Menopausia y gases

Menopausia y gases

La menopausia se produce porque los ovarios de la mujer van a dejar de producir estrógeno y progesterona. Cuando una mujer ha llegado a la menopausia es porque ha finalizado su ciclo menstrual, al menos durante un año. Cuando esto pasa y la mujer tiene entre 45 y 55 años, entonces es que ha llegado a esa etapa.

Índice

 

Relación entre menopausia y gases

En la menopausia los gases van a ser considerados como algo normal y de ahí, por tanto, la relación de estos con la menopausia. Los gases o flatulencias es la mezcla de gases intestinales que es expulsada por el ano con un sonido y olor algo característicos. Estos proceden, además, de tres fuentes: gases producidos a partir de los alimentos por colonias de bacterias intestinales y levaduras simbólicas; dióxido de carbono que se produce por la neutralización del ácido gástrico; y por aire tragado. Cuando estos son excesivos o malolientes podrían indicar, por ejemplo, la presencia de una enfermedad no diagnosticada como la enfermedad celiaca, la sensibilidad al gluten, la intolerancia a la lactosa o el síndrome del intestino irritable.

Pero hay que saber que los gases son algo completamente normal en la digestión porque estos aparecen a causa del trabajo que realizan las bacterias del intestino descomponiendo los diferentes alimentos para absorber los nutrientes. Todos nosotros, además, vamos a producir gases después de comer. Es algo normal y también necesario pues se producen por el funcionamiento de las bacterias de nuestro intestino al descomponer y absorber los nutrientes. ¿El problema? Cuando la tripa empieza a dolernos o se nos hincha. Para ello es importante, por tanto, evitar algunos alimentos que más gases o flatulencias producen:

- el pan recién horneado

- algunas comidas fuertes y pesadas

- los fritos y alimentos más grasos

- las verduras como las alcachofas, la col o la coliflor, el brócoli, las coles de Bruselas, etc.

- las bebidas con gas

- el café y el té

- el alcohol

- los edulcorantes artificiales

- los cereales integrales

- algunas frutas como el plátano o las ciruelas.

Pero ¿por qué es tan importante saber qué comer? ¿Son tan frecuentes los gases en la menopausia?

Sí, como ya veíamos, los gases en la menopausia van a ser bastante frecuentes, algo normal también debido principalmente a los cambios hormonales que se van a producir en ella. Estos cambios hormonales van a provocar que exista un desequilibrio de estrógeno provocando los gases. En estos cambios las mujeres pueden presentar, por ejemplo, algunos problemas digestivos debido por ejemplo a la forma en la que los diferentes alimentos se descomponen dentro del organismo. En estos momentos, el estrógeno va a actuar como un estimulante intestinal, es decir, que va a influir sobre el movimiento intestinal. El funcionamiento de las tripas cambia y habrá un desequilibrio en su función provocando entonces que el aparato digestivo no funcione adecuadamente y entonces se produzcan los gases.

Además de estos y el estreñimiento también es posible que aparezcan otros síntomas como el de la incontinencia fecal, lo que significa que habrá una fuga de gases al existir un desequilibrio hormonal. En este caso lo que sucede es que los músculos de la pelvis se van a relajar casi por completo y será bastante más complicado, por tanto, controlar esas fugas.

¿Qué tomar para combatir los gases en la menopausia?

Hay determinados alimentos y bebidas que van a ayudar a reducir los gases y flatulencias que pueden originarse en cualquier momento de la vida y especialmente también durante la menopausia y son:

- el jengibre: es, sin duda, un gran aliado ante cualquier problema digestivo. Además, el jengibre se puede tomar en infusión, rallado antes de las comidas o echarlo en los alimentos que vayamos a consumir. Se ha comprobado, además, que ayudan a disminuir la producción de gases debido sobre todo a la estimulación del páncreas para la producción de enzimas digestivas.

- el vinagre de manzana: el vinagre de manzana ayuda a realizar la digestión y evitar las posibles flatulencias, pero, eso sí, ten en cuenta que solamente deberás echar dos cucharadas en un vaso de agua y tomarlo justo antes de comer.

- la papaya: la papaya es una fruta que contiene unas enzimas que van a ayudar a realizar la digestión de manera adecuada y que, además, va a ayudar a evitar los gases. La papaya ayuda durante el proceso de la digestión potenciando la acción de las enzimas encargadas de ella.

- las semillas de hinojo: el hinojo es una planta que favorece el proceso de la digestión pues es un digestivo y, además, es capaz de aliviar los cólicos y flatulencias que aparecen por ese cúmulo de gases.

- el ajo: el ajo tiene muchas propiedades y lo sabemos, pero entre ellas está la de reducir los gases y poder mejorar las digestiones. Se puede, por ejemplo, moler un diente de ajo con un poco de pimienta negra o echar directamente el ajo en las comidas.

Pero ¿todas las mujeres en la menopausia tienen gases?

Pues bien, lo cierto es que un elevado porcentaje de mujeres que tienen entre 45 y 50 años sufre molestias durante la menopausia según un estudio de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM) que se celebró hace algunos años, aunque cabe destacar también que hay mujeres que apenas perciben sintomatología menopáusica. Es importante, no obstante, que a pesar de que no todas las mujeres tengan síntomas o bien padezcan gases en esta etapa no dejen de hacer ejercicio físico moderado y regular, tengan unos hábitos de alimentación saludables y presten especial atención a la retención de líquidos.

¿Qué es la retención de líquidos? ¿Cómo puedo combatirla?

La retención de líquidos o edema es una sensación de hinchazón, especialmente en los brazos y en las piernas, aunque también en el abdomen. Para identificarla bastará con prestar atención a nuestras extremidades. Si estas están hinchadas o notamos cambios repentinos en el volumen corporal entonces estaremos, efectivamente, ante una retención de líquidos.

Para combatirla lo primero que una debe hacer es acudir al médico para que sea él quien nos pueda dar un diagnóstico correcto y, en cuanto a consejos y recomendaciones, muy sencillo:

- limitarnos a una alimentación saludable y adecuada

- hacer algo de actividad física

- beber suficiente agua

Sí, sabemos que el agua es líquido y puede sonarnos algo raro cuando hablamos de combatir o prevenir esa retención de líquidos, pero tomarla es importante porque ayuda a regular la cantidad disuelta de sales y mantiene los riñones lo suficientemente activos.

Para hacer frente a la retención también es recomendable la cola de caballo. La cola de caballo es una planta restauradora con numerosas propiedades para nuestro bienestar y entre ellas está la de la retención de líquidos puesto que la cola de caballo (que se puede tomar en infusión) es ideal para combatir la retención de líquidos gracias a su contenido en potasio, pero para que esta sea efectiva ha de tomarse de una a tres veces al día.

Eso sí, cuidado con tomarla en exceso ya que la cola de caballo podría provocar algunos efectos adversos en el organismo. Si esta se consume durante mucho tiempo podría llegar a resultar tóxico, provocar fiebre, debilidad muscular, dolores de cabeza, problemas de digestión, dificultades respiratorias o algunos trastornos nerviosos.

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

×