Propiedades del ginseng en la menopausia

Propiedades del ginseng en la menopausia

El ginseng se ha utilizado en la medicina tradicional china durante siglos y, desde hace unas décadas, es cada vez más común su consumo directo o en forma de suplementos dietéticos gracias a sus múltiples beneficios para la salud. Diversos estudios han demostrado que también puede ayudarnos en la menopausia.

Índice

¿Qué es el ginseng?

El ginseng es una planta medicinal baja de crecimiento lento y raíces carnosas se puede clasificar de tres formas según el tiempo de cultivo: fresca, blanca o roja.

El ginseng fresco se cosecha antes de los 4 años, mientras que el ginseng blanco se cosecha entre los 4 y 6 años y el ginseng rojo se cosecha después de 6 años o más.

Hay muchos tipos de esta hierba, pero los más populares son el ginseng americano (Panax quinquefolius) y el ginseng asiático (Panax ginseng).

El ginseng americano y asiático varía en su concentración de compuestos activos y sus efectos en el cuerpo. Se cree que el ginseng americano funciona como un agente relajante, mientras que la variedad asiática tiene un efecto vigorizante.

El ginseng contiene dos compuestos importantes: ginsenósidos y gintonina. Estos compuestos se complementan entre sí para brindar beneficios para la salud.

Entre sus principales beneficios encontramos su capacidad antioxidante, vigorizante, de regulación de la glucosa, reducción de la inflamación, etc.

¿Qué beneficios aporta el ginseng en la menopausia?

La menopausia es un momento en la vida de toda mujer en el que el descenso de las hormonas sexuales femeninas, estrógenos y progesterona, terminan con los ciclos menstruales y la vida fértil. Este descenso causa otros muchos síntomas tanto en los años previos como en los posteriores a la llegada de la menopausia debido a la participación de estas hormonas en otras muchas funciones del organismo. Entre los síntomas principales encontramos cansancio, irritabilidad, insomnio, sequedad vaginal, disminución de la libido, sofocos y sudores nocturnos…

El tratamiento farmacológico más efectivo es la terapia hormonal sustitutiva, pero no es apropiada para todas las mujeres ni necesaria en todos los casos. Por eso, es normal recurrir a ciertas plantas y sustancias que pueden disminuir estos síntomas y molestias. Una de ellas es el ginseng. Entre los principales beneficios del ginseng en la menopausia encontramos:

1- Aumentar la energía. Se ha demostrado que el ginseng ayuda a combatir la fatiga y promueve la energía. Varios estudios en animales han relacionado algunos componentes del ginseng, como los polisacáridos y oligopéptidos, con un menor estrés oxidativo y una mayor producción de energía en las células, lo que podría ayudar a combatir la fatiga (estudio).

Otro estudio de cuatro semanas exploró los efectos de administrar 1 o 2 gramos de Panax ginseng o un placebo a 90 personas con fatiga crónica. Aquellos que recibieron Panax ginseng experimentaron menos fatiga física y mental, así como reducciones en el estrés oxidativo, que aquellos que tomaron el placebo.

Además, una revisión de más de 155 estudios sugirió que los suplementos de ginseng no solo pueden ayudar a reducir la fatiga sino también a mejorar la actividad física.

2- Mejora de las enfermedades cardiovasculares. Tras la llegada de la menopausia, aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares al elevarse el colesterol HDL o malo y la presión arterial. Un estudio demostró que la ingesta de ginseng rojo disminuyó el colesterol total y el colesterol unido a lipoproteínas de baja densidad. Por lo tanto, el ginseng rojo tiene efectos beneficiosos sobre los factores de riesgo cardiovascular en mujeres posmenopáusicas.

3- Reducción de los síntomas de la menopausia. El mismo estudio antes indicado también demostró que el ginseng rojo mejoró los niveles séricos de estradiol en sangre, lo que puede ayudar a reducir los síntomas de la menopausia. Los autores sugieren que los efectos beneficiosos del ginseng rojo se deben a los fitoestrógenos que contienen. Estos estrógenos similares a plantas tienen estructuras químicas y funciones similares a las del estrógeno humano.

Los posibles mecanismos de acción del ginseng sobre los síntomas de la menopausia incluyen efectos hormonales similares a los del estrógeno. Se ha demostrado que los ginsenósidos, que se cree que son los principales componentes activos del ginseng rojo, ejercen una acción similar al estrógeno sin unión directa al receptor.

Especialmente se ha visto eficaz con los síntomas de la menopausia como los cambios de humor y los problemas para dormir.

Por lo tanto, el ginseng rojo puede ser una opción atractiva para las mujeres posmenopáusicas que tienen síntomas de la menopausia, especialmente aquellas con factores de riesgo cardíaco elevados.

4- Prevenir la osteoartritis. Se ha demostrado que el ginseng rojo tiene efectos antioxidantes, que pueden ser beneficiosos para prevenir la destrucción del cartílago articular como resultado del estrés oxidativo que puede causar osteoartritis y acelerar la osteoporosis. También reduce el dolor causado por la osteoartritis.

5- Mejorar la libido. El ginseng, al proporcionarnos energía y mejorar el estado de humor, también ayuda a elevar el deseo sexual, uno de los problemas principales de la menopausia.

¿Cómo usar el ginseng?

Por lo general, la raíz es el elemento más valioso del ginseng, y se utiliza en la elaboración de cápsulas, comprimidos, cremas y jarabes, además de algunos cosméticos.

La elección de uno u otro depende de los beneficios que querramos obtener. Por ejemplo, las cápsulas suelen indicarse para la memoria, la concentración y la resistencia física. Las cremas son efectivas para la piel.

Una sobredosis de ginseng trae como consecuencia irritabilidad, diarrea, náuseas, hemorragia y visión borrosa, así que nunca sobrepases las dosis indicadas.

Consulta a tu médico antes de usar cualquier suplemento dietético.

Fuente: Kim Hye In, Chon Seung Joo, Seon Ki Eun, Seo Seok Kyo, Choi Yun-Rak. Clinical Effects of Korean Red Ginseng in Postmenopausal Women With Hand Osteoarthritis: A Double-Blind, Randomized Controlled Trial. Frontiers in Pharmacology https://www.frontiersin.org/article/10.3389/fphar.2021.745568Kim MS, Lim HJ, Yang HJ, Lee MS, Shin BC, Ernst E. Ginseng for managing menopause symptoms: a systematic review of randomized clinical trials. J Ginseng Res. 2013;37(1):30-36. doi:10.5142/jgr.2013.37.30. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3659624/Bao L, Cai X, Wang J, Zhang Y, Sun B, Li Y. Anti-Fatigue Effects of Small Molecule Oligopeptides Isolated from Panax ginseng C. A. Meyer in Mice. Nutrients. 2016 Dec 13;8(12):807. doi: 10.3390/nu8120807. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27983571/Kim HG, Cho JH, Yoo SR, Lee JS, Han JM, Lee NH, Ahn YC, Son CG. Antifatigue effects of Panax ginseng C.A. Meyer: a randomised, double-blind, placebo-controlled trial. PLoS One. 2013 Apr 17;8(4):e61271. doi: 10.1371/journal.pone.0061271. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/23613825/Bach HV, Kim J, Myung SK, Cho YA. Efficacy of Ginseng Supplements on Fatigue and Physical Performance: a Meta-analysis. J Korean Med Sci. 2016 Dec;31(12):1879-1886. doi: 10.3346/jkms.2016.31.12.1879. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27822924/

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

×