¿Qué enfermedades se desarrollan en la menopausia?

¿Qué enfermedades se desarrollan en la menopausia?

Los estrógenos intervienen en muchas funciones del organismo, por lo que su disminución al llegar la menopausia provoca una serie de cambios fisiológicos que pueden dar lugar a ciertas enfermedades en la mujer. Por eso, es importante cuidarse desde que aparecen los primeros síntomas de la perimenoapusia.

Índice

El papel de los estrógenos en el organismo

La menopausia no es en sí misma una enfermedad, pero los cambios hormonales que se producen en ella, especialmente la disminución de los estrógenos, aumentan el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, metabólicas u óseas.

Los estrógenos son hormonas esteroideas producidas principalmente en los ovarios, también en el tejido adiposo y las paredes arteriales. Estas hormonas son las responsables de la aparición y mantenimiento de las características sexuales secundarias de las mujeres y el control del ciclo menstrual, pero también participan en otras funciones como la proliferación y el crecimiento celular o la modulación de algunos procesos metabólicos.

También evitan la pérdida de calcio, mejoran el funcionamiento del sistema cardiovascular, contribuyen al funcionamiento del sistema urinario, estimulan la libido, mejoran el aspecto de la piel o favorecen el flujo de sangre al cerebro.

Los estrógenos influyen sobre la grasa corporal por lo que, al disminuir, se producen cambios en la composición corporal que se manifiestan por pérdida de la masa corporal magra y aumento del tejido adiposo abdominal, lo que causa aumento de peso, un factor de riesgo independiente de diabetes mellitus (DM) tipo 2, hipertensión arterial (HTA) y dislipemia.

Y, como decíamos, los estrógenos mejoran el perfil lipídico y reducen la rigidez en los vasos sanguíneos, lo que aumenta el riesgo de ateroesclerosis y enfermedades cardiovasculares.

Durante la edad fértil, los estrógenos aumentan la cantidad de colesterol unido a lipoproteínas de alta densidad (C-HDL o colesterol “bueno”) y mantiene niveles más bajos de colesterol unido a lipoproteínas de baja densidad (C-LDL o colesterol “malo”). Sin embargo, al llegar la menopausia y disminuir los estrógenos, aumentan las concentraciones de triglicéridos, y C-LDL, mientras que el C-HDL disminuye.

Por ello, es importante saber cuidarse al llegar esta etapa para reducir el riesgo de ciertas enfermedades y problema de salud.

Principales enfermedades ligadas a la menopausia

1. Síndrome metabólico. Es el nombre de un grupo de factores de riesgo en medicina de enfermedad cardiaca, diabetes tipo 2 y otros problemas de salud que suelen presentarse juntos. Estos factores de riesgo son:

- Obesidad: índice de masa corporal superior a 30 o perímetro de cintura igual o superior a 88 cm.

- Presión arterial alta, con la máxima por encima de 130 y la mínima de 85.

- Altos niveles de azúcar en sangre, (más 150 mg/dl), signo de prediabetes o diabetes tipo 2.

- Triglicéridos altos, más de 150 mg/dl.

- Niveles de colesterol HDL bajos.

- Microalbuminuria. Si se tienen al menos 3 de ellos, se padece este síndrome.

2. Osteoporosis. Los estrógenos evitan la pérdida de calcio de los huesos, por lo que su reducción en el climaterio hace que se pierda calcio y que la masa ósea se reduzca, aumenta el riesgo de padecer osteoporosis, enfermedad que aumenta el riesgo de fracturas ante una caída. El organismo está continuamente descomponiendo el hueso antiguo y fabricando hueso nuevo (recambio óseo). Pero al disminuir los estrógenos este proceso se ralentiza y se pierde más hueso del que se repone.

Además, aumenta el riesgo de sufrir enfermedades degenerativas articulares porque se reduce la producción de colágeno en los cartílagos.

3. Síndrome de ojo seco. Los estrógenos afectan a la sequedad de todas las mucosas, incluidas las de los ojos, por lo que tras la llegada de la menopausia es normal que las glándulas lagrimales funcionen peor y se noten molestias como lagrimeo, sensación de tener algo en el ojo, picor, etc.

4. Enfermedades genitourinarias. La falta de estrógenos aumenta la sequedad vaginal, lo que provoca dispareunia o dolor en las relaciones sexuales. También es más frecuente sufrir infecciones urinarias e incontinencia urinaria debido al debilitamiento de los músculos del suelo pélvico.

5. Alzheimer. Es una enfermedad neurodegenerativa más frecuente en las mujeres que produce síntomas como pérdida de memoria, dificultad para aprender nuevos conceptos, disminución de las habilidades motoras (vestirse, moverse…), dificultades para hablar.

6. Trastornos psicológicos. Con la llegada de la menopausia es más frecuente sufrir ciertos trastornos como cambios de humor, depresión, tristeza y ganas de llorar, pérdida de autoestima… 

7. Enfermedades cardiovasculares. El aumento de colesterol, triglicéridos y tensión aumenta el riesgo de padecer enfermedades como un infarto, un accidente cerebrovascular, angina de pecho.

8. Diabetes mellitus tipo 2. La diabetes mellitus tipo 2 es una enfermedad que se incrementa con la edad, en ambos sexos, aunque predomina en el sexo femenino tras la menopausia debido a las alteraciones del metabolismo de la insulina que ocurren por la disminución de los estrógenos.

9. Problemas en la piel. La reducción de los estrógenos disminuye la producción de colágeno de la piel, lo que causa sequedad, arrugas, picor...

Consejos para reducir el riesgo de enfermedades en la menopausia

- Controla el peso para evitar la obesidad. Reduce las calorías y las cantidades de alimentos.

- Evita las grasas saturadas y los azúcares y sigue una dieta basada en alimentos naturales como frutas, verduras, carnes magras, pescados, cereales integrales, lácteos desnatados…

- Aumenta el consumo de alimentos ricos en calcio y enriquecidos con vitamina D.

- Bebe al menos 2 litros de agua al día para evitar las infecciones urinarias.

- Evita el consumo de tabaco y alcohol.

- Realiza ejercicio físico con regularidad. Se aconseja unos 150 minutos de ejercicios aeróbicos y 3 sesiones de fuerza/entrenamiento para aumentar la masa muscular.

- La terapia hormonal sustitutiva reduce los síntomas de la menopausia como los sofocos, la sequedad vaginal, los cambios de humor... Consulta a tu médico de ginecología la conveniencia de seguir este tratamiento en tu caso, ya que no está indicado para todas las mujeres.

- Existen muchas sustancias naturales que reducen los síntomas de la menopausia y mejoran nuestra salud, como los fitoestrógenos, la planta Vitex Agnus Castus, la cimicífuga, el trébol rojo, etc.

¿Te ha gustado? 0

Comentarios
¿Quieres compartir tu opinión y comentarios con nosotros?

Enviar comentario

También te puede interesar

×