¿Cómo afecta la menopausia al cerebro?

¿Cómo afecta la menopausia al cerebro?

La disminución de los niveles hormonales que se produce al llegar la menopausia afecta al envejecimiento cerebral. Lo bueno es que unos simples cambios en el estilo de vida puede favorecer la salud de nuestro cerebro.

Índice

¿Cómo afecta la llegada de la menopausia al cerebro?

La menopausia está causada por un descenso de los niveles de las hormonas sexuales femeninas, estrógenos y progesterona. Este cambio afecta no solo a la fertilidad o los ciclos ovulatorios, sino a todo el organismo ya que los estrógenos son unas hormonas que participan en muchas funciones, por lo que su disminución afecta a todo el cuerpo de la mujer, incluido el cerebro.

De hecho, las interacciones del sistema reproductivo con el cerebro son cruciales para el envejecimiento del mismo. Por eso, la investigación ha comprobado que los cerebros de hombres y mujeres envejecen de forma diferente, causado en gran parte por esta diferencia hormonal.

Por ejemplo, las mujeres son más propensas a tener trastorno de ansiedad o depresión, además de dolores de cabeza y migrañas. Pero también, las mujeres son más propensas que los hombres al Alzhéimer.

Esto se debe, como decíamos a que los hombres tienen más testosterona, mientras que las mujeres tienen más estrógenos. Y ambas hormonas difieren en su longevidad. Mientras que los hombres pueden producir testosterona hasta el final de la vida (aunque es cierto que se van reduciendo sus niveles lentamente), las mujeres sufren un descenso brusco de esta hormona con la llegada de la menopausia. Esta reducción causa una serie de síntomas como sofocos, sudores nocturnos, insomnio, lapsus de memoria, depresión, ansiedad… síntomas que empiezan en el cerebro, no en los ovarios.

¿Y por qué? Porque tanto el cerebro como los ovarios forman parte del sistema endocrino, el que regula las hormonas. El cerebro manda señales a los ovarios, que responden en consecuencia. Al mismo tiempo, hormonas como los estrógenos no solo participan en la reproducción, sino también en la función cerebral. Y el estrógeno en particular es realmente clave para la producción de energía en el cerebro al ayudar a las neuronas a quemar glucosa para crear energía. Por eso, cuando los niveles de estrógenos descienden las neuronas comienzan a disminuir, tienen menos energía y envejecen más rápido, lo que puede llevar a la formación de placas amiloides, o placas de Alzhéimer, que son un sello distintivo de la enfermedad de Alzhéimer.

Estos efectos son más fuertes en regiones específicas del cerebro como el hipotálamo, que se encarga de regular la temperatura corporal. Cuando el estrógeno no activa el hipotálamo correctamente, el cerebro no puede regular correctamente la temperatura corporal, apareciendo los sofocos.

O el tronco encefálico, que se encarga del sueño, apareciendo el insomnio.

O la amígdala, el centro emocional del cerebro, causando los cambios bruscos de humor.

En definitiva, cerebro y hormonas están conectados, por lo que la llegada de la menopausia hace que las mujeres experimenten una serie de síntomas físicos y psicológicos. Además, la menopausia afecta al rendimiento cognitivo del cerebro, pudiendo causar pérdida de memoria y, en los casos más graves, Alzhéimer.

Seguro que has notado que te cuesta recordar pequeñas cosas que antes recordabas, como cumpleaños, la lista de la compra, ciertas palabras, etc.

Asimismo, el consumo de ciertos medicamentos que se usan en la menopausia, como el tamoxifeno, disminuye la capacidad cerebral para recibir, comunicar y almacenar información, lo que perjudica la memoria.

Y, por supuesto, los cambios de esta etapa, como el sueño, la fatiga, la ansiedad o la depresión tienen un importante efecto en la memoria y el rendimiento cognitivo.

¿Cómo proteger el cerebro de la llegada de la menopausia?

1- Cuida tu dieta. La dieta mediterránea es especialmente buena para la salud general y la cerebral de la mujer. Las mujeres que siguen esta dieta tienen un riesgo mucho menor de deterioro cognitivo, depresión, enfermedad cardíaca, embolia y cáncer, y también tienen menos sofocos. Lo interesante de esta dieta es que es bastante rica en fitoestrógenos o estrógenos naturales que actúan como estrógenos suaves en nuestros cuerpos. En especial las semillas de lino, semillas de sésamo, albaricoques secos, legumbres y frutas. También debes procurar que tu alimentación sea rica en ácidos grasos omega-3 que se encuentran en los pescados azules o los aguacates, saludables en la menopausia y para el cerebro ya que mejoran el aprendizaje y la memoria.

2- Evita el estrés. El estrés reduce los estrógenos ya que el cortisol, la hormona del estrés, depende de los estrógenos, por lo que si esta asciende, los estrógenos bajan. Y viceversa.

3- Mantén ocupado tu cerebro. Al igual que los músculos, el cerebro se entrena y sus capacidades pueden mejorar si aprendes cosas nuevas, tienes nuevas experiencias, estimulas la memoria, realizas actividades cerebrales como crucigramas o sudokus, juegos mentales para recordar cosas, etc.

4- Haz ejercicio físico. El ejercicio aeróbico y el entrenamiento de fuerza también pueden ayudar a mantener la mente en forma. Así, la actividad física puede desencadenar el crecimiento de nuevas células nerviosas y vasos sanguíneos en el cerebro y promover la reparación de las células cerebrales existentes.

5- Duerme bien. Aunque es normal tener problemas de insomnio en esta etapa, debes procurar dormir y descansar bien, ya que durante el sueño nuestro cerebro se repara y recupera energía, además de almacenar los recueros y experiencias vividas en el día. Procura crear una rutina de sueño, recurrir a infusiones relajantes y calmantes y, si es necesario, suplementos de melatonina. Consulta a tu profesional de medicina.

6- Consume resveratrol. El resveratrol es una sustancia que se encuentra en las uvas negras, pero como el alcohol puede ser malo para la salud, en vez de tomar una copa de vino tinto te aconsejamos que recurras a los suplementos de resveratrol. El resveratrol evita que los radicales libres dañen las células cerebrales.

Fuente:

  • Sliwinski, J. R., Johnson, A. K., & Elkins, G. R. (2014). Memory decline in peri-and post-menopausal women: the potential of mind–body medicine to improve cognitive performance. Integrative medicine insights, 9, IMI-S15682.
  • Maki, P. M., Drogos, L. L., Rubin, L. H., Banuvar, S., Shulman, L. P., & Geller, S. E. (2008). Objective hot flashes are negatively related to verbal memory performance in midlife women. Menopause (New York, NY), 15(5), 848.
  • Boyle, C. P., Raji, C. A., Erickson, K. I., Lopez, O. L., Becker, J. T., Gach, H. M., ... & Thompson, P. M. (2020). Estrogen, brain structure, and cognition in postmenopausal women. Human Brain Mapping.
  • Epperson, C. N., Sammel, M. D., & Freeman, E. W. (2013). Menopause effects on verbal memory: findings from a longitudinal community cohort. The Journal of clinical endocrinology & metabolism, 98(9), 3829-3838.

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

×