×

Vitamina K y menopausia

Vitamina K y menopausia

La vitamina K es una vitamina liposoluble que se encuentra naturalmente en las plantas y sintetizada en el tracto gastrointestinal mediante bacterias intestinales. Esta es, además, reconocida mayoritariamente por su participación en el proceso de coagulación, aunque también se ha descubierto su papel en el mantenimiento de la salud ósea según algunos estudios. Pero ¿qué más relaciones hay entre la menopausia y la vitamina K?

Índice

Pues bien, también se ha podido demostrar en otros estudios que la vitamina K es necesaria para un uso adecuado del calcio en los huesos y que esta otorga una mayor densidad ósea, mientras que en personas con osteoporosis tienen un aporte inferior de esta. Otros claros beneficios que tiene la ingesta de vitamina K en la dieta se basan en que reducen el riesgo de fracturas óseas especialmente en mujeres menopáusicas y posmenopáusicas.

¿Qué es la perimenopausia? ¿Y la menopausia? ¿Cuáles son los síntomas más comunes?

La perimenopausia y la menopausia pueden ser etapas de cambios físicos y psicológicos importantes e incapacitantes. La menopausia, como tal, suele ocurrir entre los 45 y los 55 años, aunque la edad más común suele ser en torno a los 51 años. Esta, además, comienza cuando los ovarios dejan de producir estrógeno y disminuyen la producción de otras hormonas reproductivas como lo es la progesterona. Sin estas hormonas lo que sucede es que la mujer deja de tener el periodo y ya no puede producirse el embarazo.

La menopausia es la época de la vida de una mujer en la cual deja de tener menstruaciones porque los ovarios de la mujer han dejado de producir las hormonas de progesterona y estrógeno y, por tanto, han dejado de liberar ovocitos. Una mujer sabe que ha llegado a la menopausia porque es cuando la mujer deja de tener un periodo menstrual durante un año. Estos son los síntomas más comunes en la menopausia:

- cambio en las menstruaciones

- calores y sudoración nocturna

- sofocos

- dificultad para dormir

- sequedad vaginal

- cambios de humor

- dificultad para concentrarse

- menos cabello y más vello facial

Y, por todo ello, un nivel óptimo de vitaminas y nutrientes tales como la vitamina K2, la vitamina D, el calcio, el omega 3 y el omega 6, las vitaminas B, el zinc, el magnesio o el hierro pueden comportar multitud de beneficios para las mujeres en la menopausia. No obstante, hoy nos centraremos en la salud ósea, las fracturas óseas y, como consecuencia, el riesgo de sufrir osteoporosis con el paso del tiempo una vez pasada la fase de la menopausia.

Y la ingesta de vitamina K en la dieta tiene mucho que ver al respecto pues con ella se reducen el riesgo de fracturas óseas especialmente en mujeres menopáusicas y posmenopáusicas con riesgo de osteoporosis, un problema asociado normalmente a esta etapa. La vitamina K es una vitamina esencial que el cuerpo necesita para la coagulación sanguínea y otros procesos importantes. Y, a pesar de ser varias las formas de la vitamina K las que se utilizan en todo el mundo como medicina, la vitamina K1 es la forma preferida de la vitamina K ya que es bastante menos tóxica y tiene un efecto más rápido para tratar ciertas afecciones. Esta reacciona con algunas proteínas mejorando la creación de tejidos, retrasando la oxidación y reduciendo también los efectos de determinados tratamientos médicos y estéticos. Se trata también de una gran aliada para tratar rojeces e irritaciones revitalizando la piel y aportando luminosidad.

La vitamina K y sus tipos

La vitamina K es una de las cuatro vitaminas liposolubles, es decir, que necesitan de grasa para ser absorbidas. A estas se las conoce especialmente por su papel en la coagulación de la sangre. Sin embargo, y a pesar de ser esta tan importante, no se habla normalmente tanto de este tipo como de otros tipos de vitaminas.

La vitamina K1, por ejemplo, en cuanto a las fuentes alimentarias es la fuente mayoritaria. Esta participa exclusivamente en la coagulación de la sangre, de hecho, es especialmente de lo que se encarga. Y la vitamina K2, por otro lado, es la que ayuda a mover el calcio a las áreas más apropiadas del cuerpo como es el caso de los huesos y los dientes. También desempeña un papel en la eliminación del calcio de determinadas zonas como son las arterias y los tejidos blandos.

