×

Premenopausia a los 42

Premenopausia a los 42

¡Los 40 son los nuevos 30! O eso es al menos lo que dicen ¿no? Y claro, cuando una va cumpliendo años y entra en esta “nueva etapa” de los cuarenta prácticamente ni se imagina la llegada de la premenopausia ¿verdad? Pero si me siento estupendamente, mejor incluso que hace diez años, estoy más activa y llevo una vida y dieta equilibrada y saludable… pero muchas veces las etapas de la vida no atienden a parámetros estipulados como tal… y las cosas vienen cuando vienen. ¿Tienes 42 años y ya has entrado en la fase anterior a la menopausia? Tranquila, no todo va a ser malo…

Índice

La edad media de la última regla suele ser aproximadamente a los 51 años, aunque es cierto que el 75% de las mujeres comienza a presentar ya algunos síntomas molestos entre los 45 y los 50, y que incluso pueden adelantarse a los 40 en algunas circunstancias. Y, en el caso de que esta se presente entre los 40 y los 44 años, estamos hablando de una menopausia temprana. Si se produce, por ejemplo, antes de los 45 años se denomina menopausia precoz, y si se produce antes de los 40 se trata de menopausia prematura.

¿Cuáles son los síntomas más comunes antes de la menopausia?

Sí, hay síntomas que te van a avisar. La premenopausia, como ya veíamos, es la etapa que precede a la menopausia y en ella comienzan a aparecer los primeros síntomas que te van a avisar de que tu cuerpo comienza a cambiar. Los cambios suelen aparecer por sorpresa y puede que incluso lleguen a muchas mujeres esos sentimientos de miedo o malestar tan incómodos más frecuentemente de lo que nos gustaría. Para evitar estos impulsos negativos es importante primero saber lo que le ocurre al cuerpo en cuestión y tener una buena actitud, es decir, afrontar esto como cualquier otra etapa/fase de la vida, aceptarlo con naturalidad recuerda que te ayudará a vivirlo con plenitud.

Los más habituales (aunque cabe destacar que suelen ser bastante variables de una mujer a otra) y los primeros síntomas podrían ser el fallo del reloj biológico y hay muchos casos de mujeres a las que el ciclo se les puede alargar o acortar. Estos, además, pueden ser más abundantes o todo lo contrario, ser más escasos. También hay mujeres que comienzan a tener sofocos y empiezan a notar sequedad en las mucosas de la vista, la boca, la garganta o la vagina. Y otras mujeres, por ejemplo, tienden a padecer insomnio, irritabilidad y otras muchas manifestaciones como puede ser el cansancio, la disminución de la libido, la sequedad vaginal.

¿Cómo definimos exactamente la premenopausia y cómo podemos aprender a sobrellevarla mejor?

La premenopausia es esta etapa anterior al cese definitivo de la menstruación. Algunas mujeres como ya veíamos pueden tenerla alrededor de los 45 años o incluso antes, a los 35 incluso si se habla de una menopausia precoz. En esta etapa, sin problema alguno además, la mujer ya va a poder incorporar en su vida hábitos saludables como puede ser, por ejemplo, la actividad física. Se puede optar en este caso por una caminata a primera hora de la mañana. Y se aconseja también una alimentación y una dieta saludable y equilibrada aumentando, por ejemplo, la ingesta de verduras, de frutas y otros alimentos ricos en fibra, y disminuir también los azúcares refinados, los alimentos procesados.

Asimismo, podría ser también muy recomendable el realizar ciertas prácticas como el yoga, la meditación, la relajación, el mindfulness e incluso en algunas ocasiones puede ser también bueno y necesario el incorporar a nuestros hábitos el consumo de ciertos complementos alimenticios.

Otros consejos adecuados a lo que a ti te pasa ¡Te ayudamos!

1- Si tus reglas son irregulares. Como ya estábamos viendo eso de las reglas se convierte en uno de los síntomas más reconocibles por lo que quizás sea buena idea llevar contigo un neceser pequeño con todo lo que necesites por si te llega y no la esperas.

2- Si tus sangrados son escasos o muy abundantes. Una buena idea es tener una agenda en la que apuntes los cambios que notas en tu ciclo. De esta manera podrás comentarlo con tu ginecólogo y así informarte y asesorarte de la mejor forma posible.

3- Si tienes tus primeros sofocos. En esta época aparecen también los primeros sofocos y golpes de calor intensos y, aunque podrán ser con el tiempo algo más suaves, no es mala idea en absoluto llevar contigo siempre un abanico. Además, intenta evitar el café, el alcohol y las comidas copiosas y/o picantes.

4- Si estás irritable, triste o con ansiedad. Para esto una idea genial es hacer actividad física de manera frecuente porque incrementa los niveles de serotonina en tu cerebro y facilita la relajación mental.

5- Dolores de cabeza. Los dolores de cabeza son bastante intensos en los años previos a la menopausia por lo que una buena manera de evitar el estrés en tu día a día podría ser dedicarte tiempo a ti misma, alimentarte bien y practicar actividades que te ayuden a conectar contigo misma como el yoga, el taichí y la meditación.

6- Sequedad general. Como también es otro de los síntomas de la premenopausia bastante habitual, y como la sequedad suele ser bastante general es normal que notes tu piel más apagada, el cabello bastante más seco de lo habitual y las uñas quebradizas. Para solucionar esto puedes, por ejemplo, utilizar cremas con colágeno, ácido hialurónico y vitamina C para tu piel.

Fuente: Sociedad Norteamericana de Menopausia (menoapuse.org).

Redacción: Ana Ruiz

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

En el Instituto de la Menopausia utilizamos cookies técnicas propias y analíticas de terceros basadas en hábitos de navegación del usuario, para mejorar la calidad del servicio y medir la audiencia. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies Entendemos que acepta el uso de cookies en caso de que siga navegando. Puede gestionar las cookies en el Panel de Configuración