×

Vitamina E y menopausia

Vitamina E y menopausia

¿No lo habías escuchado nunca? Pues sí, son muchas las vitaminas que te ayudan en la menopausia y la vitamina E está entre ellas, aunque la vitamina C, D y las del grupo B, pero hoy nos vamos a centrar en la vitamina E ya que ayuda a aliviar algunos de los principales síntomas de esta etapa que suelen ser, además, los más comunes.

Índice

La vitamina E, que se encuentra en aceites vegetales como el trigo, el girasol, el maíz o la soja y también en algunos frutos secos cuida de tu corazón y, además, ayuda también a prevenir el envejecimiento en la piel. Los sofocos, la sudoración, la irritabilidad, la sequedad en la piel y el insomnio… ¿te suenan? Seguro que sí porque son los síntomas principales y también más frecuentes y habituales en la menopausia. Pues tranquila, porque si ya estás de lleno en esta fase y conoces todos los síntomas que acabas de leer, tenemos alguna que otra solución…

¿Cómo definir la menopausia?

La menopausia es la etapa que marca el final de los ciclos menstruales y es difícil de sobrellevar para la mayoría de las mujeres debido a los síntomas que puede causar por la disminución de las principales hormonas sexuales femeninas (estrógenos y progesterona) como los cambios de humor algo bruscos, el cansancio, el insomnio o el aumento de peso. Además, en los meses o años previos a esta es normal experimentar también:

- menstruaciones irregulares

- sofocos

- escalofríos

- sequedad vaginal

- pérdida de volumen de los senos

- sudoraciones nocturnas

- cambios de humor

- aumento de peso

- piel seca

- metabolismo lento

- caída y adelgazamiento del cabello

Los síntomas de la menopausia, no obstante, aparecen de distinta forma y con diferente intensidad en cada mujer, pero es cierto que para intentar que nos afecte lo menos posible a nuestra salud existen algunas soluciones.

¿Vitamina E para la menopausia?

Pues bien, sí, está claro que la vitamina E te puede ayudar en la menopausia, pero para lograr una buena efectividad deberás tomar esta vitamina como mínimo una vez al día en caso de que sea una vitamina como tal. Pero ¿qué alivia exactamente la vitamina E en la menopausia? Según algunos estudios de medicina, consumir vitamina E en la menopausia alivia los sofocos, la sudoración, la ansiedad y el insomnio.

Durante la menopausia, además, la piel suele resecarse y tiende a tener un peor aspecto que antes de la llegada de esta etapa de la vida. Algunas investigaciones al respecto han descubierto que la vitamina E es maravillosa para mantener una piel tersa, libre de imperfecciones y de las antiestéticas arrugas.

Además, se debe tener en cuenta también que uno de los trastornos más habituales de la menopausia son los problemas óseos como las fracturas o la osteoporosis. Para reforzar los huesos en esta etapa lo mejor es proporcionar a nuestro cuerpo un extra de calcio que puede ser en forma de una alimentación basada en lácteos o ayudándonos de suplementos como la vitamina D, que también es la encargada de que nuestro organismo absorba todo el calcio que tomamos.

¿Hay otras vitaminas adecuadas para la etapa de la menopausia?

La vitamina C, por ejemplo, protege tu sistema inmune y produce muchos más estrógenos. Estos en la menopausia bajan drásticamente provocando insomnio, fatiga, sequedad vaginal, dolor en los senos, cambios de humor, etc. La vitamina C se encarga de producir más estrógenos por lo que con el consumo de esta vitamina podrían producirse con mucha menos frecuencia. Además, gracias a esta vitamina estarás protegiendo también tu sistema inmune y te protegerás así también de enfermedades como la gripe o el catarro.

La vitamina D, por su parte, es esencial para absorber el calcio que consumimos. Esta nos ayuda a evitar la pérdida de masa ósea que conlleva a la osteoporosis, un problema además muy habitual en las mujeres cuando llega a la menopausia. Recuerda que la vitamina D se sintetiza con la luz del sol por lo que es conveniente tomar el sol siempre que podamos alrededor de quince minutos al día y, por supuesto, con buena protección y, también, tomar algunos alimentos como el salmón, el atún y la caballa en los que podemos encontrar la vitamina D.

Y, por último, merece la pena destacar también algunas vitaminas del grupo B, que juegan un papel muy importante en distintas funciones del cuerpo, una de ellas es la producción de hormonas. La vitamina B3, por ejemplo, que favorece la producción de estrógenos. Además, las vitaminas del grupo B también contribuyen al buen funcionamiento del metabolismo, mejoran la calidad del sueño, el estado de ánimo y son antioxidantes.

Finalmente recuerda: una dieta sana ayuda a conseguir la mayoría de las vitaminas de las que hablamos. Sin embargo, en el caso, por ejemplo, de la vitamina D debes tener muy en cuenta que esta no se va a obtener solamente con la dieta especialmente si estamos en invierno o en otras épocas distintas en las que hay menos luz solar.

Fuente: Elsevier: https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-articulo-menopausia-claves-afrontarla-X0213932416571321

Redacción: Ana Ruiz

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

En el Instituto de la Menopausia utilizamos cookies técnicas propias y analíticas de terceros basadas en hábitos de navegación del usuario, para mejorar la calidad del servicio y medir la audiencia. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies Entendemos que acepta el uso de cookies en caso de que siga navegando. Puede gestionar las cookies en el Panel de Configuración