La vitamina K2, además, es la vitamina producida por bacterias por lo que lo que es indispensable tener bacterias sanas en nuestro microbiota para que puedan formar esta vitamina. Entre sus beneficios destacamos una mejor salud en los huesos y un número menor de casos de cáncer, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Los secretos de la vitamina K

La vitamina K tiene multitud de beneficios y algún que otro secreto que muchas de vosotras seguro todavía no sabéis, así que… ¡prestad atención!

La vitamina K…

- evita el sangrado excesivo. El efecto de la vitamina K en diversas funciones del organismo tiene que ver con las proteínas que dependen de ella. En el caso de la coagulación de la sangre son siete las proteínas que requieren de la vitamina K para evitar sangrado excesivo cuando nos hacemos algún tipo de herida. Es por ese motivo también por el que la deficiencia de vitamina K nos hace más propensos a sufrir sangrados.

- protege el corazón. La vitamina K es muy pero que muy beneficiosa para la salud del corazón. De hecho, cada vez hay más evidencia de que esta podría contribuir a reducir el desarrollo de la aterosclerosis y calcificación de las arterias.

- y es imprescindible para los huesos. A nivel óseo hay proteínas dependientes de la vitamina K, la más conocida es la osteocalcina que favorece la formación de hueso y ayuda a prevenir la osteoporosis. Por ello, resulta fundamental contar con una ingesta suficiente no solo de vitamina D sino también de vitamina K para preservar la salud de nuestros huesos, especialmente las mujeres tras la menopausia y los adultos mayores.

¿Cómo saber si me falta vitamina K?

- aparición de hematomas con facilidad

- hemorragias comunes como sangre en heces, orina o por la nariz

- menstruaciones abundantes y duraderas

¿Qué enfermedades se producen por la falta de vitamina K?

La vitamina K o vitamina de la coagulación (porque sin ella la sangre no coagularía), podría ayudar bastante a que los adultos mayores mantengan los huesos fuertes. La deficiencia grave de vitamina K puede provocar hematomas y algunos problemas de sangrado debido a que la coagulación de la sangre es más lenta. La deficiencia de vitamina K podría, por ejemplo, reducir la fuerza de los huesos y aumentar el riesgo de osteoporosis ya que el cuerpo necesita la vitamina K para la salud ósea. Es, por tanto, un nutriente fundamental que el cuerpo necesita para estar sano, básico para la coagulación de la sangre y la salud de los huesos y para otras funciones del cuerpo.

La vitamina K2 puede reducir la severidad de la osteoporosis durante la menopausia… De hecho, según numerosos estudios que han analizado al detalle los beneficios conocidos hasta el momento de la vitamina K, y centrándonos en salud ósea, fue una determinada investigación la que ha evidenciado que la ingesta de vitamina K2 en mujeres que padecen osteoporosis posmenopáusica puede reducir la incidencia de fracturas de cadera, vertebrales y no vertebrales. En el estudio se ha observado que una dosis diaria de 45 mg de vitamina K2 promueve la diferenciación de los osteoblastos de las células madre mesenquimales, responsables de sintetizar la matriz ósea y reparar el tejido esquelético y, por tanto, involucradas en el desarrollo y el crecimiento de los huesos. Esto evita la formación de osteoclastos, que son células especializadas que degradan y remodelan el hueso, adhiriéndose a éste y reabsorbiendo el material presente en la matriz.

Por otro lado, cabe destacar que las mujeres con osteoporosis posmenopáusica tienen más células T activadas circulantes en comparación con las mujeres posmenopáusicas y premenopáusicas sanas. Las células T forman parte del sistema inmunitario y tienen un importante papel en la pérdida ósea en la osteoporosis posmenopáusica y otras enfermedades como la artritis reumatoide o la periodontitis. Teniendo en cuenta el efecto protector de la vitamina K2 a la hora de mantener la salud ósea, los estudios también han analizado las propiedades inmunomoduladoras de la vitamina K2. Concretamente, se ha observado que esta vitamina también podría suprimir la proliferación de las células T.

Los expertos matizan que esta actividad es específica de la vitamina K2, mientras que no se muestra en la vitamina K1. No obstante, consideran necesario desarrollar más investigaciones en este sentido que permitan confirmar al 100% estos hallazgos. Nos quedará esperar…

Fuente: AARP, https://www.aarp.org/espanol/salud/expertos/diane-perez/info-2017/beneficios-de-la-vitamina-k.htmlRecomendaciones de tratamiento en la menopausia. Rev. chil. obstet. ginecol. v.70 n.5 Santiago 2005 http://dx.doi.org/10.4067/S0717-75262005000500011

Redacción: Ana Ruiz

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar