¿El colágeno es bueno en la menopausia?

¿El colágeno es bueno en la menopausia?

El colágeno es una proteína que se encarga de unir los tejidos conectivos. Por eso, su disminución al llegar a la menopausia puede causar diferentes problemas como pérdida de elasticidad y flexibilidad de la piel, dolores en las articulaciones y músculos, osteoporosis, deterioro en la vista, deficiencias circulatorias, molestias en dientes y encías, etc. Por eso, los suplementos con colágeno pueden ser una buena ayuda en esta etapa.

Índice

¿Qué es el colágeno?

El colágeno es una proteína fabricada por unas células llamadas fibroblastos cuya función es mantener unidas las diferentes estructuras del organismo (músculos, tendones, ligamentos, piel, huesos, cartílagos, tejido hematológico y adiposo y órganos).

Su función principal es formar fibras a partir de las cuales se crean las estructuras del organismo, por eso es la molécula proteica más abundante en los vertebrados (una de cada cuatro proteínas del cuerpo es colágeno, aproximadamente el 7 por ciento de la masa corporal de un ser humano), responsable del grado de firmeza y elasticidad de estas estructuras.

Además, la fibra de colágeno puede mezclarse con muchos tipos de sustancias y minerales. Por ejemplo, en la piel, se mezcla con la elastina formando una estructura de red; en los huesos, se combina con cristales de calcio para forma una estructura dura y rígida; etc.

Tipos de colágeno

Existen más de 19 tipos de colágeno dependiendo de la sustancia con la que combinen. Lo principales tipos son:

- Tipo I: se encuentra sobre todo en los huesos, la córnea, la dermis y los tendones y se presenta en forma de fibra con estrías que se agrupan y forman cadenas dotando a los tejidos de elasticidad y resistencia.

- Tipo II: se encuentra en los cartílagos, en algunas estructuras de los embriones y en el humor vítreo del ojo. Otorga resistencia a la presión.

- Tipo III: presente en los tejidos de los músculos, las venas y la piel. Ayuda a sostener a los órganos que tienen la capacidad de expandirse y contraerse.

- Tipo IV: presente principalmente en la piel, a la que da sostén ayuda a filtrar sustancias diferentes.

- Tipo V: está en los órganos y en los tejidos situados en el interior del cuerpo. Su función se asocia con la del tipo I, es decir, otorga resistencia a los tejidos.

Propiedades del colágeno

1- Rejuvenece la piel: el colágeno ofrece flexibilidad, provocando que la piel se vuelve elástica y disminuyan las arrugas. A medida que envejeces, tu cuerpo produce menos colágeno, dando lugar a la resequedad de la piel y a la formación de arrugas. Sin embargo, varios estudios han demostrado que los suplementos de colágeno pueden ayudar a retrasar el envejecimiento de la piel al reducir las arrugas y la resequedad, además de aumentar la elasticidad y la hidratación. Su principal beneficio es que ayuda a la piel a producir más colágeno por sí misma. Además, tomar suplementos de colágeno puede promover la producción de otras proteínas que ayudan a dar estructura a la piel, entre ellas, la elastina y la fibrilina.

2- Alivia el dolor de las articulaciones debido a sus propiedades antiinflamatorias. El colágeno ayuda a mantener la integridad del cartílago, que es el tejido que protege las articulaciones. A medida que la cantidad de colágeno disminuye al envejecer, aumenta tu riesgo de desarrollar trastornos articulares degenerativos como la osteoartritis. Diversos estudios han demostrado que los suplementos de colágeno pueden reducir los síntomas de esta enfermedad y reducir el dolor articular. Algunos investigadores han planteado que el colágeno suplementario podría acumularse en el cartílago y estimular a los tejidos a producir colágeno, disminuyendo la inflamación y reduciendo el dolor.

3- Favorece la salud capilar y de las uñas: ayuda a que las fibras capilares crezcan más fuertes y las uñas se fortalezcan.

4- Puede prevenir la pérdida ósea. Los huesos están hechos principalmente de colágeno, por lo que, al disminuir este, la masa ósea se ve afectada, pudiendo desembocar en enfermedades como la osteoporosis. Sin embargo, parece que los suplementos de colágeno pueden inhibir la descomposición ósea que produce la osteoporosis. Varios estudios muestran que las mujeres que tomaron el colágeno tuvieron un aumento de hasta el 7% en su densidad mineral ósea (DMO), en comparación con las mujeres que no lo hicieron. No obstante, hacen falta más estudios acerca de este beneficio.

5- Previene enfermedades cardiovasculares. El colágeno forma parte también de los tejidos de los vasos sanguíneos que van al corazón, por lo que ingerir colágeno como suplemento ayuda, en cierta medida, a prevenir enfermedades cardiovasculares fortaleciendo de forma directa el sistema cardiovascular. Además, el colágeno puede ayudar a aumentar los niveles de colesterol HDL, o colesterol “bueno” en un promedio de 6%.

