¿La menopausia es para siempre?

¿La menopausia es para siempre?

La menopausia es una etapa natural a la que llegan todas las mujeres en torno a los 50 años. El problema es que, hasta ahora, todo lo que circulaba en torno a la menopausia era malo: los síntomas, las molestias, los problemas de salud, el envejecimiento… Pero lo cierto es que, con información y adoptando una serie de medidas, no tiene por qué ser tan mala ni suponer el fin de nada. Así que no, la menopausia no es para siempre.

Índice

¿Qué cambios comporta la menopausia?

La menopausia supone el fin de la fertilidad, el cese de las menstruaciones causado por la reducción de los niveles de estrógenos y progesterona, las hormonas sexuales femeninas responsables de la liberalización cada mes de un óvulo desde la pubertad hasta este momento.

No obstante, la menopausia no son varios años, sino que es un momento en el tiempo en el que, tras 12 meses consecutivos sin la regla, se certifica el fin de la vida fértil. El problema es que es este descenso hormonal no sucede de un día para otro, sino que puede durar entre 2 y 8 años, formando el periodo conocido como perimenopausia. Y, tras la menopausia, llega la postmenopausia, que puede durar entre 2 y 6 años e implica la continuación de algunos de los síntomas y molestias.

Durante todos estos años del climaterio, como así se le conoce, las mujeres pueden experimentar una serie de cambios y molestias causados por esta reducción hormonal. Los más conocidos son los famosos sofocos, ese calor súbito y repentino que tan molesto puede llegar a ser. Pero también se puede experimentar insomnio, ansiedad, irritabilidad, sequedad vaginal, dolor de cabeza, trastornos gastrointestinales, etc.

También es normal que haya un aumento de peso causado no solo por la menopausia, sino sobre todo por el envejecimiento, que ralentiza el metabolismo de la mujer, por lo que es normal engordar entre 2 y 5 kilos y que la grasa se acumule en algunas zonas del cuerpo, costando mucho más perderla.

Lo bueno es que no hay una sola menopausia al igual que no hay una sola mujer. Eso significa que no todas experimentan los mismos síntomas ni con la misma intensidad y frecuencia. Muchas apenas si los notan y pasan esta etapa sin problemas, mientras que otras lo sufren mucho más.

Por eso, es esencial informarse bien antes de llegar a la menopausia, en cuanto notamos los primeros síntomas de la perimenopausia. Es esencial consultar al médico de ginecología y formarse adecuadamente ya que todos los síntomas y cambios tienen una solución, pero hay que saber cuáles. De esta forma, podremos pasar estos años de una manera mucho mejor, sin sufrir tanto como nos habían dicho.

Entonces, ¿la menopausia es para siempre?

Muchas mujeres ven la llegada de la menopausia como el fin de su vida laboral, sexual, de su atractivo… en definitiva, como una espada de Damocles que se cierne sobre ellas acabando con su vida, como si la menopausia durara para siempre. Pero lo cierto es que, como hemos dicho, la menopausia es solo un momento en el tiempo y, aunque es cierto que tras su llegada los síntomas y molestias de la postmenopausia se pueden alargar hasta 6 años, en la mayoría de las mujeres no duran más de 1 o 2 años más y, además, gradualmente son más leves y llevaderos.

Y, como decíamos, existen muchos tratamientos que pueden ayudar a paliar estos síntomas y vivir esta etapa como una más en nuestra vida. Está por supuesto la terapia hormonal sustitutiva, que siempre debe ser controlada por un ginecólogo o profesional de medicina que indique la dosis, el tiempo de duración del tratamiento y si está indicada o no para cada caso. Pero también muchos remedios naturales como hierbas, suplementos como el calcio o, simplemente, cambios en el estilo de vida que nos ayudarán a evitar estos síntomas y mejorar nuestra salud, evitando problemas habituales tras la llegada de la menopausia como la osteoporosis, el colesterol alto, la reducción de la libido y de las relaciones sexuales, etc.

Llevar una dieta sana, reducir las calorías consumidas o hacer ejercicio físico de manera regular hará que te sientas mejor por dentro y por fuera, controlando incluso el aumento de peso.

Por lo tanto, no pienses en la menopausia como algo que te acompañará hasta el fin de tus días, la menopausia, o más bien la postmenopausia, acaba en muchos casos hacia los 55 años, una edad estupenda en la que aún te queda mucho por vivir y por hacer.

En un mundo en el que la esperanza de vida de las mujeres ronda los 83 años, los 55 años no suponen, ni mucho menos, el final de nada, por lo que hay que llevar esta etapa de otra forma a como se llevaba hasta ahora. No hay que ocultarlo ni avergonzarse de ello, ni tampoco verlo como algo malo.

Muchas mujeres con 50 años están mejor que nunca, más atractivas, más seguras de sí mismas y con mucho más que ofrecer, por lo que la menopausia no tiene por qué afectar a su vida, sobre todo si se informan y se forman acerca de los síntomas, los cambios y cómo afrontarlos y minimizarlos.

Cambiemos la mentalidad sobre la menopausia y aceptémosla como una etapa más que puede tener sus cosas buenas y sus cosas malas, como todas (la pubertad, el embarazo…). Y no pienses en ella como el fin de nada, sino más bien como el principio de una nueva etapa. Disfrútala.

Fuente:

  • Boneva, R.S., Lin, J.M., Unger, E.R. (2015). Menopausia precoz y otros indicadores de riesgo ginecológicos para el síndrome de fatiga crónica en mujeres. Menopause; 22:#826-834.
  • Sood, R., Faubion, S.S., Kuhle, C.L., Thielen, J.M., Shuster, L.T. (2014). Prescripción de terapia hormonal de la menopausia: un enfoque basado en pruebas. International Journal of Women's Health; 6: 47-57.
  • Office on Women´s Health, https://espanol.womenshealth.gov/menopause/early-or-premature-menopause

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

×