×

¿A qué edad termina la menopausia?

¿A qué edad termina la menopausia?

La menopausia es un momento en la vida de una mujer en el que se certifica que sus ovarios ya no ovulan y que, por lo tanto, ha terminado su vida fértil. En ese momento, empieza lo que se conoce como postmenopausia, que puede acabar antes o después según la edad de llegada de la menopausia.

Índice

¿Qué es la menopausia?

En ginecología, la menopausia es el momento de la vida en que se deja de tener el periodo menstrual debido a cambios hormonales. A medida que pasan los años, los ovarios van dejando de producir las dos hormonas sexuales que permiten la ovulación, estrógenos y progesterona, lo que provoca, en un primer momento, la irregularidad de los ciclos menstruales y la aparición de ciertos síntomas ligados, sobre todo, a la disminución de los estrógenos, hormonas que intervienen en muchos procesos del organismo.

Este proceso lleva un tiempo que puede durar entre 2 y 8 años en lo que se conoce como etapa previa a la menopausia o perimenopausia. Esta etapa, además, puede empezar entre los 40 y los 45 años, aproximadamente.

Durante esta etapa, como decíamos, las reglas se vuelven irregulares y la mujer puede pasar varios meses sin tenerla, pero hasta que no pasan 12 meses consecutivos sin la menstruación, no se considera que esa mujer haya llegado a la menopausia. Este momento es solo eso, un momento en el tiempo, que llega entre los 45 y los 55 años en circunstancias normales. Una vez pasa el momento, la mujer inicia otra etapa conocida como postmenopausia que puede durar entre 2 y 5 años y que da paso al acabar a la tercera edad.

Entonces… ¿cuándo termina la menopausia?

La menopausia empieza y termina en el mismo momento, ya que es solo un punto en el tiempo en el que se certifica que la vida fértil de la mujer ha terminado y que sus ovarios ya no ovulan y, por lo tanto, ya no se puede quedar embarazada.

Este momento puede llegar entre los 45 y los 55 años, aunque en España, por ejemplo, la edad media se encuentra en los 51,4 años. Por lo tanto, en el momento en el que hayas pasado 12 meses seguidos sin la regla y sepas que has llegado a la menopausia, también ha terminado… eso sí, ahora empieza la postmenopausia, etapa en la que puedes seguir con síntomas molestos y cambios derivados de la disminución hormonal.

¿Qué síntomas y molestias se experimentan en todo el climaterio?

El climaterio abarca las tres etapas de las que hemos hablado previamente: perimenopausia, menopausia y postmenopausia. El climaterio puede durar entre 10 y 15 años, dependiendo de cada mujer, aunque lo normal es que los síntomas más molestos y frecuentes duren entre 3 y 8 años. No obstante, la intensidad y gravedad de los mismos varía muchísimo de unas personas a otras.

Entre los síntomas propios del climaterio encontramos:

- Ciclos menstruales irregulares: el sangrado también puede ser más abundante, menos, haber sangrados intermenstruales…

- Sofocos y sudores nocturnos: los sofocos son un calor brusco y repentino que la mujer experimenta en la parte superior del cuerpo, especialmente en el rostro y el cuello. Es un calor muy fuerte que puede causar enrojecimiento y, al desaparecer, sudores. Cuando aparecen por la noche se llaman sudores nocturnos.

- Sequedad vaginal: la disminución de estrógenos causa una disminución del flujo vaginal, lo que puede provocar la aparición de sequedad en la vagina que causa dolor en las relaciones sexuales y aumento de la posibilidad de sufrir infecciones vaginales o urinarias.

- Falta de libido: la libido o deseo sexual va unida a las hormonas, por lo que es normal sentir menos ganas de hacer el amor cuando nuestras hormonas disminuyen.

- Cambios en el metabolismo: el envejcimiento, junto con la desaparición de los estrógenos, hace que nuestro metabolismo se ralentice, lo que provoca el aumento de peso, de grasa corporal en ciertas zonas, retención de líquidos, etc.

- Insomnio: también es frecuente sufrir problemas para dormir, despertares frecuentes, dormir pocas horas… lo que aumenta nuestro cansancio diario.

- Ansiedad e irritabilidad: las hormonas también están detrás de los cambios de humor y la irritabilidad de esta etapa, que puede acabar incluso en depresión.

Además, como decíamos, los estrógenos intervienen en muchos factores y nos protegen de muchas enfermedades, por lo que su disminución hace que aumente el riesgo para la mujer de sufrir enfermedades serias como osteoporosis (pérdida de masa ósea y aumento del riesgo de fracturas), aumento de los niveles de colesterol malo y de enfermedades cardiovasculares… Por eso, hay que cuidarse mucho a partir de los 40-45 años.

¿Existen tratamientos para la menopausia?

Existen muchos tratamientos diferentes para la menopausia, incluyen algunos farmacológicos y medicamentos, y otros más naturales. Entre los primeros, la terapia hormonal sustitutiva, que consiste en la administración de estrógenos artificiales para aliviar los síntomas. Esta terapia es muy eficaz, pero solo se aconseja en casos graves en la dosis y tiempo que estipule el médico y nunca en mujeres con antecedentes de enfermedad cardíaca o factores de riesgo, como colesterol alto, mujeres con antecedentes familiares o personales de cáncer de mama, aquellas que tienen niveles altos de triglicéridos o antecedentes familiares de enfermedad de la vesícula biliar, de accidente cerebrovascular o coágulos sanguíneos ya que aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de mama o de útero.

También se puede administrar estrógeno vaginal para aliviar la sequedad vaginal; antidepresivos en dosis bajas para disminuir los sofocos menopáusicos y aliviar los cambios de humor; anticonceptivos hormonales de baja dosis para reducir los calores, la sequedad vaginal y los cambios de humor; gabapentina para reducir los sudores nocturnos; etc.

En la mayoría de los casos, se recomienda también tomar suplementos de calcio y vitamina D para evitar la pérdida de masa ósea.

En cuanto a los tratamientos naturales, lo más importante es seguir una dieta sana y rica en productos naturales llenos de nutrientes esenciales para esta etapa (calcio, vitamina D, vitamina E, ácidos grasos esenciales, proteínas…) y hacer ejercicio de manera regular. Además, nada de tabaco, poco alcohol y descansar lo más posible.

También existen algunas terapias complementarias o alternativas que pueden ser eficaces en algunos casos, como suplementos vitamínicos o herbales, aunque siempre hay que consultar antes con el médico ya que algunos suplementos pueden interferir con los medicamentos e impedir que surtan efecto correctamente.

Algunos de estos tratamientos naturales son cohosh nehro, trébol rojo, isoflavonas de soja, lúpulo, etc.

Fuente: PlannedParenthood: https://www.plannedparenthood.org/es/temas-de-salud/salud-y-bienestar/menopausia#:~:text=La%20menopausia%20es%20el%20momento,a%C3%B1os%2C%20pero%20puede%20ocurrir%20antes.Clínica Mayo.North American Menopause Society.Office on Women´s Health.Sood, R., Faubion, S.S., Kuhle, C.L., Thielen, J.M., Shuster, L.T. (2014). Prescripción de terapia hormonal de la menopausia: un enfoque basado en pruebas. International Journal of Women's Health; 6: 47-57.

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar