo.

Además, se puede recurrir a otros tratamientos que ayudan a reducir los síntomas:

- Estrógeno vaginal para aliviar la sequedad vaginal.

- Antidepresivos en dosis bajas. Los antidepresivos llamados «inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina» (ISRS) ayudan a disminuir los sofocos menopáusicos y aliviar los cambios de humor.

- Anticonceptivos hormonales de baja dosis, útiles para reducir los sofocos, la sequedad vaginal y los cambios de humor.

- Gabapentina, un medicamento que se usa habitualmente para el tratamiento de las convulsiones, pero también ayuda a reducir los sofocos, especialmente los nocturnos.

- Clonidina, un fármaco que se usa para el tratamiento de la presión arterial alta, pero que se ha demostrado que puede aliviar los sofocos.

- Medicamentos para prevenir o tratar la osteoporosis como suplementos de vitamina D.

- Hormonas bioidénticas. Son un tipo de hormonas personalizadas que se elaboran a partir de los análisis hormonales de cada mujer para crear un fármaco personalizado a cada una según sus necesidades, es decir, administrar más o menos cantidad de hormonas según su descenso concreto en cada organismo. No obstante, para la Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense (FDA) estas hormonas no son más seguras ni eficaces que las que se administran habitualmente ya que son muy similares, aunque es cierto que hacen falta más estudios al respecto.

Tratamientos naturales de la menopausia precoz

Además de los tratamientos farmacológicos, existen una serie de medidas y consejos que se pueden seguir para paliar el impacto de los síntomas de la menopausia en la vida de la mujer. Por ejemplo, seguir una dieta baja en grasas saturadas y rica en ciertos nutrientes como ácidos grasos omega 3, vitamina D, calcio, etc.

Tomar alimentos que contienen hormonas naturales, llamadas fitoestrógenos, como la soja.

Hacer ejercicio de forma regular, especialmente ejercicios como el yoga o el pilates, que también ayudan a controlar los síntomas emocionales como la irritabilidad o la ansiedad.

También existen suplementos vitamínicos o compuestos a bases de hierbas que pueden ayudar a disminuir algunos síntomas, pero hay que consultar antes al médico ya que, algunos de ellos, pueden interferir con medicamentos importantes como los de la tensión. Algunos de estos tratamientos naturales son el cohosh negro, que se usa para los sofocos; el trébol rojo, rico en fitoestrógenos que alivian los sofocos y otros síntomas; la soja, que contiene isoflavonas; valeriana o tila para dormir mejor, etc.

Es importante también tomarse esta etapa cono una fase más en la vida de la mujer y no verlo como el final de la vida activa o sexual, sobre todo si llega antes de tiempo. Y es que para muchas mujeres que sufren menopausia precoz es común caer en la depresión al sentir que su vida fértil ha acabado y ya no pueden ser madres o al ver afectada su vida sexual. Para ellas, puede ser necesario acudir a un psicólogo y, sobre todo, saber que su vida puede seguir igual y pueden seguir disfrutando de las relaciones sexuales o incluso ser madres por medio de tratamientos de reproducción asistida.

Fuente: Clínica MayoNorth American Menopause SocietyOffice on Women´s HealthSood, R., Faubion, S.S., Kuhle, C.L., Thielen, J.M., Shuster, L.T. (2014). Prescripción de terapia hormonal de la menopausia: un enfoque basado en pruebas. International Journal of Women's Health; 6: 47-57.

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 1

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

En el Instituto de la Menopausia utilizamos cookies técnicas propias y analíticas de terceros basadas en hábitos de navegación del usuario, para mejorar la calidad del servicio y medir la audiencia. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies Entendemos que acepta el uso de cookies en caso de que siga navegando. Puede gestionar las cookies en el Panel de Configuración