Valores de referencia en la postmenopausia

Valores de referencia en la postmenopausia

Después de la llegada de la menopausia, la mujer entra en una etapa que dura entre 10 y 15 años en la que las hormonas se van equilibrando y continúan los síntomas de la menopausia, aunque cada vez más leves y espaciados. Si te realizan una analítica en esta etapa, es posible que algunos valores aparezcan alterados.

Índice

¿Qué es la postmenopausia?

La postmenopausia es la fase del climaterio que sigue a la llegada de la menopausia, que recordemos que es un momento en el tiempo que llega tras 12 meses consecutivos de amenorrea.

La postmenopausia dura hasta la llegada de la tercera edad, es decir, hasta los 65 años, pero la duración de esta fase depende del momento de la llegada de la menopausia, que varía mucho de unas mujeres a otras.

En esta etapa algunos síntomas, como los sofocos o la irritabilidad, pueden ser más intensos, pero se tratan mejor y, conforme van pasando los años, se van haciendo cada vez más leves e infrecuentes, hasta que desaparecen.

Valores hormonales en la menopausia

Tras la llegada de la menopausia las principales hormonas sexuales ven alterados sus niveles a causa del cese de hormonas por parte de los ovarios, que afecta a la producción general de hormonas.

De hecho, aunque no suele ser necesario, un análisis de medicina hormonal puede confirmar el diagnóstico que la mujer ya está en la menopausia, ya que los niveles de ciertas hormonas en esta etapa son distintos:

- Hormona folículoestimulante (FSH). La hormona folículoestimulante (FSH) es una proteína producida por las células gonadotrópicas que se encuentran en la parte anterior de nuestra pituitaria situada en la base del cráneo y estimula la ovulación y al producción de hormona luteinizante (LH). En la posmenopausia, los ovarios dejan de responder a la FSH y el cerebro reacciona enviando aún más de estas hormonas. Por lo tanto, en la postmenopausia se tienen unos niveles más altos permanentemente de FSH (más de 40 miliunidades internacionales por mililitro, 40 mUI/mL). Si los valores oscilan, puede que la mujer siga en la perimenopausia.

- Estradiol. El estradiol es la principal forma de estrógeno presente en mujeres premenopáusicas. Un nivel normal oscila entre 30 y 400 picogramos por mililitro (30-400 pg/mL) pero, en la postmenopausia, ese nivel cae por debajo de los 30 pg/mL.

- Progesterona. Los niveles de progestágenos también se ven alterados en esta etapa, redudiéndose a menos de 1 ng/mL o 3.18 nmol/L.

Además, el médico puede pedir un análisis de la hormona estimulante de la tiroides (TSH), porque una tiroides con baja actividad (hipotiroidismo) puede causar síntomas parecidos a los de la menopausia.

También existen pruebas caseras de venta libre en farmacias para verificar los niveles de FSH en la orina que pueden indicarte si tienes niveles elevados de FSH para que sepas si estás en la perimenopausia o la postmenopausia, pero como estos valores varían tanto durante el ciclo menstrual, estas pruebas realmente no pueden indicarte si estás o no definitivamente en la postmenopausia.

¿Afecta la menopausia a los valores del hemograma?

Está claro que la llegada de la menopausia y de la postmenopausia afecta a los valores de referencia de los niveles hormonales de la mujer, pero ¿puede afectar también a los valores del hemograma? ¿Si te realizas un análisis de sangre en la menopausia, los resultados pueden estar alterados por este motivo?

Según un estudio realizado en Finlandia, las mujeres postmenopáusicas tenían unos niveles más bajos de leucocitos y de neutrófilos de lo normal, ambos glóbulos blancos que forman parte del sistema inmunitario. Sin embargo, el porcentaje relativo de linfocitos era más alto, probablemente porque los linfocitos están relacionados con el estradiol y la FSH.

Los linfocitos y los neutrófilos son mediadores dominantes de la inflamación, un proceso relacionado con el envejecimiento, por lo que es posible que sus variaciones tengan más que ver con la edad de la mujer al llegar la postmenopausia y el envejecimiento del organismo que con la menopausia en sí. El problema es que este aumento de la inflamación aumenta la posibilidad de desarrollar enfermedades crónicas graves, como las cardiovasculares o el cáncer.

En cuanto a las plaquetas, las sustancias de la sangre que sirven para hacer más lento el sangrado o frenarlo y para facilitar la cicatrización de las heridas, disminuyen en las mujeres postmenopáusicas, por lo que puede aumentar el riesgo de trombosis.

Por último, en relación a los glóbulos rojos, las mujeres postmenopáusicas suelen tener recuentos celulares de glóbulos rojos más altos, con concentraciones de la hemoglobina, hematócritos y volumen medio creciente de la célula (MCV) más alto que mujeres de menos de 50 años. Un estudio demostró un aumento progresivo en la concentración de la hemoglobina de los 40 a los 65 años. Esto puede deberse a los efectos de los cambios hormonales en la menopausia así como al cese de la menstruación, que hace que se pierda menos sangre y, por lo tanto, que no bajen cada ciclo los niveles de estos tres tipos de glóbulos rojos. Por lo tanto, en la postmenopausia puede haber menos riesgo de anemia.

Otro estudio encontró que la administración del estrógeno en los tratamientos hormonales de la postmenopausia aumentó la proliferación de las células madres hematopoyéticas (HSCs), lo que podrían explicar los hemogramas más altos en mujeres durante los años reproductivos.

Fuente:

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

×