El entrenamiento de resistencia protege a las mujeres de las enfermedades cardiovasculares

El entrenamiento de resistencia protege a las mujeres de las enfermedades cardiovasculares

La llegada de la menopausia, con los cambios hormonales y en el estilo de vida que esta etapa conllevan, como la inactividad física, aumentan el riesgo de enfermedad cardiovascular entre las mujeres posmenopáusicas. Este estudio investiga el efecto del entrenamiento de resistencia (RT) sobre los niveles plasmáticos de citocinas, adipocinas, mioquinas y hormonas sexuales seleccionadas en mujeres posmenopáusicas con síntomas vasomotores.

Índice

Datos del estudio

Este estudio investigaba los efectos de la RT (entrenamiento de resistencia) sobre los síntomas vasomotores en mujeres posmenopáusicas. Las mujeres fueron aleatorizadas para unirse a un programa de RT de 15 semanas o permanecer sedentarias como control. Se tomaron muestras de sangre venosa en la semana 0 y la semana 15 para todos los participantes. Se utilizaron ensayos de inmunoabsorción ligados a enzimas y ensayos de perlas múltiples para medir citocinas, adipocinas, mioquinas y hormonas sexuales en plasma.

El régimen consistió en seis ejercicios en máquinas de resistencia sentadas y dos ejercicios de peso corporal en el siguiente orden; prensa de pecho, prensa de piernas, remo sentado, flexión de piernas, pull-down de dorsal ancho, extensión de piernas, abdominales y elevaciones de espalda. Los ejercicios sentados se realizaron en 15-20 repeticiones en dos series de la semana 1-3 y de 8 a 12 repeticiones en dos series de la semana 4-15. Se realizaron ejercicios de peso corporal hasta el agotamiento en dos series. Un fisioterapeuta supervisó una sesión por semana para evaluar la fidelidad al programa de entrenamiento, que se adaptó a cada individuo con cargas gradualmente aumentadas durante la prueba. Se realizaron pruebas de fuerza con 8 pruebas de repetición máxima (8 RM) en las máquinas de resistencia sentadas al inicio, tres semanas y 15 semanas en el grupo de intervención.

Enfermedades cardiovasculares tras la menopausia

Las mujeres actualmente pueden vivir más de un tercio de sus vidas después de la menopausia. El problema es que la incidencia de enfermedades cardiovasculares (ECV) aumenta después de la menopausia debido a la reducción del gasto energético, la redistribución de la grasa corporal, el cambio del metabolismo de las lipoproteínas y el aumento de la inflamación sistémica en las mujeres. Estos cambios se reflejan en el aumento del riesgo de ECV que aproximadamente se duplica durante los 10 años posteriores a la menopausia. Los niveles reducidos de estrógenos y los aumentos relativos de andrógenos, además del envejecimiento en sí, se han atribuido a estos cambios fisiológicos y al aumento del riesgo de ECV en mujeres posmenopáusicas.

La inflamación sistémica es un factor de riesgo de ECV, y después de la menopausia hay un aumento de citocinas proinflamatorias, incluyendo interleucina-1 (IL-1), IL-6 y factor de necrosis tumoral (TNF). Tanto la IL-6 como la proteína C reactiva (PCR) de fase aguda se han identificado como predictores independientes de eventos de ECV en mujeres posmenopáusicas, con o sin terapia de reemplazo hormonal. La obesidad, la cantidad de grasa corporal y la distribución de la grasa también son riesgos de ECV que están indisolublemente relacionados con la inflamación.

El tejido adiposo, como órgano endocrino, puede secretar citocinas (denominadas adipocinas) que exhiben efectos tanto proinflamatorios como antiinflamatorios. La adiponectina, una adipocina clave, tiene múltiples funciones biológicas en el equilibrio del metabolismo de la glucosa y los lípidos, sensibilizante a la insulina, antiapoptótico, antiinflamatorio y proinflamatorio y estrés oxidativo. Se ha implicado en la fisiopatología de varios trastornos, como diabetes tipo 2, síndrome metabólico, enfermedad vascular, enfermedades autoinmunes, osteoporosis y cáncer.

Para las mujeres de mediana edad, existe una tendencia al aumento de peso y la distribución central de la grasa, lo que puede cambiar el equilibrio de la secreción de adipocinas a un estado más proinflamatorio. En mujeres posmenopáusicas, las concentraciones plasmáticas de adiponectina aumentan y los niveles de adiponectina se correlacionan negativamente con la densidad mineral ósea, la concentración sérica de estradiol y la proteína quimiotáctica de monocitos. Sin embargo, en mujeres posmenopáusicas se encuentran niveles más bajos de adiponectina en pacientes obesas y con sobrepeso en comparación con mujeres de peso saludable. También debe tenerse en cuenta que se sabe que diversas isoformas de adiponectina, como la adiponectina de alto peso molecular, ejercen diferentes efectos biológicos.

La importancia del ejercicio físico en la menopausia

La falta de ejercicio físico es un factor de riesgo conocido para el desarrollo de ECV y mortalidad por todas las causas en mujeres posmenopáusicas. El ejercicio regular ha demostrado tener numerosos beneficios entre las mujeres posmenopáusicas, desde la pérdida de peso, la alteración de los perfiles lipídicos, hasta la reducción del estrés oxidativo y la inflamación.

El ejercicio aeróbico moderado y el entrenamiento de resistencia (RT) han mostrado efectos beneficiosos para reducir la actividad inflamatoria en las mujeres. Además, el entrenamiento en intervalos de alta intensidad durante 12 semanas (28 min de ejercicio de alta intensidad con> 80% de la frecuencia cardíaca máxima) redujo el tejido adiposo visceral y aumentó la IL-6 en mujeres posmenopáusicas obesas, y el aumento del volumen de entrenamiento de resistencia mejoró la hipertrofia muscular en las posmenopáusicas.

Este estudio ha demostrado que la RT reduce la frecuencia de los sofocos en casi la mitad en las mujeres posmenopáusicas. Además, los estudios han demostrado los efectos beneficiosos de la RT en mujeres posmenopáusicas, como la mejora de la fuerza muscular, los riesgos metabólicos, la inflamación, los perfiles lipídicos, la salud mental y la disminución de la ferritina.

Los efectos beneficiosos de la RT en mujeres posmenopáusicas pueden depender del volumen y el tiempo de entrenamiento. Se ha demostrado que la RT de 12 semanas mejoró la condición física, la salud mental, la calidad del sueño y los cambios en la proporción de grasa visceral a área de músculo esquelético en mujeres posmenopáusicas.

En resumen, este estudio muestra que la RT puede ser una intervención beneficiosa para reducir la inflamación entre las mujeres posmenopáusicas. Un régimen de ejercicio físico de entrenamiento de resistencia (RT) de 15 semanas puede alterar el perfil plasmático de marcadores de ECV, marcadores de inflamación, adipocinas y mioquinas. Así, las mujeres posmenopáusicas en el grupo de RT tendrán niveles significativamente reducidos de analitos proinflamatorios y / o niveles aumentados de analitos antiinflamatorios después del período de estudio de 15 semanas.

Las diferencias significativas en el grupo de RT total y el grupo de RT compatible, entre la semana 0 y la semana 15, incluyeron disminuciones en la adiponectina, lipocalina-2 y un aumento en la testosterona. Además, en el grupo de RT compatible, estuvo presente una disminución significativa en la resistina. En los seres humanos, la resistina es producida principalmente por células mononucleares y macrófagos de sangre periférica, y estudios repetidos han demostrado que la resistina, independientemente de la PCR, predice la enfermedad de las arterias coronarias.

Se observaron aumentos medios en los niveles de globulina transportadora de hormonas sexuales (SHBG) y de testosterona tanto en los grupos de RT total como en los de RT compatible. Además, los niveles de testosterona se alteraron significativamente en los grupos de RT al comparar los niveles de la semana 15 y la semana 0. Asimismo, las mujeres con RT tuvieron mayores aumentos en los niveles plasmáticos de testosterona y SHBG en comparación con el grupo de control.

La actividad física es una de las estrategias de comportamiento más eficaces para mantener y mejorar la salud cardiometabólica general de la población. La inactividad física junto con el inicio de la menopausia aumenta el riesgo de ECV entre las mujeres posmenopáusicas. Por lo tanto, la introducción temprana del entrenamiento regular podría ser beneficiosa para las mujeres que están en el grupo de riesgo de alteraciones cardiometabólicas asociadas con su transición menopáusica, especialmente para las mujeres con síntomas vasomotores.

Los hallazgos indican que la RT supervisada durante un período de 15 semanas, con un buen cumplimiento, reduce significativamente los niveles de adipocinas proinflamatorias lipocalina-2 y resistina en mujeres posmenopáusicas. Sin embargo, también se observaron reducciones significativas en la adiponectina antiinflamatoria. En conclusión, estos resultados pueden indicar el beneficio potencial del entrenamiento de RT en mujeres posmenopáusicas para reducir el riesgo de inflamación inducida por adipocinas, aunque se requieren más estudios con atención sobre las isoformas de adiponectina circulante.

Fuente: Ward, L.J., Nilsson, S., Hammar, M. et al. Resistance training decreases plasma levels of adipokines in postmenopausal women. Sci Rep 10, 19837 (2020). https://doi.org/10.1038/s41598-020-76901-w

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

×