×

Vitamina B12 y menopausia

Vitamina B12 y menopausia

La vitamina B12 es una vitamina hidrosoluble, es decir, que se disuelve en agua, y después de que el cuerpo utilice estas vitaminas las cantidades sobrantes salen del organismo a través de la orina. Pero tranquilas porque el cuerpo es capaz de almacenar vitamina B12 durante años en el hígado. ¿Qué funciones tiene entonces la vitamina B12 en nuestro organismo? ¿Qué relación tiene esta vitamina con la menopausia? Te lo contamos todo en este artículo.

Índice

¿Qué vitaminas son buenas en la menopausia?

La menopausia es esa etapa de la vida de las mujeres en la que los ovarios dejan de producir estrógeno, progesterona y testosterona. Una fase que además tiende a ser un poco accidentada según algunos expertos en el tema en la que existen días en los que los niveles de hormonas descienden en exceso sin razón aparente causando que la glándula del hipotálamo se estrese. La glándula del hipotálamo está a cargo del termostato propio de cada mujer y el estrés causado por la caída de los niveles de hormonas crea disturbios haciendo que el hipotálamo crea, por tanto, que el cuerpo se sobrecalienta y reacciona provocando sofocos, sudores en general y sudores nocturnos en un intento de enfriar el cuerpo.

Además, todas estas fluctuaciones de estrógenos y progesterona afectan también al metabolismo, la función tiroidea y los sistemas de energía que a menudo crean días de fatiga inexplicable y extrema. Una fatiga que además no se resuelve con descanso o sueño por lo que las tareas pequeñas o del día a día se pueden volver abrumadoras y hacer incluso que en la vida cotidiana se necesite una pausa. Algunos factores dietéticos, el estilo de vida, beber mucha cafeína y alcohol y ser inactiva pueden pronunciar aún mucho más esa fatiga. Pero, por suerte, existen algunas vitaminas que pueden ayudar a sobrellevar mucho mejor esta etapa. Y sí, efectivamente la relación tan buena entre la menopausia y las diferentes vitaminas y minerales es innegable. Te contamos para qué son buenas las vitaminas en esta etapa, así que presta atención…

- la vitamina E, por ejemplo, ayuda a aliviar algunos de los principales síntomas de la menopausia como son los sofocos, los sudores nocturnos, la ansiedad, la sequedad de la piel o el insomnio. Además, la vitamina E protege el corazón y evita el envejecimiento celular, especialmente de la piel.

- la vitamina D, ya que al contar con un alto nivel de esta vitamina, junto con el calcio, en la etapa de la menopausia en la que se sufre un déficit de estrógenos y los huesos están mucho menos protegidos se pueden prevenir desajustes relacionados con la osteoporosis, la obesidad, los dolores musculares, los problemas cardiovasculares o la diabetes.

- la vitamina C, por su parte, se convierte en una de las mejores vitaminas para tomar en esta etapa porque además de regular la producción de estrógenos, fortalece el sistema inmune para no enfermar, sobre todo de tos y de gripe. Mejora la apariencia de la piel ayudando a combatir el cansancio y puede aliviar también algunas molestias ligadas a la menopausia como la fatiga, la resequedad vaginal, los cambios de humor o los sofocos.

- Y, por último, las vitaminas del grupo B que juegan un papel muy importante en distintas funciones del cuerpo, una de ellas es la producción de hormonas, aunque también muchas contribuyen al buen funcionamiento del metabolismo, mejoran la calidad del sueño, el estado de ánimo y son antioxidantes. Y, por lo general, las vitaminas del grupo B ayudan a compensar los episodios de fatiga menopáusica. De hecho, un buen suplemento de vitamina B, reducir la cafeína y una dieta equilibrada de azúcar en sangre debería evitar los sofocos y las molestias de la menopausia.

La vitamina B12 en la menopausia ¿por qué es tan importante y dónde se encuentra?

La vitamina B12 (cobalamina) es una vitamina hidrosoluble que, al igual que sucede con otras vitaminas también del complejo B, es importante para el metabolismo de proteínas. La B12, además, ayuda a la formación de glóbulos rojos en la sangre y de hemoglobina que es la proteína portadora de oxígeno, y ayuda al metabolismo evitando la acumulación de grasas y convirtiendo tanto estas como las proteínas en energía. 

La vitamina B12 se encuentra naturalmente en alimentos de origen animal como son el pescado, la carne, las aves, los huevos, la leche y los productos lácteos, y algunos productos nutricionales de levadura. Por norma general, si se consumen vísceras (en concreto hígado de res), mariscos (almejas), carne de res, carne de aves, huevo, leche y otros productos lácteos, pero también cereales y levaduras nutricionales, se pueden obtener perfectamente las cantidades recomendadas de vitamina B12.

Es importante también saber que, generalmente, la vitamina B12 no está presente en los alimentos vegetales y que, además, el cuerpo absorbe mucho mejor la vitamina B12 de las fuentes animales que de las vegetales ya que las fuentes de vitamina B12 que no provienen de fuentes animales tienen diferente cantidad de B12. Asimismo, se debe ser consciente de que unos niveles bajos de la vitamina B12 pueden causar mareos, vértigos o palpitaciones, problemas habituales de los años previos a la menopausia.

Pero ¿por qué son tan importantes las vitaminas del grupo B?

Si existe un grupo de vitaminas que pueden ayudar a recargar y reiniciar la energía sin duda son las vitaminas del grupo B. Las vitaminas del grupo B tienen un papel fundamental en nuestro organismo y forman parte de la mayoría de los procesos por lo que es fundamental contar con buenas fuentes de esta ya que nuestro cuerpo no puede producirlas y necesita, por tanto, consumir alimentos que sí las contengan.

Además, estas vitaminas, tal y como afirman algunos expertos, “actúan como cofactores en las reacciones enzimáticas que convierten los carbohidratos de nuestros alimentos en unidades de energía (llamadas ATP) y que todas nuestras células pueden usar”. Sin embargo, hay un problema aquí y es que el cuerpo no puede almacenar todas estas vitaminas al ser solubles en agua por lo que se necesita una buena ingesta diaria para mantener nuestra energía y metabolismo encendido.

Entre las vitaminas del grupo B encontramos la vitamina B1 (tiamina), la vitamina B2 (riboflavina), la vitamina B3 (niacina), la vitamina B5 (ácido pantotéico), la vitamina B6 (piridoxina), la vitamina B7 (Biotina), la vitamina B9 (folato o ácido fólico) y la vitamina B12 (cobalamina). Por lo general, todas las vitaminas del grupo B son fundamentales para un estado de ánimo, mente y memoria saludables, vulnerables a medida que la menopausia avanza.

¿Dónde podemos encontrar las vitaminas del grupo B?

Las vitaminas del grupo B son principalmente carbohidratos complejos o no refinados como el arroz integral, el pan integral, los cereales integrales y las legumbres. Sin embargo, si se opta por carbohidratos refinados como el arroz blanco, la pasta blanca, el pan blando, las galletas, los pasteles y los cereales azucarados lo más probable es que las vitaminas del grupo B no se obtengan. Un grave error ya que las vitaminas del grupo B son muy necesarias en esta fase de la vida pues ayudan a evitar algunos posibles episodios de fatiga menopáusica.

Fuente: Cochrane: https://es.cochrane.org/sites/es.cochrane.org/files/public/uploads/GPC_menopausia_definitiva.pdf

Redacción: Ana Ruiz

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar