Consejos para la mujer de mediana edad

Consejos para la mujer de mediana edad

Se considera mediana edad la etapa que va de los 55 a los 65 años, aunque para algunas personas esta etapa empieza un poco antes, hacia los 50 años, cuando se experimenta la “crisis de la mediana edad” que, en las mujeres, coinciden con la llegada de la menopausia.

Índice

¿Qué es la mediana edad?

El término mediana edad hace referencia a la mitad de la vida, con lo que ha ido cambiando en los últimos años a medida que la esperanza de vida se ha ido alargando. Si antes se consideraba mediana edad desde los 40 años, ahora se considera más bien que esta comienza a los 50 años y dura hasta los 65 años, cuando se habla ya de tercera edad.

De igual modo, si antes se hablaba de crisis de los 40, ahora esta crisis se ha movido más bien hacia los 50 años ya que, con 40 años, la mayoría de las personas se siguen viendo jóvenes.

Por lo tanto, la mediana edad es la que va desde los 50 hasta los 65 años y, en las mujeres, esta etapa coincide con la llegada de la menopausia y con la postmenopausia, que comporta muchos cambios a nivel fisiológico y mental.

Cambios en las mujeres a la mediana edad

1- El principal cambio hacia los 50 años es la llegada de la menopausia, el final de la vida fértil de la mujer debido al cese de la producción de óvulos por parte de los ovarios. Este cese se debe a la disminución de las hormonas sexuales femeninas, estrógenos y progesterona. Pero, además del cese de las menstruaciones, los estrógenos provocan otra serie de cambios como los famosos síntomas de la menopausia (sofocos, sequedad vaginal, disminución de libido, insomnio, ansiedad…) y enfermedades ligadas a esta reducción (osteoporosis, enfermedades cardiovasculares, hipertensión, incontinencia urinaria, etc.).

2- Cumplir 50 años puede suponer una pequeña crisis existencial al plantearnos lo que hemos hecho con nuestra vida en el ámbito laboral, personal, familiar… Si a eso se unen problemas en el trabajo, con la pareja o con los hijos, pueden ser unos años complicados.

3- Los cambios ligados al envejecimiento comienzan a hacerse más visibles: arrugas, aumento de peso, dificultades de concentración, pérdida de memoria, cansancio, problemas para dormir, problemas de salud…

En resumen, la mediana edad puede ser una etapa complicada en las mujeres debido a todos estos cambios en nuestra vida que, si llegan juntos y de repente, pueden ser difíciles de asimilar. Por eso, es importante tener claro a qué nos enfrentamos al llegar a esta etapa, qué cambios y síntomas podemos experimentar y, sobre todo, cómo debemos cuidarnos para poder seguir disfrutando de nuestra vida con salud.

Consejos para cuidarse al llegar a la mediana edad

Actualmente, cumplir 50 años no supone el final de nada ya que la vida laboral debe continuar muchos años más, la esperanza de vida en las mujeres ronda en España los 86 años y, si nos cuidamos adecuadamente, podemos seguir encontrándonos perfectas tanto por dentro como por fuera.

Sin embargo, es cierto que a esta edad se producen muchos cambios en nuestro organismo a causa de la menopausia y el envejecimiento, por lo que debemos adoptar nuevos hábitos saludables y tomarnos más en serio que nunca el cuidado de nuestro organismo.

1- Sigue una dieta saludable, reduciendo las calorías que consumes en unos 500 ya que el metabolismo se ralentiza y no nos hace falta comer tanta cantidad. Opta por alimentos frescos y de temporada llenos de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes y olvídate de los ultraprocesados, los azúcares, la comida basura, las grasas saturadas…

2- Deja de fumar y beber alcohol, sustancias perjudiciales que incrementan el envejecimiento, el riesgo de enfermedades crónicas graves, los síntomas de la menopausia…

3- Haz ejercicio físico regularmente. Se aconseja al menos 150 minutos a la semana de ejercicio cardiovascular (andar, correr, montar en bici) y 3 sesiones de ejercicios de fuerza/entrenamiento para fortalecer la masa muscular, cuya pérdida es habitual a esta edad.

4- Cuida tu piel con cremas específicas que reduzcan o minimicen las arrugas, la flacidez…

5- Añade a tu dieta suplementos dietéticos que mejoren tu salud como el calcio y la vitamina D para la osteoporosis, el hierro si tienes anemia, magnesio y zinc para el sistema inmunológico, etc. Consulta antes a tu profesional de medicina.

6- No te olvides de tu vida sexual, te ayuda a mantenerte en forma, estar más feliz y conectada con tu pareja, sentirte mejor… Si tienes problemas de sequedad vaginal recurre a los lubricantes naturales y si tienes la libido baja, puedes usar suplementación.

7- Cuida también tu mente, especialmente si sientes ansiedad, estrés o síntomas de depresión. El yoga, la relajación o la terapia de psicología pueden ayudarte a superar estos problemas.

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

×