6- Puede aumentar la masa muscular. Entre el 1 y el 10% del tejido muscular se compone de colágeno, sustancia que consigue que los músculos se mantengan fuertes y funcionen correctamente. Algunos estudios sugieren que los suplementos de colágeno ayudan a aumentar la masa muscular en personas con sarcopenia, una pérdida de masa muscular que ocurre al envejecer. Se cree que tomar colágeno puede promover la síntesis de proteínas musculares como la creatina, y también podría estimular el crecimiento muscular después de hacer ejercicio. No obstante, también hacen falta más ensayos clínicos para comprobar el potencial del colágeno para aumentar la masa muscular.

¿Es necesario tomar suplementos de colágeno en la menopausia?

A medida que pasan los años y el cuerpo envejece, la producción de colágeno se va reduciendo gradualmente. Se calcula que a los 40 años el organismo produce la mitad de colágeno que en la adolescencia. Esta reducción en los niveles de producción provoca, entre otras cosas, la pérdida de elasticidad y flexibilidad de la piel, pérdida de masa ósea, dolores en las articulaciones y músculos, osteoporosis, deterioro en la vista, deficiencias circulatorias, molestias en dientes y encías, etc.

Además, al llegar la menopausia, la pérdida de las hormonas sexuales femeninas, especialmente de los estrógenos, provoca una serie de cambios orgánicos que incluyen un descenso del colágeno cutáneo, afectando a todos los tejidos en los que se encuentra presente esta proteína y haciendo a las mujeres más propensas a presentar patologías como osteoporosis y artrosis.

Por eso, es conveniente incluir suplementos de colágeno a partir de esta edad, sobre todo si se presentan estas enfermedades, ya que de la dieta es complicado obtener las cantidades suficientes para conseguir los beneficios antes citados.

¿Qué alimentos tienen colágeno?

El colágeno está presente en los pescados azules, en gelatinas, y en partes que no se suelen consumir como la piel y las espinas de los pescados o los cartílagos de la carne. Hay alimentos muy ricos en colágeno como los pies de cerdo. Se ha visto que el colágeno porcino contiene unos péptidos mucho más activos que el colágeno que se obtiene del pescado.

Además, existen otros alimentos que contienen colágeno y ayudan a su producción:

- Los ácidos grasos omega 3, 6 y 9, que ayudan a que las hormonas se regulen interviniendo en el proceso de producción del colágeno. Estos ácidos están presentes en alimentos como los frutos secos, el aguacate o el salmón.

- La vitamina A: actúa como coadyuvante en la síntesis del colágeno. Esta vitamina se encuentra en múltiples alimentos, sobre todo, en las zanahorias y el melón.

- La vitamina C: ayuda a destruir los compuestos que fomentan la eliminación del colágeno. Esta vitamina se encuentra especialmente en los cítricos o las fresas.

No obstante, es complicado obtener de la dieta las cantidades necesarias de colágeno a partir de los 40 años, sobre todo en mujeres al llegar al climaterio. Otros grupos de riesgo para los que está especialmente indicada la toma diaria de colágeno asimilable son las personas que ya padecen dolor o molestias articulares.

¿Qué suplementos de colágeno son los mejores?

El colágeno hidrolizado, es decir, aquel que ha pasado por un proceso de hidrólisis, que es la ruptura de ciertas moléculas para que el colágeno pueda ser absorbido mejor por el organismo. Este producto suele presentarse como colágeno en polvo, aunque también existen las pastillas de colágeno.

También se pueden encontrar suplementos de colágeno con magnesio, que contribuye al correcto funcionamiento de músculos y ligamentos, ya que el magnesio es un mineral esencial en la formación de las proteínas, por lo que favorece el efecto del colágeno.

La combinación de colágeno y ácido hialurónico también tiene efectos positivos sobre músculos y articulaciones.

La dosis diaria recomendada es de diez gramos al día, no más. Al tratarse de un aporte de proteínas se recomienda su ingesta durante el desayuno. Idealmente con el estómago lleno, para facilitar su digestión.

No obstante, antes de consumir colágeno hay que consultar con el médico para que éste establezca la dosis correcta, aunque el colágeno es bastante seguro ya que no presenta efectos secundarios. Sin embargo, algunos suplementos están hechos de alérgenos alimentarios comunes, como pescado, mariscos y huevos. Las personas con alergias a estos alimentos deben evitar los suplementos de colágeno fabricados a partir de estos ingredientes.

Fuente: Teresa Figueres Juher y Esther Basés Pérez. Revisión de los efectos beneficiosos de la ingesta de colágeno hidrolizado sobre la salud osteoarticular y el envejecimiento dérmico. Nutr Hosp. 2015;32(Supl. 1):62-66. http://www.aulamedica.es/nh/pdf/9482.pdf

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

×