Premenopausia y mucho sueño

Premenopausia y mucho sueño

La premenopausia es la etapa anterior a la perimenopausia en la que pueden empezar a surgir ciertas alteraciones causadas por los primeros desequilibrios hormonales.

Índice

¿Qué es la premenopausia?

La premenopausia es la etapa que precede a la perimenopausia y en ella comienzan a aparecer los primeros síntomas que te van a avisar de que tu cuerpo está cambiando. Los primeros síntomas y también los más habituales podrían ser el fallo del reloj biológico, y los ciclos más o menos largos (o cortos…). Estos, además, pueden ser más abundantes o más escasos.

También hay mujeres que comienzan a tener sofocos y empiezan a notar sequedad en las mucosas como la vista, la boca, la garganta o la vagina, y otras muchas que tienden a padecer insomnio, irritabilidad o incluso cansancio y disminución de la libido.

Estos síntomas se deben a los desajustes de las hormonas sexuales femeninas que comienzan a alterar sus niveles, lo que va alterando tu organismo.

¿Por qué tengo tanto sueño?

El sueño puede deberse a muchos motivos: alteración de los ritmos circadianos, horarios irregulares de descanso, fatiga, insomnio, estrés, ansiedad, depresión…

En la premenopausia, la falta de estrógenos y progesterona puede causar sueño ya que la caída en la producción de estrógenos y progesterona hace que el sueño sea más ligero y tarde más en llegar.

Asimismo, a medida que pasan los años, las personas duermen menos o pasan menos tiempo en el estado de sueño profundo. Además, se despiertan más fácilmente.

No obstante, hay otras muchas enfermedades que pueden causar sueño y somnolencia durante el día:

1- Diabetes: los problemas de regulación de glucosa pueden causar cansancio y sueño.

2- Anemia: la falta de hierro puede causar cansancio, somnolencia y desánimo.

3- Apnea del sueño: son episodios de falta de aire durante el sueño, que puede ocurrir por breves períodos, varias veces durante la noche, perjudicando el sueño y el descanso del individuo, lo que provoca sueño.

4- Depresión: uno de los síntomas típicos de la depresión es el cansancio físico y mental frecuente.

5- Falta de hidratación: la deshidratación provoca cansancio y somnolencia.

Por lo tanto, si por el día sientes sueño a todas horas y no se debe a malos hábitos nocturnos o al hecho de dormir menos de 7 horas, consulta con tu profesional de medicina por si la causa pudiera ser una de estas enfermedades.

Consecuencias de no dormir bien

No descansar ni dormir bien por la noche afecta a toda nuestra rutina diaria y puede causar, a la larga, problemas serios de salud ya que el organismo necesita unas 7 u 8 horas de sueño reparador diarias para recuperar fuerzas y realizar una serie de funciones. Entre los principales problemas que pueden causar los trastornos del sueño encontramos:

- Problemas de concentración y memoria

- Cansancio

- Ansiedad

- Depresión

- Hipertensión

- Diabetes tipo 2

- Enfermedades cardiovasculares

- Enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer

- Obesidad

- Envejecimiento precoz

¿Qué grado de hipersomnia tienes?

La hipersomnia o somnolencia diurna extrema puede tener diferentes grados:

- Leve: si te da sueño en situaciones que consideras aburridas.

- Moderada: si te da sueño en situaciones no aburridas, sino que requieren cierta atención.

- Severa: cuando no puedes controlar la somnolencia y te sucede en cualquier lugar.

¿Qué puedo hacer para no tener tanto sueño?

1- Habla con un profesional de medicina para saber la causa de tu problema de sueño: una enfermedad física, mental, malos hábitos de sueño, etc. Para averiguarlo, te harán análisis de sangre, una prueba del sueño, etc.

2- Adopta una buena higiene del sueño: debes acostarte todos los días a la misma hora, entre las 10:30 y las 23:30 horas para poder dormir entre 7 y 8 horas. Cena ligero para que la digestión no afecte al sueño. Evita excitantes por la tarde, como cafeína o alcohol. Duerme en una habitación tranquila, a oscuras y en silencio. Procura que no haga mucho frío ni mucho calor. Evita los aparatos electrónicos en la habitación.

3- La administración de melatonina o de farma hipnóticos puede ayudarte a dormir mejor.

4- Si padeces apnea obstructiva del sueño, será necesario que uses una máscara de CPAP para ejercer presión y mantener las vías respiratorias abiertas.

5- El ejercicio físico moderado regular favorece el sueño, así que procura hacer algo de ejercicio 4 o 5 veces por semana, durante unos 45 o 60 minutos. Puedes nadar, andar, correr, montar en bici, hacer yoga o pilates… Pero no lo hagas justo antes de irte a la cama.

6- Los ejercicios de meditación, relajación y respiración pueden ayudarte a evitar el estrés y la ansiedad, relajar tu mente y conciliar el sueño.

7- Evita el tabaco y el alcohol, ya que dificultan el sueño.

8- Las infusiones de valeriana o melisa pueden ayudarte a conciliar el sueño y dormir mejor.

9- Incluye en tu cena alimentos con triptófano, un aminoácido esencial que ayuda a producir la niacina, la melatonina y la serotonina. Esta última produce un sueño saludable y un estado de ánimo estable. Algunos alimentos con triptófano son la leche, los plátanos, el pavo, el pollo, el pescado o los huevos.

Fuente: Dr. Santiago Palacios. Director del Instituto Palacios de Salud y Medicina de la Mujer.Tesarik, Jan & Mendoza-Tesarik, Raquel. (2018). Will melatonin change the current attitude towards menopausal hormone replacement therapy? Obstetrics & Gynecology International Journal. 9. 10.15406/ogij.2018.09.00380.

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

×