×

Vitamina B6 y menopausia

Vitamina B6 y menopausia

La menopausia es esa etapa de la vida de las mujeres en la que los ovarios dejan de producir estrógeno, progesterona y testosterona. Esta suele presentarse alrededor de los 50 años aproximadamente, aunque puede transcurrir también en el intervalo que va desde los 45 hasta los 55 años siendo mucho más frecuente a los 51 años.

Índice

En definitiva, la menopausia es esa etapa que marca el final de los ciclos menstruales, algo difícil de sobrellevar para la mayoría de las mujeres debido a los síntomas que puede causar en nuestra salud como los cambios de humor, el cansancio, el insomnio o el aumento de peso, pero también las posibles menstruaciones irregulares, los escalofríos, los sofocos, la sequedad vaginal, las sudoraciones nocturnas y el metabolismo lento.

No obstante, hay que tener en cuenta que los síntomas de la menopausia aparecen de distinta forma y con diferente intensidad en cada mujer, pero es cierto que, para intentar que nos afecte lo menos posible, existen algunas soluciones como recurrir a suplementos vitamínicos o productos naturales como la isoflavona, el calcio.

¿Qué importancia tienen las vitaminas del grupo B en la menopausia?

Las vitaminas del grupo B juegan un papel muy importante en distintas funciones del cuerpo, una de ellas es la producción de hormonas, aunque también muchas contribuyen al buen funcionamiento del metabolismo, mejoran la calidad del sueño, el estado de ánimo y son antioxidantes. También, por normal general, las vitaminas del grupo B ayudan a compensar los episodios de fatiga menopáusica y ayudan a recargar y reiniciar la energía. Sin duda, estas tienen un papel fundamental en nuestro organismo.

Entre las vitaminas del grupo B encontramos la vitamina B1 (tiamina), la vitamina B2 (riboflavina), la vitamina B3 (niacina), la vitamina B5 (ácido pantotéico), la vitamina B6 (piridoxina), la vitamina B7 (Biotina), la vitamina B9 (folato o ácido fólico) y la vitamina B12 (cobalamina) y, aunque lo cierto es que todas ellas son ideales y completamente necesarias para un estado de ánimo, mente y memoria saludables a medida que la menopausia avanza, hoy hablaremos de una de ellas en concreto: la vitamina B6.

¿Qué es la vitamina B6? ¿Cuál es la cantidad diaria recomendada de vitamina B6 en adultos?

La vitamina B6 es un tipo de vitamina B que se utiliza para la prevención y el tratamiento de los niveles bajos de piridoxina y la anemia que puede resultar a causa de dicha deficiencia. Además, se usa también para las enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos, y para el colesterol alto y otras grasas en la sangre. También para la presión arterial alta y para el accidente cerebrovascular. No obstante, se debe tener en cuenta que no se puede tomar la cantidad diaria de vitamina B6 que se quiera. La cantidad diaria recomendada es de 1,3 miligramos, teniendo en cuenta los alimentos de nuestra dieta que la contienen, como atún, salmón, legumbres, nueces... y los suplementos vitamínicos que se ingieran.

¿Es eficaz? ¿Para qué exactamente?

Las mujeres la utilizan para el síndrome premenstrual (SPM) y otros problemas de la menstruación, para las náuseas matinales al principio del embarazo, para parar el flujo de leche materna tras el parto y también para la depresión relacionada con el embarazo, la menopausia y el uso de píldoras anticonceptivas y otros posibles síntomas de la menopausia.

La vitamina B6 es eficaz para:

- Anemia (anemia sideroblástica). La ingesta de vitamina B6 es efectiva para tratar un tipo de anemia hereditaria llamada anemia sideroblástica.

- Carencia de vitamina B6. La ingesta de vitamina B6 es efectiva para tratar y prevenir la carencia de esta.

Probablemente eficaz para:

- Altos niveles de homocisteína en la sangre. La ingesta de vitamina B6 como piridoxina sola o junto con ácido fólico es efectiva para tratar los altos niveles de homocisteína en la sangre.

Y esta, además, es posiblemente eficaz para:

- Pérdida de visión relacionada con la edad (degeneración macular). La ingesta de vitamina B6 como piridoxina con otras vitaminas incluidas ácido fólico y vitamina B12 ayudan a prevenir la pérdida de visión causada por una enfermedad en los ojos que está relacionada con la edad (degeneración macular).

- Endurecimiento de las arterias (ateroesclerosis). A medida que las personas envejecen, sus arterias tienden a perder la capacidad de elongarse y flexionarse. El ajo y otros ingredientes parecen disminuir la capacidad de este efecto. La ingesta de un suplemento específico que contiene ajo, aminoácidos y vitaminas como ácido fólico, vitamina B12 y vitamina B6 parece reducir los síntomas de endurecimiento de las arterias.

- Cálculos renales. Las personas con un trastorno hereditario llamado hiperoxaluria primaria tipo 1 tienen un mayor riesgo de formar cálculos renales. Existe cierta evidencia de que la ingesta de vitamina B6, sola o junto con magnesio, o la administración por vía intravenosa de vitamina B6 puede disminuir el riesgo de la formación de cálculos renales en personas con esta condición. Sin embargo, no parece ayudar a personas con otras clases de cálculos renales.

- Malestar estomacal y vómitos durante el embarazo. Cierta investigación sugiere que la ingesta de vitamina B6, usualmente como piridoxina, mejora los síntomas de leves a moderados de náuseas y vómitos durante el embarazo.

- Síndrome premenstrual (SPM) y menopausia. Existe cierta evidencia de que la ingesta de B6 como piridoxina puede mejorar los síntomas premenstruales incluidos el dolor en las mamas y otros posibles síntomas de la menopausia.

Fuente: Asociación Española para el Estudio de la Menopausia

Redacción: Ana Ruiz

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar