Características de la postmenopausia

Características de la postmenopausia

La postmenopausia es la etapa posterior a la llegada de la menopausia, una fase que puede durar entre 10 y 15 años, ya que dura hasta la llegada de la tercera edad. No obstante, lo normal es que las hormonas se equilibren en un par de años y pronto desparezcan los síntomas asociados a ella.

Índice

¿Qué es la postmenopausia?

La postmenopausia es la etapa posterior a la menopausia, la tercera del climaterio. Mientras que la menopausia es el momento en la vida de una mujer en el que, tras 12 meses consecutivos sin tener la regla sin otro motivo, las menstruaciones llegan a su fin. Este proceso está causado por una disminución en los niveles de las hormonas sexuales femeninas, estrógenos y progesterona, que causan además una serie de cambios fisiológicos en todo el organismo.

La menopausia suele llegar en torno a los 50 años y se considera que la postmenopausia dura hasta la llegada de la siguiente etapa, que es la tercera edad, marcada a los 65 años. Por lo tanto, la postmenopausia es una etapa larga de unos 15 años, pero en ella se pueden diferenciar dos fases: una primera fase en la que se todavía se notan los cambios y molestias causados por los desequilibrios hormonales, y una segunda fase en la que estas hormonas femeninas se nivelan y dejan de causar problemas.

Por lo tanto, no pienses en la postmenopausia como en 15 años de molestias, ya que estas suelen durar un par de años más tras la llegada de la menopausia. Al principio, algunos síntomas de la menopausia se pueden volver más frecuentes e intensos, como los sofocos, los cambios de humor, la ansiedad, la sequedad vaginal… pero se tratan mejor que antes y, como decíamos, van desapareciendo gradualmente.

Síntomas de la postmenopausia

Como decíamos, en los primeros años tras la llegada de la menopausia continúan los síntomas típicos de esta, como sofocos, sudores nocturnos, cambios de humor, sequedad vaginal, insomnio… incluso más intensos al principio, pero gradualmente van desapareciendo.

Los síntomas que pueden volverse más frecuentes y molestos en esta etapa son los cambios genitourinarios debido a la disminución de los estrógenos, que sostienen la irrigación, la trasudación y la secreción glandular, responsables de la lubricación vaginal. Todo ello puede causar sequedad vaginal, dolor en las relaciones sexuales, picor e irritación vaginal, mayor posibilidad de padecer infecciones urinarias, etc.

Además, los estrógenos ayudan a la fabricación de elastina y colágeno de los tejidos vaginales, lo que causa el adelgazamiento del epitelio de revestimiento con fragilidad de la pared vaginal, que puede agrietarse y producir lubricación deficiente, pudiendo incluso sangrar.

Las molestias hacen que se eviten las relaciones sexuales, causando que la vagina se vuelva más corta, estrecha y menos elástica, lo que afecta a las relaciones sexuales y de pareja.

Por otra parte, todos estos cambios, junto al debilitamiento del suelo pélvico, hacen que aparezca la incontinencia urinaria y el prolapso, minando la calidad de vida de la mujer.

Enfermedades de la postmenopausia

El problema tras la llegada de la menopausia es que los estrógenos no solo participan en las funciones reproductoras y sexuales de la mujer, sino que intervienen en otros muchos procesos fisiológicos. Por eso, al descender sus niveles la mujer queda desprotegida frente a ciertas enfermedades que son más comunes que aparezcan en la postmenopausia:

- Osteoporosis. Los estrógenos evitan la pérdida de calcio de los huesos, por lo que su reducción en el climaterio hace que se pierda calcio y que la masa ósea se reduzca, aumenta el riesgo de padecer osteoporosis, enfermedad que aumenta el riesgo de fracturas ante una caída. El organismo está continuamente descomponiendo el hueso antiguo y fabricando hueso nuevo (recambio óseo). Pero al disminuir los estrógenos este proceso se ralentiza y se pierde más hueso del que se repone.

- Artrosis: aumenta el riesgo de sufrir enfermedades degenerativas articulares porque se reduce la producción de colágeno en los cartílagos.

- Enfermedades cardiovasculares. El aumento de colesterol, triglicéridos y tensión aumenta el riesgo de padecer enfermedades como un infarto, un accidente cerebrovascular o angina de pecho.

- Diabetes mellitus tipo 2. La diabetes mellitus tipo 2 es una enfermedad que se incrementa con la edad, en ambos sexos, aunque predomina en el sexo femenino tras la menopausia debido a las alteraciones del metabolismo de la insulina que ocurren por la disminución de los estrógenos.

¿Cómo cuidarse en la postmenopausia?

- Controla las calorías que ingieres y la dieta para evitar el aumento de peso, común al pasar la menopausia, pudiendo engordar entre 3 y 5 kilos. Reduce tu alimentación en unas 500 calorías, no hace falta que comas tanto como antes. Evita alimentos grasos y azúcares.

- Sigue una alimentación saludable basada en alimentos naturales como frutas, verduras, carnes magras, pescados (blancos y azules), cereales integrales, lácteos desnatados… Evita los ultraprocesados.

- Aumenta el consumo de alimentos ricos en calcio y enriquecidos con vitamina D para evitar la osteoporosis. También debes tomar el sol al menos 15 minutos al día siempre que sea posible.

- Bebe al menos 2 litros de agua al día para evitar las infecciones urinarias.

- Evita el consumo de tabaco y alcohol.

- Realiza ejercicio físico con regularidad. Se aconseja unos 150 minutos de ejercicios aeróbicos y 3 sesiones de fuerza/entrenamiento para aumentar la masa muscular.

- La terapia hormonal sustitutiva reduce los síntomas de la menopausia como los sofocos, la sequedad vaginal, los cambios de humor... Consulta a tu médico de ginecología la conveniencia de seguir este tratamiento en tu caso, ya que no está indicado para todas las mujeres (no la pueden tomar mujeres con antecedentes personales o familiares de cáncer, hemorragias uterinas de causa desconocida, tromboflebitis o enfermedad tromboembólica, enfermedades hepáticas).

- Existen muchas sustancias naturales que reducen los síntomas de la menopausia y mejoran nuestra salud, como los fitoestrógenos, la planta Vitex Agnus Castus, la cimicífuga, el trébol rojo, etc. Los fitoestrógenos pueden ayudar al organismo femenino a contrarrestar el descenso de los niveles de estrógenos durante la etapa de la menopausia, aunque en comparación con el tratamiento THS proporciona menos estrógenos. También protegen de enfermedades coronarias y de la osteoporosis.

- Ten una mentalidad positiva e infórmate bien de los cambios y los posibles tratamientos y remedios para llevar esta etapa lo mejor posible.

- Si las relaciones sexuales son un problema a causa del dolor, usa un lubricante natural para que la sequedad no sea una excusa. Es importante cuidar a la pareja y mantener viva la llama del deseo para que la pareja siga viva.

- Si los síntomas psicológicos no te dejan continuar con tu vida, busca ayuda de un profesional de psicología.

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

×